¿Qué sorpresas nos traerá el 2020?

Buen día amadas entidades. Hoy se cierra el ciclo de una década que tuvo como norte las transformaciones de conciencia a nivel planetario; no solo transformaciones en los seres humanos sino, también, transformaciones en el cuerpo físico y sutil de la amada Madre Tierra.  A partir de mañana 2020 se abre el calendario de una década que nos traerá muchas vivencias y renovadas energías, a fin de seguir elevando nuestra rata vibratoria y abrirle nuevos horizontes de luz a la conciencia planetaria. Pues, de eso se tratan las aventuras terrenales en esta escuela de la vida…

La Madre Tierra no dejará de mover y hacer ciertos ajustes en su cuerpo físico, en pro de elevar en su cuerpo etéreo su frecuencia vibratoria a una cuarta dimensión. Eso, por supuesto, traerá consigo movimientos sísmicos, sufrimiento y otros dolorosos añadidos, que redundará en beneficio para los cabeceos y elevación de conciencia de la humanidad. ¿Habrá miedo, sufrimiento, dolor y tantos otros síntomas de tipo psicosomático? Sí los habrá. Pero todo eso es parte del proceso que a través de la energía Ono Zone (Prana Divino), se espera que ocurran; ello, por el bien y beneficio de la humanidad. Los golpes, por muy dolorosos que sean, son los que enseñan…

El propósito de ésta y de tantísimas otras encarnaciones que dejamos atrás, ocurrieron para develar en nosotros el enigma ¿quiénes somos, de dónde venimos, qué hacemos, hacia dónde vamos?

Ya lo he dicho y lo vengo insistiendo cada vez con más ahínco, que no hay que buscar a Dios en lejanas tierras o en el azul cielo que nuestra limita visión nos hacer ver como cierto; pues, por ese camino nunca veremos ni conoceremos la Gloria y Majestad de Dios.

Dios, estuvo, está y siempre ha estado, a una distancia de la nada del continuum espacio tiempo. Dios eres tú, son tus padres, tus hermanos, tus familiares, tus amigos, tus enemigos, es la humanidad, es la Madre Tierra; es el Todo en el Todo. Dios, sencillamente, ES.

Los tantos Maestros que han llegado a nuestras vidas y que nos han ayudado en el ahora y en tantas vidas previas, ya hicieron su trabajo. Ahora nos toca a nosotros hacer el nuestro. Tenemos que enseriarnos con nosotros mismo y buscar que en nosotros se asiente el principio divino de lo que en esencia Somos. ¡Somos Dios!

Imagen relacionada

En esta próxima etapa de nuestro andar cósmico, que no es más que el estar hoy aquí y continuar viviendo en un cuerpo físico, debemos buscar la forma para darle sentido a las razones que nos movieron para encarnar de nuevo en este denso plano terrenal. ¿Qué nos hizo encarnar de nuevo? ¿Encarnamos para seguir con el plan de adquirir y nutrirnos de nuevas experiencias? ¿Qué motivos nos movieron para repetir, quizás el mismo guion, o tal vez para resolver asuntos inconclusos que dejamos sueltos en vidas previas? Todo eso es parte del plan de vida que, en el Plano Sublime (Quinta Dimensión), nos propusimos llevar a cabo en este nacimiento o día de colegio. Siempre, siempre nos movió una razón para encarnar de nuevo en este u otro plano. ¿Qué hay detrás de este juego cósmico?

Todo el bagaje espiritual que nos dejaron los Sabios y Maestros Ascendidos, dieron pie para que por nuestra propia cuenta nos abriéramos camino a nuevas experiencias, y a nuevos retos que, por distracción y desinterés, las habíamos olvidado.

La esencia de Dios está en nosotros como la abeja al panal o como el olor inherente a nuestro fuero corporal, y esa esencia por más que queramos desprendernos de ella, nunca, nunca ha de ser posible; pues nacimos como Dios y a Dios nos debemos. No hay que buscar más conocimiento del que hemos recibido durante tantas eras y tantos nacimientos, empero, ahora, en el aquí y el ahora solo nos queda dar el salto con el fin, per sé, de hacer valer aquel axioma: “Debo amarme a mí mismo más que a cualquier otra persona, porque eso me dará el amor y la constancia para abrazar a la totalidad de la humanidad”.

Resultado de imagen para amar a dios

Se dice que el camino espiritual es un camino en solitario y esa certeza es tan cierta que no cabe duda de que así sea… Llegó el momento de hacer valer nuestra personalidad espiritual y decir a todo pulmón que, en efecto, Somos Dios. Con el camino trillado que hemos recorrido no hay necesidad de buscar muletas y apoyarnos nuevamente en lo que nos trasmitieron y nos han trasmito, desde muchos nacimientos, tantos maestros de luz. Debemos hacer el esfuerzo de caminar y valernos por nosotros mismos, sin necesidad de apoyarnos en ninguna muleta, a fin de dar el salto dimensional hacia la levedad, hacia la luz, hacia el encuentro con nuestro propio Ser. ¿Qué debemos hacer para alcanzar esos fines?

El estar encarnado es un precioso regalo que no los hemos regalado nosotros mismo, y no hay que desaprovechar ese divino don que nosotros mismos no los hemos concedido. Fuimos ayer, lo somos hoy y lo seremos mañana, entidades de luz, sin principio ni fin, viviendo por derecho propio y divino una experiencia terrenal. Hay que hacer valer ese potencial de luz que se abriga en las interioridades de nuestro cuerpo físico. Por eso digo y sostengo que a Dios no hay que buscarlo en ningún lugar porque Dios ES y lo es Todo, en el Todo. Y ES y forma parte de lo que en esencia somos, a su misma imagen y semejanza.

Tenemos una personalidad espiritual tan igual y con el mismo potencial de luz que la que han tenido y la tienen, in crescendo, Rama, Krishna, Buda, Jesús, Thoth, Ramtha y más recientemente el Avatar Sai Baba. Nuestro infinito agradecimiento a todos esos Maestros de luz que tanta ayuda y apoyo espiritual, nos han dado. No diferimos en nada de lo que ellos, en esencia son, y de lo que ellos han logrado alcanzar a través de sadhanas, purificaciones, meditaciones, disciplina, constancia y fuerza de voluntad, ganadas desde muchos ciclos, con denodado esfuerzo espiritual. Ellos alcanzaron por esfuerzo propio la iluminación y nosotros por derecho divino tenemos las mismas prerrogativas que ellos tuvieron para alcanzar el mismo sitial de luz que ellos alcanzaron. Un buen día alguien le pregunto varias veces a Sai Baba ¿Tú eres Dios? Y después de tanta insistencia Baba se limitó a responderle: ¡Sí, yo soy Dios, y tú también lo eres! La diferencia entre tú y Yo es que yo sé que Yo soy Dios, y tú siendo Dios no sabes que lo eres…

Resultado de imagen para yo soy dios

Amados hermanos, hemos existido y seguiremos existiendo desde que el tiempo es tiempo, hasta el siempre jamás, sin limitaciones ni impedimentos de ninguna naturaleza que nos imposibiliten alcanzar de nuevo, el sitial de luz del que emergimos una vez. No debemos caer de nuevo en la ilusa trampa que nos hace ver como cierta, la falsa realidad de este mundo tridimensional. No debemos caer en el juego de lo que nos advertía con tanta vehemencia, Buda El Iluminado; valga decir: repetir una vez más la misma Rueda de nacer, envejecer y morir, una y otra vez… Cabe preguntarse ante el interminable ciclo de nacimientos y muertes… ¿Es este el propósito de vida que nosotros deseamos repetir otra vez en este nacimiento? No, no, no se trata de eso.

Resultado de imagen para internable ciclo de nacimientos y muertes
Rueda de la Vida – Budismo Tibetano

El propósito que toda entidad encarnada debe hacer en este nacimiento es romper con los falsos dogmas, viejos paradigmas y falsos preconceptos que nos fueron inculcados sibilinamente en el subconsciente, durante muchos ciclos y nacimientos tras nacimientos. De eso se trata el trabajo que debemos emprender con férrea voluntad y valentía, para dejar atrás y de una vez y por todas, el falso estigma, de no reconocer lo que Somos: Somos tan igual y sin diferir en absolutamente nada de lo que el Padre ES, Dios. Somos y poseemos, por derecho divino, las mismas cualidades y la misma esencia divina de lo que el Padre ES; a Su imagen y semejanza. Y esos derechos divinos nadie, absolutamente nadie, no los puede arrebatar, eliminar, sustraer, cambiar o trasmutar, No. Esa esencia es nuestro principio divino que nació del Uno, en nosotros, en el mismo momento en que el Creador, en el Vacío, hizo posible nuestra creación como seres de luz. De modo, que de la luz emergimos y a la luz nos debemos.

José Agapito Ramírez Montes   

Viña del Mar, Chile, 31/12/2019       

¡Feliz Año Nuevo!                                                                                                                                                        

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, etc), sino que va más allá de lo tridimensional y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *