¿De dónde y porqué surgen los Cataclismos?

Pronto la Madre Tierra ya no tolerará más el tipo de agresión que ha tenido lugar aquí, en Su cuerpo, y la genta va a tener que “entrar en vereda o largarse”. El Nuevo Orden Mundial para este planeta no es lo que están proyectando los líderes mundiales, sino que será una vida en total comunión con el Yo- Dios y con el Creador. Muy pronto se restablecerá aquí el orden divino, guste o no.
Estas y otras consideraciones fueron emitidas por la canalizadora Aurelia Louise Jones (Mensajes para la Iluminación de Una Humanidad en Transformación) desde donde se recogen mensajes de Maestros Ascendidos que, hoy por el desarrollo mundial de los acontecimientos, son de actualidad.

Los líderes de las principales potencias mundiales (Rusia-EEUU-China) siguen jugando al gato y al ratón y eso es un juego muy peligroso que a la larga, cuando se poseen armas termonucleares, no traerá nada bueno ni nada deseable a la humanidad.

Los seres intraterrenos que se encuentran en el interior de las ciudades de la Tierra Hueca, son seres que alcanzaron el nivel de evolución y elevación necesarios de quinta dimensión (5D), después de haber pasado por guerras fratricidas durante más de 15000 años. Una serie de guerras entre Atlántida y Lemuria.

En estas guerras se utilizaron mecanismos termonucleares y cuando las guerras terminaron y el polvo se aclaró, no hubo realmente ningún ganador. Una muestra de esa gran devastación, a nuestros días, se observa en El Outback en Australia y el desierto de Mojave en EEUU, partes del Desierto Gobi en Mongolia y el Sahara en África; son todos remanentes que recuerdan al hombre la futilidad de este tipo de Guerra.

De modo que en una cuestión de 15.000 años, ambos continentes se hundieron por completo, bajo la brutal fuerza de la Madre Naturaleza mediante cataclismos, que redujeron a la Atlántida de un gran continente a una serie de islas. Y a Lemuria, esencialmente le sucedió lo mismo.

¿Que son los cataclismos? Los cataclismos no son más que el modo que tiene la naturaleza de limpiar la negatividad creada por la conciencia del colectivo. Actualmente no se honra a la naturaleza, pues se destroza a su cuerpo, se crea mucha polución, se usan sus recursos imprudentemente y de forma indiscriminada, y al hacerlo esa conciencia del colectivo inconsciente crea grandes reservas de energías negativas, que tarde o temprano deben ser liberadas y limpiadas mediante cataclismos.

Cuando estas reservas de energía negativa se vuelven demasiado insoportables de asumir para el planeta emergen para su redención, para ser purificadas como cataclismo. Cuando se manifiestan se hallan cargadas de oleadas y oleadas de Llama Violeta, llenas del fuego de Dios que purifica.

Todo cuanto ocurre, ya sea a nivel personal o global, o en una ciudad, o tanto si es una erupción volcánica como un huracán o un terremoto, está reflejando casi todo el tiempo la energía negativa que las personas están albergando en su interior. Refleja la ira, los miedos, las decepciones, la avaricia, la codicia, la envidia, las injusticias humanas, el profundo pesar, etc. Todo ello son reflejos, nada más que simples reflejos exactos (energías negativas) de lo que se creó a nivel humano.

Existe, en la humanidad, mucho miedo. Y ese miedo no le permite elevar la sabiduría de su Yo Superior. Teme confiar en Dios. Tampoco confía en los Maestros; se ha acomodado demasiado en la confianza del engañoso EGO humano, en lugar de confiar en una inteligencia superior.

Consultas: Mensajes para la Iluminación de Una Humanidad en Transformación,  Aurelia Louise Jones

José Agapito Ramírez Montes

Imagen Google:  www.perizona.it

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, etc), sino que va más allá de lo tridimensional y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *