Sanación del Cuerpo Físico, Mental, Emocional, Etérico…

Todos tenéis en vuestros cuerpos sensibles una acumulación de traumas emocionales provenientes de muchos miles de encarnaciones que en El Gran Templo de Jade ahora necesitan resolverse mediante una limpieza final, una sanación y la adquisición de mayor sabiduría para lo cual se crearon estas experiencias. Tales afirmaciones provienen del Sumo Sacerdote de Telos, el Maestro Ascendido Adama.

Cualquier experiencia que no haya sido limpiada en una vida determinada, se mantendrá jugando la misma programación una y otra vez en todas las vidas siguientes, hasta que tome lugar una verdadera sanación, sabiduría y comprensión, en lo profundo de vuestras almas.

La tristeza, pena, dolor, todo trauma emocional, y cualquier cosa que se experimente que no refleje el puro gozo natural, la felicidad y el éxtasis de vuestro ser, son indicios de que hay algo que necesita sanación dentro de nosotros mismos.

Hay también un montón de temores que necesitan ser limpiados en la conciencia de todos, temores conscientes e inconscientes. Las toxinas mentales provenientes de vidas pasadas en las que se ha abrazado sistemas de creencia erróneos y programaciones distorsionadas, también están mostrándose ante vuestra conciencia de una forma o de otra para ser limpiadas y sanadas. Hay que estar conscientes y estar atentos a los llamados de nuestras almas.

En la ciudad intraterrena de Telos, nuestros guías en vuestros cuerpos etéricos tratarán las lecciones y sabiduría que vuestra conciencia necesita comprender y los pasos que debéis dar para que se manifieste una sanación definitiva y verdadera.

La sanación puede muy bien ser comparada con pelar una inmensa cebolla con cientos de capas, que podréis sanar una por una hasta completarla. Entonces podréis convertiros en un puro espejo de divinidad y todas reflejaran la pureza de vuestra alma.

El estrés emocional y la enfermedad mental tienen sus raíces en las emociones. Se necesita un proceso gradual de sanación de todas vuestras penas del pasado. Vuestros corazones básicamente tienen que abrirse unas 1000 veces más de lo que están ahora.

Vuestras penas y temores han sido tan grandes, que en el pasado, para protegeros, habéis cerrado vuestros corazones. Os ha servido para evolucionar de una manera maravillosa que algún día entenderéis, pero que ya no os sirve nunca más. Muchos de vosotros os apegáis a viejas penas y temores simplemente porque os resulta temible abrir vuestros corazones al amor incondicional.

Resultado de imagen

Estáis temerosos de recibir más sufrimiento. Vuestros viejos temores y penas se han vuelto tan familiares para vosotros que habéis encontrado un nivel de seguridad y comodidad en ellos, aunque no lo queráis admitir o ver.

El cuerpo emocional es el área más importante donde comenzar la sanación. Los traumas de la destrucción de los continentes de Lemuria y Atlántida, donde la gente por millones fue separada de sus seres amados y de sus familias durante la noche, han dado nacimiento a un montón de temores, tristezas, penas y desesperación en las almas de la humanidad en el planeta, y vosotros lleváis estas penas, esta programación, vida tras vida desde entonces.

Toda la jerarquía espiritual de este planeta, vuestra Madre Tierra y demás están esperando vuestra señal y vuestra llamada para asistiros en vuestro proceso de sanación.

A medida que progrese vuestra sanación, vuestra energía será recuperada, vuestro cuerpo físico comenzará a soltar las penas y traumas y comenzaréis a rejuvenecer, volviéndoos más vivos y vibrantes.

Vosotros tenéis muchos, muchos tipos de cuerpos, lo que llamáis sustancias sutiles, pero tenéis 4 sistemas corporales principales que forman quienes vosotros sois: El Cuerpo Físico, El Cuerpo Emocional, El Cuerpo Mental y El Cuerpo Etérico.

Resultado de imagen para cuerpo fisico, mental, emocional, eterico

Trabajan juntos, cuando suprimís uno también suprimís a los otros, cuando sanáis uno, estás trayendo alivio a los otros, cuando ingerís o inhaláis sustancias químicas tóxicas en vuestro cuerpo, hay ciertos tipos de sustancias que son sumamente fáciles de eliminar del cuerpo, pero hay otras para las cuales el cuerpo no tiene mecanismo de eliminación.

Los productos del siglo XX y XXI y la polución que ha sido creada e incorporada a vuestra comida, bebidas, agua, al aire que respiráis y de tantas otras formas, son muy difíciles de eliminar para vuestros cuerpos y así el nivel tóxico aumenta. El cuerpo no puede eliminar fácilmente estas toxinas químicas o polución. Cuando el cuerpo fue diseñado, estas cosas no existían. Tienen tendencia a alojarse en las células y solamente la aplicación de remedios homeopáticos y vibracionales puede eliminar esas vibraciones indeseables. Ciertamente haced lo que podáis para introducir en vuestros cuerpos el más puro tipo de agua, los más puros líquidos y alimentos, y haced lo que podáis para purificar vuestros cuerpos físicos.

Fuente: Telos 1, Aurelia Louise Jones

José Agapito Ramírez Montes

Imagen Google: i.ytimg.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *