Reflexión… ¿Existe el Libre Albedrío?

En una reciente reunión del Grupo Espiritual de Quinta Crespo, en La Boyera, Caracas-Venezuela, después de la ceremonia del fuego y de la acostumbrada meditación, se procedió a la lectura o reflexión del día y una vez finalizada su lectura hubo un momento en que una Sai hermana preguntó…

¿Es el Libre Albedrío un poder o requisito que solo aplica en este mundo tridimensional?  ¿Cómo se define el futuro? ¿Existe el pasado, presente y futuro?

Hubo muchas las opiniones que disienten o dan como cierta su aplicabilidad, en los seres humanos. Y hay otras opiniones que afirman que el Libre Albedrío, no existe (¿?) En cualquier caso, la opinión de muchas de las personas que transitan el camino espiritual, sí están convencidos y dan como cierto que solo existe el siempre presente; por cuanto el pasado en cuanto a temporalidad, dejó de ser pasado en el mismo instante en que dejo de ser presente.

Sai Baba dice: ¡El pasado es pasado, olvídalo! El pasado está muerto y se ha ido, es inútil. Además, en cuanto a vivir felizmente en el presente Baba recomienda esta máxima: Menos equipaje, más comodidad, y más placentero el viaje.Y en cuanto al futuro, que en realidad no existe, dependerá de las acciones que se construyan en el siempre presente.

De modo, que de esos tres estados lo que importa es vivir el presente, el ahora, porque cada momento es ahora. Son tus pensamientos y actos del momento los que crean tu futuro. El marco para tu futuro ya existe, porque tú lo creaste con tu pasado (Sai Baba).

Por cierto, hace como 18 años yo tuve 2 años buscándole sentido a una máxima espiritual que Albert Einstein dijo en su momento: el pasado y el futuro coexisten (¿?)

Me devanaba los sesos buscándole sentido a esa máxima, tanto desde el punto de vista matemático como físico, y después de tanto indagar y buscar en textos, en internet y otras consultas, se me encendió el bombillo y le pude dar sentido espiritual a esta máxima… ¡Pues, sí coexisten! Es decir, la interpretación que le pude dar a esa coexistencia, a motu propio, es que una vez que es creada una realidad en el presente, esa misma realidad en algún momento pasará a ser pasado, y de hecho pasara a formar parte de las acciones que ocurran en el futuro; es como si existiera un invisible cordón umbilical que unen la coexistencia del pasado y el futuro. De modo que si me acojo a lo que infiere Sai Baba sobre este apotegma:

El marco para tu futuro ya existe, porque tú lo creaste con tu pasado, debo, con este enunciado de Baba, corroborar mi correcta deducción y dar por terminada esa duda sobre la coexistencia del pasado y el futuro, dicha por Einstein.

En otro contexto, cuando alguien asomó o mencionó lo del Libre Albedrío, ello hizo que la mención de esa sola palabra diera pie para que se generara un interesante discusión que termino por enfrentar dos posiciones antagónicas: un grupo defendía la existencia y el otro que decía que el Libre Albedrío no existe…

Ante todo definamos (en términos literales) lo que se entiende por Libre Albedrío… “El Libre Albedrío es la habilidad que tiene cada individuo para tomar sus propias decisiones”.

Lo curioso es que a estas alturas hay mucha confusión y creo que aún no se entiende bien lo que define disfrutar o poseer este generoso poder, concedido a los seres humanos en su magistral momento por la magnánima gracia del Creador. Y ese poder del Libre Albedrío, óigase bien, solo lo poseen en este universo físico los seres humanos.

En términos Bíblicos, el “Libre Albedrío” fue instituido por el Creador, practicado desde el Edén, reafirmado en la ley, en los profetas, en las cartas, en el Apocalipsis y enseñados por el propio Jesús en los evangelios.

¿Tenemos Libre Albedrío o no? El hombre por su Libre Albedrío quiso ser como Dios y comió el fruto que Dios lo había prohibido. A consecuencia de eso, el pecado pasó a todos los hombres (Romanos 3:23) y por el pecado vino la muerte (Romanos 5:12; 6:23).

Desde una perspectiva básica del mundo, tendemos a creer que si podemos elegir en este instante lo que querramos ver, hacer, no hacer, construir, ponernos a tono, movernos, etc., ya, con ese simple hecho, estamos haciendo valer un ejercicio del Libre Albedrío.

A pesar de lo álgido del tema, veamos ahora desde mi modesta perspectiva, lo que interpreto por el Libre Albedrío

Se dice que el Libre Albedrío existe porque el único que tiene Libre Albedrío es Dios, el único libre, el único que hace lo que quiere es Dios y, por lo tanto nosotros, no tenemos Libre Albedrío… Pero, ¿cómo es eso de que no tenemos ese poder? Es algo contradictorio aceptar y solo dar como cierta esa deducción (¿?)  Nosotros en esencia somos Dios, dado que en tanto o en cuanto seamos ESO en esencia, vale decir, que sí tenemos libre albedrío. Porque los que construyen toda esta historia terrenal son, o somos, los seres humanos. Pareciera, queridos hermanos, que existe una contradicción en esta interpretación del Libre Albedrío. Sin embargo, es dable inferir que a mayor conciencia espiritual mayor es el ejercicio del Libre Albedrío, y a menor conciencia es menos la posibilidad de poder ejercerlo.

Los que están en un camino espiritual, despiertos y con claridad de conciencia, están participando en un nivel o en otro del Libre Albedrío Divino, y en ese nivel ciertamente se está utilizando con diáfano entendimiento el poder del Libre Albedrío.

Los seres humanos somos Dios, y como tal somos los creadores del guión terrenal, valga decir, creamos nuestras propias realidades en tales o cuales nacimientos a que haya lugar. El cual debe estar sujeto al ejercicio consciente de esa libertad espiritual (Libre Albedrío), porque una vez  despiertos, evolucionados y crecidos en otros niveles de conciencia, ya somos conscientes y nos damos cuenta de ese don divino. En ese caso, empero, aplica el ejerció consciente del Libre Albedrío.

Los evolucionados seres intraterrenos (5D) arguyen que, en otros niveles evolutivos más altos, ya no se decide entre evolución e involución; el Libre Albedrío desaparece y es reemplazado por la conciencia superior.

El ser se reconoce en la Luz y decide en función de formas y expresiones en su Servicio y evolución, y no pierde más tiempo ni energías en dudar o en escoger entre luz y oscuridad, porque entiende que todo es Luz y Amor.

La ley de no intervención divina y el derecho del Libre Albedrío, según nuestro sagrado derecho del Libre Albedrío, estipula que cada ser que habita en el Universo tiene derecho a elegir libremente la realidad que crea y decida experimentar. Sólo cuando el ser pide de forma concreta y precisa, ayuda, está permitido que otros seres intervengan; más en otras circunstancias nadie puede interferir, en lo que por derecho de la Gracia de Dios es un poder solo inherente a los seres humanos.

Consultas:

Telos Tierra Hueca y Ciudades Subterráneas, Dianne Robbins.

Telos 1 Revelaciones de la Nueva Lemuria, Aurelia Louise Jones; BrainyQuote.com; Diccionario Interdisciplinar Austral.

José Agapito Ramírez Montes

Imagen Google: Libre Albedrío

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *