¿Qué es “La Crucifixión por un Ojo Testigo”?

El texto que a continuación se transcribe proviene de una carta escrita por Publius Lentulus, carta escrita siete años después de la crucifixión de Jesús de Nazaret, por un amigo personal de Jesús en Jerusalén, a un Hermano Esenio en Alejandría. Publius Lentulus fue contemporáneo de Jesús de Nazaret, y fue el predecesor de Poncio Pilato como Gobernador de Judea.

La descripción o relato mediante carta escrita por Publius Lentulus en los tiempos de Jesús, se consiguió en Alejandría a través de un miembro de la Compañía Mercantil Abisinia, en una casa antigua anteriormente ocupada por la Orden de los «Esenios»., en cuya biblioteca abandonada al olvido, se encontraba un pergamino viejo .

Un francés erudito, accidentalmente presente, en seguida comenzó a descifrarlo; pero un misionero jesuita, fanático ortodoxo, intentó por todos los medios destruir el documento antiguo, pero los esfuerzos del misionero jesuita no parecen haber tenido éxito, puesto que una copia del original fue escrita en Latín; copia que a través de los Masones, encontró su camino en Alemania.

Veamos ahora cual es la descripción que hace Publius Lentulus de Jesús de Nazaret…  _Era un hombre de majestuosa estatura y de semblante muy bello, en quien se halla tal majestad que aquéllos que lo miran están forzados a admirarlo. Su cabello es del color del vino nuevo hasta sus orejas, y de allí hasta sus hombros es del color de la tierra, pero brillante. Esta separado en el medio de su cabeza, a la manera de los Nazarenos_.

_No se puede encontrar imperfección en sus orificios nasales y labios_. _La barba es abundante, como su cabello, no muy larga, y dividida en el medio.

Hay una mirada de terror en sus solemnes ojos. Los ojos son como los rayos del sol, y es imposible mirarlo firmemente a la cara a causa de su brillantez. Cuando él reprueba, da miedo; cuando él exhorta, llora. Él se hace amar, y es solemnemente alegre. Se dice que nunca le han visto reír, pero que fue visto llorar.

Sus manos y brazos son muy hermosos. En conversación él es encantador, pero raramente lo hace; y cuando él conversa, es muy humilde en su expresión. En el presente, él es el hombre más bello que podría verse o podría imaginarse; al igual que su madre, quien es la joven más bella que alguna vez se haya visto por estos lugares.

El es instrucción, él es un objeto de maravilla para toda la ciudad de Jerusalén. Él nunca estudió nada y aún así conoce todas las ciencias. Él calza sandalias, y va con la cabeza descubierta. Muchos se ríen de él al imaginárselo; pero en su presencia, y cuando le hablan, se asustan y tiemblan.

Se dice que nunca fue visto u oído hombre así por estos lugares. En verdad, como los hebreos me cuentan, nunca habían escuchado tales consejos, tan sublime doctrina como este Cristo enseña; y muchos de los judíos lo reconocen como divino, y creen en él, mientras muchos otros lo acusan ante mí como estando contrarios a su grandeza. Se reconoce que nunca ha hecho daño a nadie, pero sí el bien. Todos los que le conocen y han tenido trato con él, dicen que han recibido de él beneficios y salud.

La descripción anterior ha sido condensada de una carta escrita por Publius Lentulus, entonces Gobernador de Judea, a Tiberius César, Emperador de los Romanos.

LA ORDEN DE MUERTE DE JESUS: Sentencia dada por Pontius Pilate, Gobernador Suplente de Baja Galilea, declarando que Jesús de Nazaret sufrirá la muerte en la cruz.

En el año diecisiete del Emperador Tiberius César, a los 27 días de Marzo, en la ciudad de la Santa Jerusalén, bajo la asistencia de los sacerdotes Annas y Caifas, sacrificadores del pueblo de Dios, Pontius Pilate, Gobernador de Baja Galilea_, sentado en la silla presidencial de los pretores, condena a Jesús de Nazareth a morir en la Cruz entre dos ladrones.

La evidencia (de los delitos) más notoria de la gente dice: 1) Jesús es un seductor; 2) Es un sedicioso;  3) Es enemigo de la ley; 4) Se llama falsamente el Hijo de Dios; 5) Se llama falsamente rey de Israel; 6) El entró al Templo seguido por una multitud que llevaba ramas de palma en sus manos.

Se ordena al primer Centurión Quilius Cornelius, llevarlo al lugar de ejecución. Se prohíbe a cualquier persona quien quiera que sea, pobre o rico, oponerse a la muerte de Jesucristo. Los testigos que firman la condenación de Jesús son: 1) Daniel Robani, un Fariseo; 2) Joannus Robani; 3) Raphael Robani; 4) Capet, un ciudadano. Jesús saldrá de la ciudad de Jerusalén por la verja de Struenus.

Lo anterior está grabado en una lámina de cobre, en cuyo reverso está escrito: «Una lámina similar se envía a cada tribu». Esta se encontró en un antiguo jarrón jaspeado, durante la excavación en la ciudad antigua de Aquila en el reino de Nápoles, en el año 1810, y fue descubierta por el Comisionado de Artes del Ejército Francés.

A causa de la expedición de Nápoles, esta fue guardada en una caja de ébano y conservado en la sacristía del “Charten” (Certosa). La traducción francesa fue hecha por el Comisionado de Artes. El original está en el idioma hebreo.

Fragmentos extraídos de: La Puerta de Jesús El Cristo, Recursos para el Camino Espiritual, http://www.mind-surf.net/recurso.htm.

Jose Agapito Ramírez Montes

Imagen Google: images.forwallpaper.com

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, etc), sino que va más allá de lo tridimensional y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *