Jesús: incendiario, rebelde, hereje, anarquista y un hombre peligroso…

Por: José Agapito Ramírez Montes

Es más peligroso enseñar la verdad que entrar en un polvorín con una antorcha encendida; escribió el sabio Tsiang Samdup.

Después de transcurridos 1.600 años de la encarnación de Buda El Iluminado, o sea, en el comienzo del año uno del calendario gregoriano, encarna en la Tierra un ser lleno de amor, fraternidad y trascendente espiritualidad. Ese divino Ser quien irradió mucha luz hacia Occidente, en su condición de Avatar Menor, promovió y sembró entre los hombres del mundo la Paternidad de Dios y la hermandad entre los hombres. Llevaba por nombre Jesús (Isa), y cuyo nombre, por analogía con lo fenoménico, lo identificaba con el mundo. Al cumplir los 14 años le hizo saber a María, su madre, que él tenía que llevar a cabo una misión.

♥¸.•*´)¸.•*´´*•.¸(*•.¸♥¸.•*´) | Child jesus, Mary and jesus, Jesus

El llamado de su conciencia crística y el impulso de llevar esa misión a cabo, le hizo tomar la determinación de viajar hacia tierras lejanas del Oriente, la India. Después de viajar durante tres años a través de Irán, Egipto, Caldea, Persia y de otros países orientales, al final llegó hasta la India, y una vez  estando en territorio indio, se dedicó a peregrinar y a buscar sin descanso entre los rishis, sadus, sidas y otros tantos gurús hindúes, el esclarecimiento de su verdadera realidad. En esa búsqueda espiritual de su Yo Interior, tuvo que pasar por muchas experiencias duras y exigentes, que pusieron a prueba la abstinencia, la mendicidad, el sacrificio y la renuncia por los placeres mundanos.

La faceta que pretendo hacerles ver de Jesús en este corto relato, es la otra cara del hombre que cuando joven decidió emprender viaje a los países del lejano Oriente, en la búsqueda de la “VERDAD”.

¿Qué predico Jesús en India desde los 17 hasta los 27 años?

Ya se dijo, que Jesús con apenas 14 años de edad le hizo saber a su madre María que él tenía que llevar a cabo una misión… ¿En qué consistía esa misión? El niño Jesús a pesar de su corta edad ya sabía intuitivamente, que su misión terrenal consistía en un trabajo de campo, para elevar la frecuencia vibratoria de la adormecida humanidad de aquellos tiempos. A tal efecto, no fue nada fácil la tarea espiritual que Jesús tenía por delante, por cuanto elevar la conciencia que en aquellos tiempos estaba dominada por la reinante oscuridad, era, para él, una tarea titánica.     

En aquellos tiempos, e incluso hoy en día, la luz de la espiritualidad se encontraba fuertemente arraigada en las lejanas tierras del Lejano Oriente, la India. Y fue debido al conocimiento impartido por los tres legendarios Reyes Magos, que Jesús supo desde niño, que la misión y búsqueda de la luz se encontraba en el Lejano Oriente.

Veamos ahora qué fue lo que vivió Jesús en las lejanas tierras del Oriente, en India, y lo que tuvo que enfrentar para romper con tantos años de oscuridad, dominación y sistemas de castas, muy arraigados en el núcleo social de la India de aquellos tiempos…

Los brahmanes, budistas y parsis mantienen la respectiva tradición referente a un joven Maestro extranjero, que aparecido entre ellos enseñaba admirables verdades y levantó acérrima oposición de los sacerdotes de las religiones de India Persia y el Tíbet, porque predicaba contra el sacerdocio y el formalismo y también vituperaba acerbadamente la distinción de castas.

El Maestro Jesús durante su estadía en India insistentemente enseñaba la paternidad de Dios y la confraternidad de los hombres. Procuraba  poner las fundamentales verdades ocultas al nivel de la mentalidad de las masas populares, que con la observancia de extensos formulismos y presumidas ceremonias habían perdido el Espíritu de Verdad.

EL MUNDO | Suplemento cronica 632 - El viaje que Jesús hizo a la India

Se dice que en la India se concitó las iras de los brahmines mantenedores de la diferencia de castas, maldición de la India. Moraba en las cabañas de los sudras, la casta inferior de aquel país, cuyas clases superiores le miraban desdeñosamente como un paria. Por doquier le tildaban los sacerdotes y gobernantes de incendiario y subvertidor del establecido orden social. Era para ellos un agitador, un rebelde, un hereje, un anarquista, un hombre peligroso y por tanto indeseable. Jesús fue siempre amigo de los pobres y oprimidos y rechazaba a los soberbios y autoritarios.

Jesús sembró las semillas de Verdad en el seno de varias religiones y no de una sola, y estas semillas empiezan a dar sus mejores frutos en estos nuestros tiempos, cuando el verdadero principio de la paternidad de Dios y de la fraternidad de los hombres va penetrando por igual en el ánimo de todas las naciones, y llegará a ser lo bastante firme y robusto para destruir el error que enemistó a los hermanos y separó los credos.

El verdadero cristianismo no es un simple credo religioso, sino una capital verdad humana y divina que se sobrepone a todas las mezquinas distinciones de raza y credo, y que al fin ha de iluminar igualmente a todos los hombres, consagrándolos en un solo abrazo de Fraternidad universal. ¡Ojalá llegue pronto tan fausto día!

“Pueden variar las formas de la adoración, la terminología o el estilo, más todas las religiones están orientadas hacia la misma consumación. Un mismo torrente sanguíneo circula por todos los miembros del cuerpo: el mismo torrente Divino activa al universo entero. Visualicen al Arquitecto Supremo, a ese Diseñador Incomprensible, a ese Invisible Dador de Vida. Esto es lo que se ha dado en llamar la realización de la Paternidad de Dios y la Hermandad del Hombre.” (Sai Baba)

Fuente:

            “Sai Baba, Invitación a la Gloria”, Howard Murphet

            “El Libro Blanco”, Ramtha

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, femenino-masculino, etc), sino que va más allá de lo que atañe a lo terrenal y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido; a lo que tenga que ver con el cosmos conocido y desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *