Mensaje de Jesús El Cristo (Pueblos del Himalaya)

Los mensajes de Jesús el Cristo y de otros Maestros de Luz, que a partir de ahora me propongo hacerles llegar, fueron extraídos del trabajo basado en la verdad que Baird T. Spalding llevo a cabo en los círculos metafísicos de la primera mitad del siglo XX. Trabajo espiritual que bajo el nombre “Vida y Enseñanzas de los Maestros del Lejano Oriente”, jugó una parte importante para introducir en el mundo occidental el conocimiento de la existencia de Maestros o Hermanos Mayores, que asisten y guían desde el Lejano Oriente, el destino de la humanidad. Este trabajo de Baird Spalding fue publicado en Estados Unidos desde el año 1924.

Los mensajes que le trasmitio Jesús El Cristo y tantos otros Maestros y Sabios de los Himalayas, dejaron en el grupo de expedicionarios que se aventuro a visitar las escarpadas montañas del Lejano Oriente, una indeleble huella de conocimiento y sabiduría que, en el ahora de estos acelerados tiempos, significa para la humanidad, un acervo espiritual de incuestionable valía.

Al presentar Vida y Enseñanzas de los Maestros del Lejano Oriente, nos dice Baird T. Spalding, deseo informar que yo era una de las once personas que componía un grupo de investigación que visitó el Lejano Oriente en1894. Durante nuestra estancia, tres años y medio, hicimos contacto con los Grandes Maestros de los Himalayas, que nos ayudaron a traducir los documentos históricos que fueron de gran ayuda en nuestro trabajo de investigación.

Ellos nos permitieron entrar en sus vidas íntimamente, y de este modo fuimos capaces de ver el trabajo real de la Gran Ley, tal como Ellos la demuestran. Les llamamos Maestros, que es meramente nuestro modo de nombrarlos. Alguien que viva la vida descrita aquí dentro, es merecedor de reverencia y consideración como un Maestro.

¿Qué mensaje de Jesús el Cristo tenemos para hoy 09/01/2020?

“Hace poco tiempo que vuestros investigadores descubrieron el delicado sistema de arterias y venas que componen el sistema circulatorio de vuestros cuerpos. Aun les quedan por descubrir mucho más delicados y sutiles sistemas circulatorios en el cuerpo, que transportan la fuerza de vida a cada átomo. A través de vuestro sistema nervioso esta fuerza de vida se envía a cada conjunto de células del cerebro. Estas células, en turno, actúan como distribuidoras de la fuerza, la cual es enviada a cada átomo del cuerpo a través de los nervios, con los cuales tiene afinidad. También actúa como una protección para los nervios.

Si la fuerza de vida es disipada, las células llegan a endurecerse y no pueden ser sustituidas por nuevas células (que se forman para ocupar su lugar), y las nuevas células son rechazadas en vez de serlo las viejas, quienes gradualmente se descomponen y mueren. Si la fuerza de la vida se conserva, las células cambian tan rápidamente a los quinientos años como a los diez”.

“Se puede comprobar que cuando toda la fuerza de vida es conservada, el cuerpo puede cargarse con tal vida que puede insuflar la palabra de vida en todas las formas. Se puede pintar un cuadro, modelar una estatua, o realizar un trabajo manual que exprese un ideal, e insuflarlos con el aliento de la vida, y éstos llegarán a estar vivos. El objeto os hablará y hablará a otros que puedan ver la inspiración de vida que habéis insuflado en él. Y estará activo porque el Señor Dios en vosotros ha hablado y el objeto secunda su deseo.

Pero estas formas no asumirán el aspecto humano, hasta que uno las eleve a la Vida de Dios. Si vosotros le dais vida debéis llevarlas a la Pura Vida Divina; entonces ellas serán formas perfectas y habréis cubierto vuestra responsabilidad. Esto, constituye el verdadero genio”.

“Hay un error vital que quiero señalar. El genio, como vosotros lo consideráis, según comienza a desarrollarse, adquirió consciente o inconscientemente la habilidad para conservar y enviar las fuerzas de la vida, en estado puro, a través de sus canales naturales; esta condición ha animado su cuerpo y la facultad creadora, y él ve que hay algo más elevado que expresar que lo ordinario. Mientras conserve las fuerzas de vida y les de libre curso, irá de logro en logro; pero si permite que se insinúen ideas de lujuria, pierde pronto su poder creativo.

El cuerpo ha sido primeramente construido mediante la conservación de las fuerzas de vida hasta que las células son de una textura más fina que las de la persona inferior, que ha disipado esta fuerza de vida. En ese momento el genio se ha elevado hasta la fama, pero no habiendo desarrollado su más profunda percepción del poder de Dios, se deja llevar por el orgullo de su gloria. Abandona la luz que le guía porque no ha despertado totalmente; y por la necesidad de una mayor excitación, comienza a disipar las fuerzas de vida, y rápidamente pierde todo poder.

Por el contrario, si el hombre eleva su pensamiento por encima de las pasiones animales, y conserva las fuerzas de vida hasta que el cuerpo ha comenzado a tener una textura más fina, le permitirá retroceder hacia la luz, y lo hará mucho más rápidamente que aquel que no ha sido despertado de este modo”.

“Cuando uno ha sido despertado de modo que puede conservar todas las fuerzas de vida y les permite ser distribuidas a los nervios en forma natural, y las deja circular por los nervios hasta cada átomo del cuerpo, sin deformarlas con pensamientos de lujuria o pasión, la euforia será permanente, y la sensación transcenderá con mucho los placeres sexuales. La serpiente será elevada, y no habrá necesidad de arrastrarse sobre el vientre, a través del fango de la concupiscencia y la pasión”.

“Si el hombre pudiese comprender que este fluido de vida es muchas veces más vital que la correspondiente cantidad de pura sangre, lo conservaría en lugar de disiparlo. Pero él cierra sus ojos a este hecho (puede que incluso sin enterarse) y continúa viviendo en la ceguera, o en la ignorancia, hasta que llega el Segador. Entonces se oyen los lamentos, porque el Segador no está satisfecho con la cosecha”.

“Vosotros veneráis la vejez y consideráis las canas como una corona de honor, de lo que no quiero disuadiros en ningún modo. Pero según consideráis la escena, dejo que decidáis quién es más honorable, el que con canas en su cabeza llegó a la decrepitud por ignorancia o perversidad, o más bien aquel que con madurez llegó a ser más vital, fuerte, y mejor equipado para afrontar al avance de los años, por lo cual, además, es más amable y generoso. Yo por mi parte reconozco que quien llega a su fin a través de la ignorancia es digno de piedad, mientras que aquel que sabe y alcanza el mismo fin dentro de la verdad, es indecible”.

José Agapito Ramírez Montes

Santiago de Chile, 09/01/2020

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, etc), sino que va más allá de lo tridimensional y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *