La gente encarna en la Tierra para forjar su Maestría Espiritual

Señala El Morya: La gente encarna en la Tierra para forjar su Maestría Espiritual

El Morya vino a la Tierra desde el planeta Mercurio como un Espíritu Guardián. Como Chohán del Primer Rayo-Azul, representa la Voluntad de Dios, asiste a aquéllos en posiciones gubernamentales y se para al lado de cualquiera deseoso de hacer la Voluntad Divina.

El Maestro Ascendido El Morya nos proporciona una valiosa información sobre el propósito de encarnar en la tierra en todas y cada una de las vidas, con el fin de adquirir experiencias de esas encarnaciones y desarrollar la conciencia de vuestra alma y también para forjar una mayor Maestría Espiritual.

Continúa El Morya… A menos que trabajéis diligentemente en ello, simplemente, no sucede. Es por ello por lo que habéis elegido encarnaros tantas veces. No podéis esperar convertiros en maestros con pleno dominio de lo divino simplemente deseándolo o por asociación. No funciona de este modo.

Entre una vida y otra, cuando os halláis al otro lado del telón y echáis un vistazo a la vida física que acabáis de dejar sentís profundos arrepentimientos por haber descuidado el hacer de vuestra maestría y vuestra iluminación espiritual los principales objetivos de vuestra vida.

Mestre El Morya:

La perfección y refinamiento del alma para fortalecerse y adquirir sabiduría se realiza a través de una serie de encarnaciones en la tercera dimensión. Aquellos de vosotros que vivís en la ilusión de que los hermanos del espacio van a venir a rescataros y que no tendréis que hacer vuestro trabajo espiritual para desarrollar vuestra conciencia estáis predisponiéndoos para una gran decepción.

A los que penséis que, simplemente, se os va a llevar incondicionalmente a dar una vuelta por los reinos de la luz, yo os digo que lo penséis mejor. A los hermanos del espacio no se les permite venir a rescataros.

Y si en algún momento determinado lo indicado fuese llevar a cabo una misión de rescate sabed que van a rescatar únicamente a los que hayan calificado y se hayan ganado los derechos de ser subidos a los barcos de la Luz. No será, desde luego, para todo el mundo.

Cuando, entre una encarnación y otra, os halláis al otro lado y os dais cuenta de todo lo que habéis dejado por hacer durante vuestra última encarnación queréis y elegís regresar. Queréis realmente alinearos y cumplir con todos los objetivos que no habéis alcanzado. Este es el profundo arrepentimiento del que hablaba hace unos minutos. Pedís otra oportunidad, y otra, una y otra vez, hasta que sentís que habéis completado esta fase de vuestra evolución.

Cada vez que llegáis aquí en el cuerpo físico el telón se baja de nuevo y os sentís atrapados y aislados, inmersos así, de nuevo, en la ilusión.

La vida en este planeta ha conocido muchos ciclos de vidas difíciles para la humanidad porque la conciencia de la gente que vive aquí en la superficie ha caído en un nivel tal de densidad, distorsión y separación de los principios divinos como no lo ha hecho jamás ningún otro planeta. En éste la humanidad ha llegado tan lejos como puede ir en la separación.

Ahora, nos expresa El Morya, esto está cambiando poco a poco con la enorme ayuda procedente del reino de la luz, de los hermanos del espacio y de la gente del interior de la Tierra. La Tierra y la humanidad están recibiendo ahora un nivel de ayuda sin precedentes por parte de los reinos de luz.

La separación en la tercera dimensión fue un experimento para saber y comprender cómo reaccionarían las almas una vez que estuviesen totalmente aisladas de Dios. Todos los que estáis aquí en cuerpos físicos os habéis ofrecido voluntariamente para este proyecto cósmico: si no, no estaríais aquí

Tras varios millones de años de evolución antes de eso, en que Dios siempre había provisto de todo a todo el mundo sin fallar, por extraño que sea, muchas personas comenzaron a plantearse qué ocurriría si de pronto Dios dejase de proveer.

Se permitieron “caer en la conciencia” de que si Dios dejase de proveer tendrían que comenzar a proveerse ellos mismos. Este concepto distorsionado fue concebido por unos pocos, y a la larga se comunicó a las masas.

Esta es toda la cuestión de la caída: los temores que dieron lugar, en primera instancia, a esta falta de confianza. Y fue amplificándose y amplificándose, hasta que la totalidad de la raza humana abandonó sus derechos divinos de nacimiento. Y el resto es historia…

Fuente: Telos, libro 2, Aurelia Louise Jones

José Agapito Ramírez Montes

Imagen Google: s3.images.www.tvn.hu

One thought on “La gente encarna en la Tierra para forjar su Maestría Espiritual

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *