¿Qué pasa cuál es el miedo? ¿Eres o no eres Dios?

En respuesta a lo que comentaba Teresa sobre el Budismo y sus procesos kámicos,  me permito anexarle estos 3 artículos sobre Mensajes de una Civilización Anterior, publicados en el 2017 en Vibracosmos.com. En el que hablo sobre los motivos que originaron a dos civilizaciones super adelantadas, Lemuria y Atlántida, quienes venían confrontándose y guerreando por cientos de miles de años, tal como lo que actualmente pasa entre EEUU contra Rusia y China, o viceversa, hasta que llegaron al punto del no retorno (zenit del ego falso), y se autodestruyeron.

Resultado de imagen para ciudades de la tierra hueca

Mensaje de Una Civilización Anterior 1/3 ; Mensaje de Una Civilización Anterior 2/3 ; Mensaje de Una Civilización Anterior 3/3.

Esas civilizaciones de Lemuria y Atlántida tenían un adelanto “científico-tecnológico” muy por encima del que nosotros tenemos actualmente. Y a pesar de que Lemuria tenía más afinidad por las cosas de Dios no pudo salvarse de esta destrucción por cataclismo. Apenas se salvaron de tantos millones de personas, menos de 50.000, entre ellos contados sabios y elevadas conciencias, en el que unos pocos optaron por irse al Centro de la Tierra (intraterrenos-Tierra hueca) y el resto se quedó en la superficie.

Imagen relacionada

La civilización egipcia nació a raíz de 1600 sabios (lemurianos y atlantes), que de antemano ya sabían sobre ese vergel tropical egipcio, en el que se iban a establecer; ahora lo que existe en casi todo Egipto es un desierto… De modo que esos sabios gobernaron, cual dioses, a esa civilización durante algo más de 16.000 años, y es ahora en estos tiempos que se comienza a develar la Verdad de lo que estuvo en secreto, por absurdos de la vida, durante milenios.

Los seres humanos que prefirieron ir a lo interno de este planeta (Tierra hueca) pudieron elevar sus conciencias hasta una 5ta dimensión (5D), y la de superficie que es parte de lo que nosotros somos actualmente, nos quedamos anclados en una 3era dimensión (3D); dualidad, ego falso, luz-oscuridad, etc. Yo, en lo personal, llamo a esta dimensión 3D, “el charco”. Pues, desde muy joven siempre sentí curiosidad por la luz y oscuridad (50%-50%) que prevalecía en este mundo, y es ahora desde hace aproximadamente 25 años que yo le vengo a dar sentido a este enigma.

Resultado de imagen para ciudades de la tierra hueca

Le agradezco a Baba, Ramtha, Buda, Jesús, Thoth El Atlante, a tantos Maestros y a los libro de El Ser Uno, por sus oportunas ayudas para que yo dejara atrás la ignorancia y me abriera por completo a la Luz; la Iluminación. Un consejo a todos los hermanos y hermanas que hacemos vida espiritual en esta aventura terrenal… Por favor, hagan valer en ustedes su condición y atributos divinos; es decir, hay que hacer valer en cada uno de nosotros la personalidad, carácter y la condición de supraconciencia que es connatural a nuestra esencia de luz; nosotros ¡Somos Dios! y esa es una irrevocable condición que dimanó de Aquel (del Uno Sin Segundo), quien desde el Vacío hizo posible nuestra razón de ser y existir.

¿A qué venimos a este mundo físico terrenal? ¿A qué venimos una vez más a este planeta donde priva la dualidad, lo irreal y el ego alterado? ¿Cuántos asuntos inconclusos debemos sanar en este día de colegio?   

Ya los maestros de luz hicieron su trabajo y nos dieron como cierta muchas verdades y certezas espirituales, y ahora, en el aquí y el ahora de nosotros, llegó el momento de hacer valer por nosotros mismo nuestras propias verdades; nuestro propio carácter y personalidad de Luz. ¡Erigirnos y hacer valer desde nuestra majestad de luz lo que Dios ES, en nosotros!  Dice el Maestro Ascendido Ramtha en El Libro Blanco que… No hay que dejarse llevar por creencias equivocadas ni por entidades que seguir o adorar, pues por ese camino nunca veré ni conoceré la Gloria de Dios.

¿Qué soy y qué he sido durante eones? ¡Yo soy Dios! ¿Cuál es el miedo que nos hace temer y no dar los pasos necesarios para no hacer valer ese potencial divino de Luz, en nosotros? ¿A quién se le teme; no somos acaso el Todo en el Todo? ¿No somos acaso de la misma hechura y esencia de lo que ES el Creador? ¿Cuál es la diferencia entre Él y yo? ¡Ninguna! Óyete a ti mismo y deja de oír los cantos de sirena de otras entidades; por muy sabias que ellas sean. ¡Cree en ti y ámate a ti mismo! ¡Cree en tu sabiduría que solo espera de ti un cabeceo de conciencia, a fin de conectarte con la conciencia cósmica universal!  

Hay otro código de luz, de los tantos que nos han dejado a través de tantas eras muchos Maestros y tantos sabios, que es aquel que a mi entender es muy importante y no hay que dejar de tomarlo en cuenta…, Yo soy el que dicto la ley; Yo soy mi propio juez y mi propio legislador; Yo soy el dueño de mi destino; Yo soy el capitán de mi alma. Esa sabia reflexión o axioma, encierra en su contenido todo un poderoso llamado para que por nuestra propia cuenta y en ejercicio pleno de nuestro libre albedrío, no sigamos dependiendo de ninguna muleta espiritual o de ningún maestro en particular, ya que no hay ninguna diferencia entre lo que fueron Rama, Krishna, Buda, Jesús, Thoth, Ramtha o Sai Baba, y lo que nosotros Somos. ¡No hay ninguna diferencia! Ellos lo fueron y nosotros también lo hemos sido siempre, empero, solo hay que creer y hacer valer en nosotros Aquello de lo que en esencia Somos acreedores.

¡Yo Soy el que Soy! ¡Yo soy Dios! Nunca ha dejado de existir el principio de luz en nosotros, sin limitaciones de ciclos, tiempo, espacio, materia o inmateria; hasta el infinito conocido y desconocido. ¡Nunca, nunca dejaremos de ser el principio divino hasta el siempre jamás de la eternidad!

¿Qué pasa entidad hermana/hermano, no eres acaso una entidad que tuvo su origen y nacimiento en el Principio Divino? ¿Si naciste de Dios qué eres y a quién te debes? ¿Si emergiste del Principio Divino cómo debes considerarte?  Llegó el momento de hacer valer en ti y/o en nosotros, ese potencial de luz, que de nosotros solo se espera que demos el paso definitivo, para levantar el vuelo hasta esas encumbradas realidades superiores. No regresemos de nuevo al primer grado o a la secundaria que, por analogía, lo venimos repitiendo una y otra vez nacimientos tras nacimientos. ¡Basta! ¡No reprobemos, en este nacimiento, lo que el Creador espera de nosotros! Deja de amar a otros y ámate a ti mismo, más que a cualquier otra persona, porque eso te dará el amor y la constancia para amar a la totalidad de la humanidad. Debemos tener enfoque constante en lo que se espera, más que en lo que se ve.

 José Agapito Ramírez Montes

Santiago de Chile, 02/01/2020

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, etc), sino que va más allá de lo tridimensional y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *