El Salto Evolutivo de la Madre Tierra

Es grande la Luz en los reinos invisibles. Es grande el amor en el corazón del hombre, fruto de esa Luz. _La carrera cósmica del Ser pasa a través del reconocimiento, del recuerdo, y del retorno a esa Luz que SE ES, y que siempre “se ha sido” a lo largo de la eternidad.

Hermosa es la labor de los Seres de Luz a lo largo de los mundos y hermosísimo es el camino de re-encuentro y retorno hacia esa Luz.

Es preciso entender que esa búsqueda superior está “aquí mismo”, está dentro de cada uno; _en ese YO interno y profundo que es a la vez parte y todo en la Gran Unidad Universal (El Creador). Cuando los seres comienzan a entender y a vivir el verdadero significado de la unidad, es cuando realmente comienza el camino de la evolución consciente, de la ascensión directa a través de la entrega, la fe y el Amor. Estos son los eslabones en la cadena infinita de Luz que conducen directamente desde la oscuridad de la ignorancia hacia las cimas de la Luz y la pureza.

En otro nivel, los seres como vosotros, que luchan por emerger en su evolución, son para los planos inferiores como las estrellas entre la oscuridad del Cielo.

Lo más valioso de los mundos superiores y de los Seres de Luz está ya en vosotros. Sólo es necesario abrirse y entregarse con toda la fuerza y el poder del ser interno. Son grandes los tesoros que os aguardan, y ya podemos deciros que son contados los días en este peregrinar aparentemente lento y duro por la materia.

Recordad nuestro Amor, recordad que todo lo que vivís es menos que un instante en la eternidad, y que ese instante es un preciosísimo regalo que las Leyes de Evolución os ofrecen. Es un privilegio poder estar encarnado en estos momentos en el plano tridimensional, y mucho más, poder ser consciente del proceso que el planeta y los espíritus vinculados a él, atraviesan. La Madre Tierra va a dar su “salto” evolutivo, y los seres que estén armonizados con ella también podrán dar ese salto. Todo es maravilloso y perfecto y está misteriosamente ensamblado en infinita armonía.

Desde las esferas de Luz, nos dirigimos a vosotros desde una nave interestelar situada en la órbita de Orión. Estamos trabajando activamente en el planeta Tierra (Madre Tierra) y en la reconstrucción de su órbita en los planos etéricos y astral, donde está muy deteriorada.

La órbita es al planeta, como a los seres humanos el aura. Ella (La Madre Tierra) también tiene cuerpo etérico y astral. Allí se acumulan todos los fluidos que el planeta va emanando desde su existencia física. Esta órbita está muy dañada en la Tierra y está siendo necesario purificarla, repararla y renovar las partes más deterioradas. Este proceso se está dando ya desde hace tiempo; se está reflejando y cada vez se reflejará más en el plano físico.

Hay muchos factores que equilibrar para que las energías vuelvan a fluir armónicamente. Hay mucho que purificar totalmente, es decir, que substituir por nuevas energías; y hay mucho que sanar y reparar. Todo este proceso ocurre a nivel energético. Los diferentes niveles de energía son los que están cambiando totalmente la superficie de la Tierra y su aura u órbita energética. Nosotros, desde el Comando Interestelar, somos los encargados, junto a otros comandos, naves y Jerarquías espaciales, de desempeñar esta tarea de transmutación energética, que ha de culminar en una elevación de la frecuencia vibratoria de la Tierra a través de la aceleración de las partículas atómicas y sub-atómicas en el aura planetaria.

Fuente: Los Maestros Consejeros de Erks, y Jerarquías Espaciales (Desde las esferas de Luz y Amor), 1995

José Agapito Ramírez Montes

Imagen Google: 2.bp.blogspot.com

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, etc), sino que va más allá de lo tridimensional y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *