REFLEXIÓN… ¿Es una quimera nacer, envejecer y morir?

¿De dónde venimos, qué hacemos y hacia dónde vamos?

Durante un tiempo para acá, algo así como desde hace 10 años, me han asaltado dudas en cuanto a aquello que Sathya Sai Baba sembró en el subconsciente de muchos de sus discípulos y devotos (en ello me incluyo), con tanta sutileza y sabia trascendencia espiritual. ¿De dónde venimos, que hacemos y hacia dónde vamos? Qué quiso trasmitirnos Sai Baba con esa trascendente enunciación…

Ese sabio enunciado ¿de dónde venimos, que hacemos y hacia dónde vamos?, vista desde un punto de vista filosófico recoge a saber en su contexto espiritual, por asociación, tres transitorios estados de conciencia que confina a los seres humanos con el pasado, presente y futuro.

Es decir, esa expresión nos hace ver que la pasantía terrenal por la que han de pasar todos y cada uno de los seres humanos que encarnan en esta 3era dimensión (3D) está asociado, sujeto o acotado, a la temporalidad de nacer, envejecer y morir. ¿Cómo es eso? ¿Se han preguntado en que texto sagrado tales como _el Bhagavad Gita, Upanishads, Rig Veda, Zohar, La Biblia, Talmud, Corán, Zend Avesta, etc., se diga o se afirme como un hecho axiomático que cuando encarnamos en este mundo solo venimos con el compromiso de cumplir con ese guión (nacer, envejecer y morir), sin que haya de nuestra parte ninguna oposición o contradicción alguna (¿?) Resultado de imagen para consciencia cosmica

¿Quién limitó la temporalidad del nacimiento humano a no más de 100 años de vida? ¿Quien hizo posible que nuestra pasantía terrenal solo debía estar sujeta a nacer, envejecer y morir durante un tiempo determinado?

En muchos o casi todos los textos sagrados que acabo de mencionar, sí se alude que dentro de los seres humanos reposa el alma (espíritu, poder serpentino, aliento vital, etc.) que lo hace acreedor de la inmortalidad, pero, y qué pasa con la envoltura física que para el caso que nos concierne no goza ni es inmortal… ¿Por qué? ¿Hubo en el pasado seres humanos que vivieron en el cuerpo físico más de 1.000, 10.000 o más de 20.000 años? Sí, ha habido; y los hay también en el aquí y el ahora. Tal es el caso de Ramtha el Iluminado quien trascendió este mundo con su cuerpo físico hace mas de 25.000 años. Y los seres intraterrenos (5D) gozan también de esa aludida longevidad…

Bien, volviendo al punto de la temporalidad. iSi esa temporalidad es así, cómo queda la autoridad conferida por el Creador, El Padre Celestial, en cuanto al poder del LIBRE ALBEDRÍO!!

Porque si se acepta como un hecho absoluto la enunciación de nacer, envejecer y morir (al encarnar en este mundo 3D), creo que se estaría cayendo en un mar de negaciones espirituales que hace pensar, de forma consciente, que lo del Libre Albedrío solo es una quimera al que no hay que darle fe y, por consiguiente, desestimar la majestad y libertad espiritual que ello lleva consigo.

Ese poder, del Libre Albedrío válido en este mundo tridimensional (3D), es el mandato más sagrado y poderoso que pudo concederle el Creador a los seres humanos.

En otras palabras, con ese poder le dio plena libertad para que en su sano juicio hiciera con su vida lo que le viniera en gana. Pero, con una condición…, que acatara y respetara las reglas (ser, conciencia y bienaventuranza) que lo definen en su justa dimensión como un auténtico Ser HUMANO. ¡Cuánto AMOR y beatitud hubo en el Creador, al hacer que cada ser humano gozara de plena libertad y, además, fuese depositario de Su Sublime Divinidad!!

Resultado de imagen para consciencia cosmicaDe modo que, repito, Dios ni nadie puede transgredir lo que por derecho es una inalienable ley que Él mismo hizo posible en los seres humanos… ¡Libre Albedrío!! El Creador No puso limitación ni condición alguna, cuando concedió ese mandato.De modo que nacer, envejecer y morir, es una quimera!! Pues, físicamente somos seres inmortales ungidos de divinidad, óigase bien, ungidos de energías divinizadas que no tiene término alguno para hacer valer los poderes de Dios, sin limitación ni restricción alguna.

¿Es una quimera nacer, envejecer y morir? En lo personal, como ya dije, me han asaltado dudas respecto a lo que significa vivir bajo ese hechizo (piloto automático) un nacimiento tras otro.

Estamos entrampados en nacer, envejecer y morir, vidas tras vidas, sin que tengamos a mano una fórmula que le ponga fin a ese vicioso ciclo. ¿Se han preguntado si podemos trascender este mundo sin necesidad de dejar la envoltura física? Creo que Paramahansa Yogananda lo intento pero no lo logró… ¿Somos o no somos seres físicamente inmortales en mente, cuerpo y alma? Cuál es el impedimento que nos hace creer, nacimiento tras nacimiento, que solo debemos venir a este mundo con el dogma de nacer, envejecer y morir.

El Subconsciente, como lo dije en una reflexión anterior, decide y gobierna desde tiempos ha…, nuestro Libre Albedrío, sin que haya de nuestra parte oposición alguna o la más mínima consciencia de que no es así como debiera ocurrir tal sometimiento.

¿Qué ha pasado entonces? Empero, lo que ha pasado es que somos culpable por haber hecho mal uso de las energías con que Dios nos ha honrado grandemente; perdimos su confianza y son otros los que deciden por nosotros…. Hemos dado tumbos, bajo un estado de conciencia sin rumbo definido, y esos nos ha impedido crear un futuro o considerar posibles cambios, o examinar seriamente nuestra propia vida.

El actual conflicto de trascendencia existencial, es parte de la batalla que desde el principio de la tierra se viene entablando entre las fuerzas evolutivas y las involutivas, como vemos por las escrituras antiguas.

Comentario: Esta corta reflexión, porque el tema es muy largo, la dejo para el análisis de los hermanos que buscan su propia definición espiritual de vida. Solo hay que preguntarse: ¿Porqué nacemos, envejecemos y morimos? ¿Donde se dice, o donde dice el Creador, que venimos a esta dimensión 3D para nacer, envejecer y morir? ¿Quién le puso el alfa y el omega a ese apotegma?

José Agapito Ramírez Montes

Imagen: elishean-portesdutemps.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *