Dios no existe… ¡Dios ES!

Este delicado tema que toca dogmas y creencias ancestrales no es nada fácil de digerir y aceptar, por cuanto su sola mención toca sensibilidades religiosas que van en contra de preconceptos y arraigadas creencias de vieja data. No es nada fácil enunciar y dar como un hecho incontrastable que tal aseveración sobre la existencia de Dios es del todo cierta; no, no es nada fácil.

¿Existe o no existe una explicación racional plausible y veraz que nos haga saber que Dios no existe… ¡Dios ES!? ¿Es posible admitir, bajo un supuesto real y positivo, de que Dios no existe… ¡Dios ES!?

Ante tan espinoso dilema cabe preguntarse si es dable aceptar de que “Dios no existe”, y en su defecto admitir como un hecho cierto de que “Dios ES”… Porque en términos filosóficos, semánticos o de racional explicación de naturaleza espiritual, a Dios siempre se le ha identificado como algo abstracto e invisible y no como algo que se le podía ver, tocar, oler o sentir físicamente. ¿Por qué no se le puede ver, tocar, oler, oír o sentir físicamente? Pienso que esta interrogante no guarda ninguna relación con lo que en esencia somos y con la majestad de lo que a imagen y semejanza somos. ¿Acaso no somos un clon y con una descendencia divina y originaria tan igual y exacta, como lo es el Creador? ¿Te has preguntado en qué se diferencia el Creador de lo que nosotros somos? ¿Existe, realmente, alguna diferencia? En lo personal ya soy un confeso y convencido, en cuanto a que no hay ninguna diferencia entre lo que el Creador ES y lo que nosotros somos; pues, somos de la misma esencia y alquimia de la cual se ES.

Siempre hubo y habrá en cualquier ser humano la creencia, per sé, o un dejo de incredulidad, respecto a la existencia de Dios, debido a que a pesar de que no se le vea o que no se sienta su calor y la cercanía de su corporalidad física, siempre, siempre, a lo interno, existirá una fuerte llama interna que nos da la intuitiva seguridad de que esa energía del Absoluto Universal sí existe. De modo que, esa afirmación o certeza espiritual (Dios si existe) no se pone en duda, dado que lo que se ha de dilucidar en el dilema que atañe a esta incontrovertible acepción, es desentrañar la incertidumbre sobre el tema, Dios no existe… ¡Dios ES! ¿Se trata de un manejo filosófico o malabarismo lingüístico, tal aseveración?    

Desde el año 2004 o 2005 me venía planteando este dilema o interrogante y fue en el año 2016 que pude darle cierto sentido a tan irreverente afirmación:  Dios no existe… ¡Dios ES! Sin embargo, después del año 2014 tuvieron que pasar 3 años más y es después del año 2017 que empiezo a darle sentido o interpretación a tan temeraria aseveración, pues, no es nada fácil ni existe ninguna información a mano que me haga ver que Dios no existe… ¡Dios ES!

En tal sentido, tuve que indagar mucho en todo tipo de libros esotéricos, místicos y espirituales y buscar en internet y en otros accesos mediáticos disponibles, a fin de darle respuesta y sentido a esta incertidumbre espiritual.  Incluso llegue a preguntarme a mí mismo (a lo interno) sobre este difícil acertijo, que por lo general a cualquier buscador de la verdad lo saca de sus casillas; porque, repito, no existe o prácticamente no existen textos espirituales que le hagan ver a cualquier buscador de la verdad, la respuesta o explicación de esta axiomática incertidumbre. Decidí valerme de la meditación y recurrir a las preguntas que le hacía a mi ser interior (el Señor Dios de mi ser), para esperar de él respuestas que pudieran darle sentido y significado a tamaño dilema. ¿Es un dislate espiritual el atreverse a pensar que en tan corto apotegma se esconde una velada respuesta que echa por tierra que, Dios no existe… ¡Dios ES!

De modo, que con tesón, perseverancia y denodado esfuerzo busque darle respuesta a ese dilema que por mucho tiempo me dejo sin explicación y en el limbo de las incertidumbres. Pero dado que el mundo da muchas vueltas, es el caso de que por causalidad me encontré un buen día leyendo el libro ¡Despierten! de la hermana Laura de Gonzáles.

¿Qué tipo de respuesta me dio el libro ¡Despierten!? En ese libro pude encontrar que desde la página 231 hasta la 234 se hace mención a un viaje que Laura de Gonzáles hizo a Stonehenge, sitio éste donde se encuentra un monumento megalítico tipo crómlech, de finales del neolítico (siglo XX a. C.), situado cerca de Amesbury, en el condado de Wiltshire, Inglaterra, a unos quince kilómetros al norte de Salisbury.

¿Con que se encontró Laura de Gonzáles en esa visita? En esa visita que hizo Laura a ese sitio donde se encuentran grandes bloques de rocas metamórficas distribuidas en cuatro circunferencias concéntricas, ella tuvo una bella experiencia de 5ta dimensión (revelación) que a continuación me permito citar…

… “Me centré en ver el cilindro de luz que se forma en dirección ascendente al cielo, comencé a ver como las piedras tenían vida, ellas formaban palabras, todo era mágico. Me concentré en ver qué me querían decir y pude leer: DIOS NO EXISTE.

Asombrada me dije: “¿Cómo es eso que Dios no existe? ¡No comprendo!”. Luego se formó la siguiente frase: DIOS SOLO ES… Esto, dice Laura, retumbó en mí ser fuertemente. “DIOS NO EXISTE, DIOS SOLO ES…”

Debía descubrir, dice Laura, qué querían enseñarme, así mismo llegaron muchos más mensajes con información que tuve que escribir para no olvidarlo, todo era muy rápido, cada palabra resonaba conmigo, les puedo explicar lo que alcancé a comprender, pero esto no fue inmediatamente, me tomó su tiempo…

Regresé de Stonehenge, dice Laura, pensativa y bastante movida internamente, discernía sobre toda la información recibida, puesto que cuando se recibe información desde 5ta. dimensión, traducirla no es fácil, hay que tener calma y sensatez para comprender y darle sentido a los mensajes (…) Busqué las palabras en internet y esto fue lo que anoté: Dios no existe, Dios solo ES: ¡Dios solo existe! Es una realidad, comprendiendo que cada quien tiene la suya; entonces Dios es una realidad según como cada quien la tenga, ¡qué maravilla!

Este mensaje de Laura recibido desde la 5ta Dimensión, “Dios ES”, también lo viví yo durante un período de aproximadamente 3 años, pero para decepción y descontento y después de una década no lograba darle la debida explicación a esa palabra Dios ES. La penosa enfermedad de Olga Margarita, mi esposa, hizo que durante 4 años se retrasara la respuesta de este axiomático dilema, y fue a partir de finales del año 2017, después de su partida física, que pude retomar lo que se escondía en este enigmático apotegma: Dios no existe. ¡Dios ES!

¿Cómo es eso de que Dios no existe, Dios ES? Entonces, hubo un tiempo espiritual muy prolífico, “se me prendió el bombillo”, en el que pude recibir un torrente de información de muchos seres cósmicos, así como de Sai Baba, Ramtha, Thoth y de Maestros Ascendidos intra y extraterrenos, y de tantos otros, hacia el mes de mayo 2018; en el que quedó claro la vinculación que existe entre esa palabra ES y lo que se dice o se menciona, por ejemplo, en los capítulos 1 y 2 del Tomo 1, del libro El SER UNO, sobre este asunto de marras. Y otro tanto, también lo encontré, en lo que se dice en el libro Diálogo Interno con Sai Baba de su autora Geesje Lunshof. De igual forma, pude recibir suficiente información en lo que dice Ramtha El Iluminado en muchos capítulos de su libro “El Libro Blanco”.

Baba en la pág. 53 del libro “Diálogo Interno con Sai Baba”, dice …Toda la Creación está llena de esta fuerza femenina básica. Esta fuerza ES, existe por la gracia de esta energía. Y agrega…, es importante que comiencen a reconocerla. Y en la pág. 70 del mismo libro nos dice: …El Ser no sabe, pero ES todo. En esa misma página también dice, además: Yo soy todo lo que vive y todo lo animado y todo lo que ES. Y en la pág. 71 dice… Lo que queda es lo que ES, lo que siempre fue y lo que siempre será. Y en las páginas 72, 73, 75, 110, 112, 127 y tantas otras, también se refiere al Ser como ES. Por ejemplo, en la página 188 Geesje Lunshof le pregunta a Baba: ¿Quieres decir que todo cambia excepto el Atma, porque el Atma ES siempre inmutable? Y Baba responde, sí.

En el citado libro del Maestro Ascendido Ramtha, específicamente en el capítulo 4 (Dios ES) de El Libro Blanco, también pude encontrar mucha información que tiene que ver conque Dios no existe… ¡Dios ES! Cito varios extractos del Capítulo 4 (Dios ES) y páginas subsiguientes de dicho capítulo. …“Así, a través de vuestros propios pensamientos contemplativos siempre podéis ser lo que Dios ES: un reino continuo, expansivo, extraordinariamente maravilloso”. …“Toda la vida se compone de este fuego; y experimentarlo a través de la suprema inteligencia de la materia bruta, lo que se llama humanidad, te permite la visión completa de lo que Dios ES”. …Y cuando hayas entendido completamente todo lo que Dios ES —espacio interno y externo, materia, carne y hueso, amor, alegría y tristeza— entonces, serás todo lo que el Padre ES”. …“En el ahora, este específico momento, Dios es todas las cosas que están existiendo como realmente son. Así, en este ahora, Dios es el Ser de todo lo que ES”. …“Ser como Dios ES, es ser como tú eres”. …“Ser y amarte a ti mismo con todo tu ser y todo tu aliento, y permitirte tu propia virtud en la vida, es ser como Dios ES”. …“El único plan de Dios es que él ES”. …“Cuando te apartas de las leyes del dogma y las creencias limitadas, entonces te estás permitiendo ser la libertad y lo ilimitado que Dios ES”.

Bien, queridos hermanos, lo que quiero resaltar es que en los libros de EL SER UNO cuando se hace mención al Principio Único (Creador) también se le cita como ES… De ahí se desprende mi curiosidad o contradicción y la coincidencia con lo que Baba responde al referirse al Ser… ES. Las sincronicidades a las que hace alusión Marcelo Martorelli en su libro “El Llamado Planetario”, también tiene que ver con lo que le ocurrió a Laura en Stonehenge, y tiene que ver con lo que me ocurrió a mí una vez que leí el libro “Despierten” de Laura (se activaron algunos códigos…). Pues, una vez leído el libro y con la ayuda que me prestaron los maestros aludidos, pude desentrañar ese acertijo y encontrarme con que, “DIOS NO EXISTE, DIOS SOLO ES…”. En mí retumbo una inmensa alegría que me hizo despejar las dudas que me abrumaron durante algún tiempo, y sobre todo por haber resuelto ese acertijo de Quinta Dimensión; el Ser (Creador) ES

Dios existe en la realidad que cada quien quiera darle y según sea la interpretación de lo que el abstracto no no los hace ver como cierto. En relación a esto cabe preguntarse lo siguiente: ¿el aire se ve o se toca? ¿el calor o el frío se ven o se tocan? ¿El prana se ve, se toca o se siente? ¿el amor se ve o se toca? ¿la envidia o la maldad se ven o se tocan? Todos ellos existen en lo abstracto y sin que haya necesidad de verlos físicamente nunca negamos que no existan. Igual pasa con esa poderosa energía que a pesar de que ES y que en apariencia no se toca o se ve o se siente, sabemos desde el Alquimista de nuestro ser, que él ES Todo en el Todo.  De modo, que Dios, simplemente ES.

Hay otra interpretación, real e importante, que a mi entender nos despeja dudas y falsas exegesis, por cuanto la considero el epítome de esta axiomática verdad. Tal interpretación consiste en que para develar y dar como cierta esta axiomática verdad, “Dios, simplemente ES”, baso mi deducción en que para darnos a entender en las cosas que atañen a Dios no hay que explicarse con tantos términos o complicados dogmas filosóficos, de algún texto religioso en particular, no. Las cosas que atañen a Dios se explican por si solo, y son de una sencillez tal que para ser esclarecidas o comunicarse con Él no se amerita recurrir, necesariamente, a ninguna fórmula mística o a ningún mantra, plegaria u oración; empero, tan solo es necesario tener un corazón puro y cosechar a lo interno pureza de pensamiento, palabra y acción.

Veamos si la presunción que a continuación expongo, se explica por si sola… No hay duda alguna de que somos hijos del Padre (El Creador), ¿no es así? Y si somos hijos de la Luz, del Uno sin Segundo, del Absoluto Universal, o de Aquel sin principio ni fin, es dable pensar que aún estando en un cuerpo físico o en un cuerpo de luz, nunca, nunca dejaremos de ser lo que en esencia y de lo que, a imagen y semejanza, somos. ¿Entendido?

Si eres (somos) una copia (clon) de lo que el Padre ES, podemos inferir que al estar o poner tu cuerpo físico en contacto con otra entidad de tu misma esencia humana, en ese contacto o cercanía de un ser que ES hacia otro ser que ES, y que no es más que el contacto o cercanía del Señor Dios de tu Ser hacia el Señor Dios de tu Ser de la otra entidad, en ese contacto o cercanía de tu Yo al Yo de la otra entidad, se ponen a tono todos los sentidos de ambas entidades en el que por igual se percibe, se ve, se palpa, se siente, se olfatea y se hablan desde un ser que ES a otro ser que ES. En ese sentido, a lo quiero llegar, es que no hay que buscar a Dios en ningún lado porque en nosotros como entidades humanas está implícito el cuerpo, el poder, la luz y la energía divina de lo que Dios en esencia ES; porque al fin y al cabo qué somos: Somos UNO. De modo, que es bien saludable recordar y tener siempre muy en cuenta de que no eres cualquier cosa, ¡Eres Dios!           

Aprecio mucho el trabajo de tantos Maestros de Luz a los que he sido expuesto, porque gracias a ellos he logrado tener otra perspectiva espiritual de los tantos atascos que se han interpuesto en mi corta aventura terrenal. Ellos están allí para auxiliarnos en esos críticos momentos de equivocaciones o de falsos atajos, y es mucho lo que hay que agradecerles por ese desinteresado amor conque lo hacen. ¡Gracias infinitas, amados Maestros!

Todas las religiones del mundo están hablando de la misma Realidad; quizás unas más y otras menos. Tienen diferentes palabras, distintos enfoques religiosos y distintos conceptos e ideas, pero solo existe una realidad y solo hay un Espíritu moviéndose a través de toda la vida. Puede haber diferentes técnicas para llegar a distintos estados de conciencia, pero solo existe lo que es real y cuando estamos allí lo sabemos. Y como sea que quieran llamarlo o de darle diferentes nombres, sin embargo, todo es lo mismo.  

José Agapito Ramírez Montes

Caracas, 23/02/2020 

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, etc), sino que va más allá de lo tridimensional y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *