¿Afectan los Pensamientos el Clima y el Tiempo?

Ahora, las placas de la superficie de la Tierra están cambiando, causando destrucción, y los patrones del clima son de intensidad tan severa que causan inundaciones, terremotos y huracanes. Tales comentarios se le atribuyen al Maestro Ascendido Adama, quien desde la ciudad intraterrena de Telos, bajo el Monte Shasta, de la asoleada California, nos alerta sobre la desarmonización humana y los efectos nocivos de los malos pensamientos, en relación al clima y al tiempo. ¿De qué manera afectan los pensamientos al tiempo y  al clima?

La única manera de aplacar a estas tormentas es concentrándose en Dios, el Creador de Todo, y parándose firmes en su conocimiento de la Inmortalidad. Porque no importa lo que ocurra alrededor de ustedes, sepan que están a salvos en los brazos de Dios. Su alma no conoce descomposición ni muerte. Es sólo su mente la que imagina estas cosas.

En la superficie, experimentan grandes fluctuaciones de las temperaturas, con bastante variación como para causar dificultades. El clima de su superficie, dice Adama, fluctúa a tal grado que se ha salido de control, similar a la pérdida de control que demuestran sus pensamientos o sus vidas a veces. Porque definitivamente hay una correlación entre la falta de estabilidad que se exhibe en sus vidas, y los patrones del clima.

Al formular un pensamiento, sale al éter, donde junta energía y luego regresa a ustedes. Es un paralelo de los patrones climáticos en la Tierra, donde sus pensamientos negativos salen y juntan energía negativa, regresándoles la negatividad al regresar.

Entonces toda esta negatividad está agitando los éteres circundantes, causando el flujo errático del clima donde los pensamientos negativos han sido atrapados y buscan una forma de liberación. Los volcanes y terremotos son un medio de liberar esta negatividad, atrapada, de malos pensamientos, que ha estado almacenada en la Tierra por milenios.

El clima en Telos es siempre como un bálsamo fresco. Es siempre perfecto. Porque nosotros, aquí en Telos, mantenemos nuestros pensamientos en perfecta unidad con la Madre Tierra, y Ella, en retorno, nos regresa Su perfección. Somos bendecidos por la Tierra, porque la bendecimos y acariciamos a diario con nuestros pensamientos. Ella es una Gran Madre, y siempre cuidará perfectamente de Sus hijos cuando ellos la cuiden perfectamente.

Todo lo que piensan y sienten controla (o deberíamos decir, descontrola) a los patrones climáticos. La Tierra es un gran reflector, y Ella refleja los pensamientos y sentimientos de toda la vida en su cuerpo. Al centrarse, y “adentrarse” en sus sentimientos, pueden calmar a las tormentas y parar las inclementes torrentes de lluvia, o desbaratar a los tornados y huracanes. Ustedes tienen este poder de conexión con la Tierra, y están aquí para ayudarla a mantener el equilibrio y recobrar su compostura como un Gran Ser de Luz.

Cuando sus pensamientos se sintonicen al Creador, sus patrones climáticos estabilizarán y disminuirán en intensidad.

¡Vigilen sus Pensamientos!

Tomado del libro Telos “Tierra Hueca y Ciudades Subterráneas”, Dianne Robins.

Sic…. JARM

Imagen Google: Etiquetada para reutilización

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *