Evacuación antes de la Purificación

La mayoría de los habitantes que hacen vida en el planeta tierra, algo así como un 90% del total de la población mundial, padecen del síndrome del olvido porque sencillamente permanecen dormidos y en piloto automático. Permanecen bajo un estado de sueño profundo que no les hace ver su verdadera realidad. Y de los gobernantes o líderes que con su ejemplo deberían guiar a buen puerto a sus correligionarios, nada se espera de ellos, en vista de que la soberbia, prepotencia y su mente egóica desdicen mucho de su rol de buenos líderes. Se comportan como ciegos guiando a otros ciegos; en ese sentido, ¿qué se puede esperar de ellos?

Lo que se dice como cierto en el presente artículo surgió de la consulta que me proporcionaron los libros de Trigueirinho (Un Mundo que Despierta); del libro de Aurelia Luise Jones ( Mensajes para la Iluminacion de una Humanidad en Transformación); y del excelente libro de Wythaikon, Taikuma, Ashtar y Consejo de Ancianos de Erks (Manual del Caminante Eterno) etc.

Y aunque parezca extraño, todas las revelaciones anunciadas por los Maestros Ascendidos, que se recogen en esos libros, son coincidentes, y apuntan predominantemente hacia los mismos fines y propósitos destructivos no deseables.

Estamos en la época de los extremos, de los descubrimientos al servicio del poderío y del exterminio. Armas atómicas, bacteriológicas y químicas son mantenidas por los hombres, al mismo tiempo que surgen en el firmamento luces tripuladas trayendo mensajes cósmicos. El uso descontrolado de la energía nuclear y el lanzamiento de elementos químicos sobre el suelo sin tener en cuenta las necesidades de armonía ambiental y de obediencia a las leyes naturales, la contaminación de las aguas, el exterminio de animales y vegetación, además de la creación de formas-pensamiento negativas, todo eso, que fue producido por el hombre, provocará los acontecimientos purificadores tan necesarios.

Cura planetaria – Energías cósmicas, telúricas y tectónicas.

 En ese sentido, la purificación y transformación del planeta Tierra fue ordenada por el Consejo Intergaláctico establecido en el Gobierno Celeste Central, único organismo que toma decisiones en cuanto a cambios de esa importancia. Como se ve, los mayores momentos cíclicos de los mundos no son decididos por sus habitantes sino por una Inteligencia Suprema que los rige a partir del Centro de la propia vida cósmica. Esa Inteligencia tiene en cuenta la evolución general de todas las galaxias, de todo el cosmos: en todos los niveles de consciencia y no solamente de un punto dentro de esa vastedad.

Una evacuación de mayor importancia será llevada a cabo cuando movimientos telúricos se sucedan rápidamente en diferentes lugares del planeta. Entonces, los evacuados serán considerados desaparecidos, como ahora suele ocurrir. ¿En qué consiste esa evacuación y cómo se hará? Esa gran evacuación comenzó a prepararse en 1956, y los planes para su ejecución siguen vigentes, aunque hayan cambiado y aún puedan cambiar en cuanto a pormenores. Cerca del diez por ciento (10%) de los habitantes del planeta Tierra (800 millones) que estuvieran encarnados serán evacuados. Aproximadamente ocho millones y medio de personas ya han sido evacuadas de las zonas acometidas por terremotos, desastres y guerras. Y a ellos se las está preparando y formando para que colaboren con los hermanos de la superficie, en los momentos de la evacuación general. Será la misma raza de superficie, a través de esos elementos previamente preparados, la que llevará adelante esa tarea.

Evacuación y Rescate Planetario

La evacuación de ese gran número de individuos de esta civilización de superficie irá a destinarlos a tres planos diferentes, como seres tridimensionales que esos evacuados son: 1) plano intraterreno; 2) plano extraterrestre; 3) plano suprafísico. Los seres que fueron destinados al plano intraterreno irán hacia las áreas subterráneas de la Tierra física. Algunos necesitarán ir caminando para llegar a las entradas (que son conocidas por los extraterrestres y por los intraterrenos) de las diversas ciudades subterráneas existentes en el planeta. Los que fueran mediante el propio esfuerzo, pasarán por algunas pruebas y deberán comprobar la propia fe. Los que en el momento de la evacuación se encuentren muy distantes de esas aberturas serán trasladados hacia allá por naves. Eso ocurrirá en el nivel físico.

Los que sean evacuados hacia planos extraterrestres en nivel físico, serán trasladados hacia allá con sus cuerpos físicos. Habrá una armonización para que nada sepan durante la remoción, de forma que puedan darse cuenta de su nueva situación cuando ya estén en uno de los planetas satélites preparados para esa circunstancia. Esos planetas son habitados, y tienen las mismas leyes que existen en la Tierra; por tanto, la adaptación será fácil y bien amparada por los seres en servicio allá. Hay diez planetas en esas condiciones, dentro y fuera del sistema solar, y tienen hasta una producción agrícola semejante a la de la Tierra. Allá, los evacuados vivirán en la superficie, pero en paz y libres del karma tal como éste es en los moldes actuales. Los extraterrestres dan los medios y colaboran para que se realicen los planes de evacuación, pero serán los propios terrestres los encargados de muchas tareas prácticas. Así estamos informados actualmente. Quienes sean evacuados hacia los planos suprafísicos o planos sutiles permanecerán allá hasta que sea posible volver a la Tierra, cuando ésta esté reordenada.

Durante un período de siete años de los que se conoce aquí, serán llevadas adelante dos tareas en esta Tierra: El reordenamiento del planeta, reconstituyéndolo de la destrucción hecha por la agresión del hombre de superficie. Con la inclinación del eje magnético (180 grados), se modificará la ley de rotación, y de acuerdo con la nueva ley, el planeta será menos denso porque habrá menos compresión y menos fuerza centrífuga. De esa fase formará parte también la purificación de las aguas, la remoción de la radiactividad, y la limpieza de la tierra. Esas tareas serán cumplidas por los Jerarquías extraterrestres, algunas en el mismo plano físico. Muchas espacionaves-laboratorio ya están prontas para ese trabajo.

El cambio de la vida celular. Eso será posible porque habrá menos líquido en los cuerpos. Los huesos serán también menos densos. Al ser menos densa la célula, el cerebro permitirá un coeficiente intelectual de aproximadamente 69 sobre 100, mientras en este momento es de 8 sobre 100 en el caso del hombre común, y de 12 sobre 100 en el caso de un hombre como Einstein. El coeficiente intelectual de un intraterreno es de 80 sobre 100, y el de un extraterrestre de alta evolución llega a 100 sobre 100. Suministramos estos datos para que vean las espléndidas posibilidades que se tienen por delante.

Comentario: Esos seres dimensionales con una elevada evolución de conciencia, son seres de luz que velan por que todo esté a tono con los mandamientos divinos del Creador. Ellos obedecen órdenes divinas por mandatos de una Inteligencia Suprema que los rige a partir del Centro de la propia vida cósmica, a través del Consejo Intergaláctico establecido en el Gobierno Celeste Central. Lo que ocurrirá en la Tierra por ajuste y purificación de su cuerpo físico, mental y emocional, y por el caos derivado de guerras termonucleares, provocadas por el hombre, es un hecho que a estas alturas es inevitable y de carácter irreversible. Bajo las actuales circunstancias de lo que se vive actualmente, todo apunta a que de un momento a otro se desatara una guerra termonuclear, y es el caso de que desde el año 1956 el Consejo Intergaláctico establecido en el Gobierno Celeste Central, está tomando las previsiones de contingencia necesarias ante lo que al parecer es inminente.       

Consultas/Fragmentos tomados de: Miz Tli Tlan: Un Mundo que Despierta, Trigueirinho. Un Mundo Interno, Trigueirinho.    

José Agapito Ramírez Montes

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, etc), sino que va más allá de lo tridimensional y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *