REFLEXION… “El Nuevo Código Genético y Divinidad”

Shri Sathya Sai Baba, el Avatar encarnado de esta era, con su impoluta trayectoria durante más de 8 décadas nos habló y oriento tanto en el plano físico como en el plano sutil, en temas espirituales tan escabrosos, como no lo había hecho ninguna otra santidad en muchas otras eras que nos precedieron. Fueron tantas las señales y tantos los códigos espirituales que a su paso dejo, que hoy la genética de los nuevos seres que están encarnando en la tierra devienen determinados por un código genético, que a la sazón más que una composición físico-química, es un conjunto de condiciones energéticas y vibratorias determinadas por el arquetipo de una Raza humana.

Hoy vemos que un nuevo código genético, o GNA, proveniente de mundos más sutiles, está siendo implantado por Jerarquías estelares en los cuerpos sutiles de los que están preparados para recibirlo, que serán los seres rescatables.

En una Tierra futura, el nivel más denso será equivalente a los sub-niveles etéreos de hoy. El nuevo código genético (GNA) capacitará al hombre para moverse de acuerdo con el propósito evolutivo planetario y para trascender las leyes del karma, liberándose consecuentemente de las leyes de la reencarnación, del modo como se procesa hoy.

La substitución del actual ADN – totalmente material – por un GNA más sutil, es considerado un gran avance para la humanidad terrestre.

Este hecho es desconocido por la ciencia genética común, pues es implantado por conciencias supra-físicas, proceso éste que se manifiesta antes en los planos internos y se refleja posteriormente en el externo. Estas elevadas conciencias actúan con intención de llevar el hombre a su destino cósmico.

¿Cómo ha sido la experiencia humana y cuán importante ha sido nuestra prevalida divinidad?

La experiencia humana en la Tierra ha sido más bien difícil y llena de desafíos durante los últimos miles de años, principalmente por el bajo nivel de conciencia en el que ha caído la humanidad.

El ser humano ha descendido gradualmente desde alturas de gloria de la conciencia superior, hasta la forma actual de vida que no muestra al ser divino que en esencia ES. Para una gran mayoría, las formas de vida no son las connaturales a vuestras almas.

En general el hombre ha perdido su contacto y los recuerdos de su divina naturaleza, y es tanta su propensión a esa amnesia que hoy día es muy común que todavía se reverencie a Dios fuera de él mismo. ¡¡Despierten, Somos Dios!!!

La opinión de elevados seres de dimensiones superiores es que, a medida que se eleve nuevamente la conciencia hasta el nivel de divinidad, abrazándola en toda su extensión, todos vuestros antiguos regalos que son vuestro derecho de nacimiento divino, serán restaurados.

Con ello nuevamente se podrá demostrar en la vida diaria la facilidad, la magia y la gracia del Dios ilimitado que verdaderamente, ES, más allá del velo.

Permitiendo elevarse por sí mismo y para siempre de las penas, sufrimientos y limitaciones presentes con las que ha estado viviendo. La caída de la raza humana, continúan diciendo esos elevados seres, no tiene que ver con el comer una manzana por parte de Eva, como algunos todavía persisten en esa creencia. Esta es una alegoría o una metáfora y no es buena.

La caída tuvo que ver con un compromiso en el alto nivel de conciencia que se había logrado en esos días, creado por un deseo de experimentar la polaridad. Y es el hecho de que comenzó a introducir experiencias de dudas y temores, conduciendo su conciencia a crear una ruptura en la perfección que existía.

Esto significa, que aún el ser humano posee este conocimiento en un escondrijo profundo del alma y mente subconsciente y que se puede resucitar nuevamente hasta la actual conciencia. A medida que se abandonen las creencias erróneas y distorsionadas que lo han limitado por tanto tiempo, podrá recordar su antiguo estado y manifestarlo totalmente en la vida física actual.

José Agapito Ramírez Montes

Imagen Google: oldcivilizations.files.wordpress.com

One thought on “REFLEXION… “El Nuevo Código Genético y Divinidad”

  • September 1, 2017 at 1:29 am
    Permalink

    ¡Gracias por el artículo! Me lo guardo a favoritos para tenerlo presente en un futuro.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *