¿QUÉ HE SIDO, QUÉ SOY, QUÉ SERÉ?

Por: José Agapito Ramírez Montes

Introducción

Esta es una reflexión que toca sensibilidades espirituales, y no es nada fácil expresarlo en palabras escritas o decirlo bajo una asequible dialéctica que no presuma ofender a ninguna creencia en particular. Porque con la verdad escrita o dicha en palabras, no temo ni ofendo.  Me perdonan si soy un poco duro en lo que pretendo expresar y la intención de hacerles ver “mi verdad”, y en la que quizás, esa, “mi verdad”, no sea la “verdad” más cónsona y afín con lo que se nos ha dicho a través de Maestros, textos sagrados, libros, mensajes, revelaciones, intuiciones, percepciones, etc. ¿Hay coincidencias? ¡Sí las hay, y muchas!

Descartes, el filósofo que piensa, existe y busca la verdad
Descartes, el filósofo que piensa, existe y busca la Verdad

¿Quién es el verdadero acreedor de la verdad? … Dice una afirmación… “En la verdad que expreso soy polifacético. No soy una verdad, sino todas las verdades”.

 ¿Acaso difiero de la verdad dicha o expresada por tantos maestros o santidades que han hecho presencia en este plano? ¡NO! Y es el caso de que no difiero en la postura ni en el conocimiento o la sabiduría, ni en el alcance de la capacidad sapiente que ellos como acreedores de sus verdades lograron alcanzar.

El nivel de conciencia que los hizo merecedores de una Supraconciencia o Conciencia Crística, fue lograda no porque hubo alguien que les dio la mano y los ayudara a llegar hasta esos sitiales de luz, no. El cuento no es así… Ellos, con resolución, ideal elegido, perseverancia, indoblegable constancia, férrea determinación y una inquebrantable fe; hicieron lo conducente y se lo propusieron, y, ¡lo lograron!  

Respeto en todas sus partes los mensajes llenos de conocimiento y sabiduría que en distintas eras desplegaron tantos sabios y santidades, quienes con su noble presencia y su inacabable caudal de sabiduría, inundaron de infinito amor a todo el planeta. En ese sentido, no hay palabras para expresar lo inexpresable…         

Es ya una costumbre afirmar cuando una entidad de luz hace presencia en este plano, que ha encarnado la Divinidad; o sea, me explico, por lo general se suele decir que encarnó en este plano la Suprema Conciencia y/o la Conciencia Cósmica y/o el Eterno Indiferenciado Absoluto… Y yo me pregunto…, si Aquellos que son y representan el adjetivo de la máxima expresión de la Divinidad aquí en la Tierra, ¿qué se puede decir de lo que somos los encarnados en este ahora? ¿Acaso no somos en linaje, al igual que las pocas divinidades encarnadas, de la misma simiente divina y del mismo Principio Átmico? 

Conociendo a Dios, el “YO SOY” - Hermana Rosa de Hierro
Conociendo a Dios, el “Yo Soy”

Si devenimos del Creador porque en esencia fuimos concebidos a su imagen y semejanza, ¿cuál es la diferencia entre Aquel que dice ser y nosotros los que también decimos ser? Los que decidieron encarnar en este mundo, tal como lo decidieron los más de ocho mil millones de seres humanos, está demás decir que tenemos la misma herencia, los mismos derechos divinos, los mismos atributos y la misma Divinidad, que aquel que dice ser, o de aquellos pocos que se les suele identificar con más Divinidad que los demás. ¿Se tiene en verdad más Divinidad, o es que existe en ellos más crecimiento espiritual de conciencia?  

No sé si es cuestión de dialéctica, semántica o lingüística, pero lo que yo veo desde una praxis sencilla y asequible es que ninguno, ni aquí ni allá ni en ningún otro mundo, galaxia o universo, es más que nadie, ni es más Dios de lo que somos los ocho mil millones de seres humanos que habitamos este planeta; eso es lo que en términos pragmáticos se debe asumir. ¿En qué me baso para decir tal presunción? ¿Es un atrevimiento decir una disparatada como ésta? ¿Es realmente una disparatada, afirmar tal cosa, o es tal vez un acierto de incómoda aceptación?

Dios no encarna… ¡siempre está encarnado!

Al principio de esta reflexión me preguntaba si Dios encarna… ¿Dios Encarna? La razón de formularme esta pregunta se debe a que es así, de esta manera, como se nos ha hecho ver y entender, cuando una expansión de Dios encarna en esta o en cualquier otra era, aquí en la tierra… Por ejemplo, veamos cuál es la opinión o revelación de contadas santidades y reconocidos maestros, de mucho peso espiritual, y qué es lo que se nos ha dicho cuando una expansión del Absoluto o de la Realidad Átmica Universal, hace presencia en este plano… En este caso en particular me refiero a la más reciente y más poderosa encarnación divina, el Avatar Sathya Sai Baba, ocurrida el siglo pasado… Qué nos dijeron estas reconocidas santidades… “Sathya Sai Baba es la más poderosa encarnación de Dios que jamás haya venido a la Tierra” (Anandamoyi Ma)… “Avatar, perfecto desde su nacimiento” (Mata Amritanandamayi)… “Sai Baba es un Avatar, una encarnación completa de Krishna” (Madre Krishnabai)… “Hoy fue el descenso de Krishna a lo físico” (Aurobindo)…     

 Y es así, bajo esa premisa espiritual, que se nos ha domesticado el subconsciente para que en él se acepte como asertivas, tales afirmaciones. Pero el caso es que mientras haya presencia humana en el planeta, Dios siempre se verá encarnado, porque…, ¿qué eres tú? ¿qué soy yo? y ¿qué es el resto de los que hoy permanecen encarnados en el planeta?  Veamos por qué asumo como cierta esta postura…  

La Encarnación esclarece el misterio del ser humano - Nihil Obstat
La encarnación esclarece el misterio del ser humano

Si se afirma que todos somos Dios y somos además acreedores de la misma esencia y linaje divino de lo que el Padre ES…, por simple deducción, es de inferir, que DIOS NO ENCARNA… ¡SIEMPRE ESTÁ ENCARNADO!

Con esto quiero colegir, para aclarar un poco esta postura, que no hay ninguna diferencia entre aquel que a pesar de que tiene un crecimiento espiritual más elevado que los demás, él, en esencia y por linaje y herencia espiritual, es lo mismo de lo que nosotros somos. En ese sentido, lo que diferencia a la mayoría de la gente encarnada en este ahora con la de otros seres más elevados y espiritualmente más crecidos en conciencia, es que ellos están “despiertos y conscientes de su divinidad”, mientras que la mayoría de los que permanecen encarnados, hoy, en el aquí y el ahora, no lo están; ¡permanecen dormidos! ¡y para más colmo en piloto automático!

 ¿Es el Poder de Dios inherente a todos los seres humanos?

Cito algunos extractos y mensajes espirituales pronunciados por Sai Baba… Es imposible realizar a Dios por medio de las prácticas espirituales, los sacrificios, las ofrendas, la meditación o las buenas acciones (SB – DD, 11/07/1987).

9 de AGOSTO MEDITACIÓN EN LA LUZ EN UNIDAD NACIONAL - Organización Sri  Sathya Sai Baba de Argentina

Y en otro mensaje Sai Baba cita… El Señor Krishna, Capítulo 11 del Gita, versículo 53, que: “Ni por el estudio de los Vedas, ni por la austeridad, ni por dotes, ni por sacrificios, pueden llegar a verme en la forma en que tú, Arjuna, me has visto”…

Sigue diciendo Sai Baba… No hay necesidad de buscar lo Divino en ningún lugar en especial, pues es omnipresente. Los rituales religiosos formales o la erudición espiritual no los llevarán a realizar a Dios. No se requiere un gran desarrollo intelectual para el sadhana espiritual. (Fin de la cita…)

El poder o linaje del Creador es intrínseco a todos los seres humanos que hacemos vida en este mundo. No hay ninguna diferencia, en cuanto a simiente y esencia divina, de lo que es un Ramtha, un Thoth, un Buda o un Cristo, de lo que somos el resto de la humanidad; es lo mismo. Porque solo, repito, y me hago eco de lo que otros maestros no han cesado de decir…, “solo nos diferenciamos de ellos en la supermente que estos elevados seres poseen, en la escala de su crecimiento espiritual y en la elevada frecuencia vibratoria de sus conciencias”. El pasado, presente y futuro de lo que los limitados ojos físicos de esta dimensión 3D no ven, para ellos en el elevado nivel de conciencia que poseen eso es causa común y nada extraordinario.

Tu y Yo somos uno... | Frases de educacion, Frases para mi amor, Te amo  esposo

Ustedes, dice Sai Baba, DD – 19/11/1987… Son Aquello; esa es la verdad. Ustedes y el Universo son Uno; Ustedes y lo Absoluto son Uno; Ustedes y lo Eterno son Uno. No son lo individual, lo particular, lo temporal. Siéntanlo, sépanlo y actúen en consecuencia… (Fin de la cita…)

Quiero que quede en claro que soy muy respetuoso de los mandamientos divinos, que, por una razón u otra tienen en su alcance y profundidad, el mismo tenor divino y la misma certeza espiritual de lo que en esencia somos. Eso, para mí, no es motivo de discusión ni es el móvil que me mueve en esta corta reflexión espiritual, pues solo me alienta la pretensión de que esta inquietud quede a la disposición y voluntad de lo que el libre albedrío le prescriba a cada quien.      

No quiero argüir nada en contra de los que por méritos propios han llegado a ser y Ser; y por eso me refiero a aquellos maestros que alcanzaron la iluminación, el nirvana… Ni restarle o contradecir la determinación, la constancia, el esfuerzo, la valentía y el valor y coraje que en ellos les hizo alcanzar estadios de luz más elevados.

Es admirable y digno de ejemplo y del mayor respeto y consideración, lo que un Cristo, un Buda o una Supraconciencia, tal como la de Sai Baba, pudieron alcanzar y llegar a Ser. ¡Digna hazaña espiritual en donde han sido pocos los que lograron hacerlo realidad!  

Todos los seres de conciencias muy elevadas nos han dicho y nos dicen, a más no poder y hasta la saciedad, la misma letanía: Yo, tu o aquel, por igual, somos Dios. ¿Cuál es la diferencia entre un ser de elevada conciencia Crística y otro que no lo es? La diferencia estriba en que hubo unos pocos que DESPERTARON y se hicieron conscientes del poder Alquímico que habita y está presente, sin distinción alguna, en cada entidad humana… ¡Superaron los miedos, la dualidad, el sentido de separación y dominaron y controlaron los sentidos! Mientras que los que no han llegado o no hemos llegado a ese sitial de luz, es, debido, a que aún permanecemos DORMIDOS. ¡No hemos podido desarraigar la atracción y encanto de esta falsa dimensión!

b5d587f701d595002d440f5fdd2477f4.jpg 403×301 pixeles | Citas de vida,  Despertar espiritual, Rincon del tibet

¡No hemos podido superar el apego a lo tuyo y lo mío, y mientras permanezcamos en esa laxitud y espíritu egoísta nunca habrá progreso espiritual!  

Seguimos aceptando al pie de la letra lo que otros nos dicen y nos convencen como cierta, que esa, su filosofía espiritual, es la Verdad, y es ese el camino correcto y verdadero. Es posible que lo sea y no dudo que tal vez no lo sea… Me pregunto de día, de noche y a toda hora ¿Qué soy yo y a quién me debo en este juego cruzado de tantas afirmaciones espirituales? ¿Quién tiene o se arroga el don de la mejor certeza espiritual? ¿A qué ser o santidad me entrego sin poner en duda estás dudas que tanto a mi como a muchos otros, nos acosan día y noche? ¿O mejor me dejo llevar como el avestruz y aceptar que en realidad somos UNO y, además y sin mucho esfuerzo, dejarme convencer de que todos los caminos llevan a Roma? ¿Es esa permisiva actitud lo que quiere el Creador que seamos?

Creo que la respuesta a las inquietudes que acabo de mencionar me las responderá por sus asertivas revelaciones, Buda el Iluminado, en quien como tantos otros maestros siempre me apoyo, por su forma peculiar de ver la realidad en este plano… En tal sentido, citemos uno de los tantos aciertos espirituales que nos dijo Buda en su momento …

… “No creáis en nada simplemente porque lo diga la tradición, ni siquiera, aunque muchas generaciones de personas nacidas en muchos lugares hayan creído en ello durante muchos siglos”. 

EL CREDO DE BUDA” Siddharta Gautama, 563-483 a.C.

“No creáis en nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo crean. No creáis en nada porque así lo hayan creído los sabios de otras épocas”.

“No creáis en lo que vuestra propia imaginación os propone cayendo en la trampa de pensar que Dios os lo inspira. No creáis en lo que dicen las sagradas escrituras sólo porque ellas lo digan. No creáis a los sacerdotes ni a ningún otro ser humano”.

“Creed únicamente en lo que vosotros mismos hayáis experimentado, verificado y aceptado después de someterlo al dictamen del discernimiento y a la voz de la conciencia…” BUDA EL ILUMINADO

Bien, analicemos y veamos en frío lo que acabo de afirmar, porque el tema es delicado y su sola mención causa un impacto contra muchas creencias y causa un choque que va en contra de una serie de dogmas que el subconsciente no lo va a aceptar… Es un tema que toca sensibilidades espirituales y tradiciones religiosas y filosóficas, de muchos milenios; pues, no es fácil lanzar al ruedo de los versados en el conocimiento y la antigua sabiduría, este tipo de controversias… Empero, repito, no es nada fácil de digerir y mucho menos aceptarlo, de suerte y porrazo.

Las elevadas conciencias son y representan en este encumbrado rol espiritual, lo que le es afín. Y en ese rol de conocimiento y sabiduría que ayer lo fue y lo sigue siendo hoy, viajan y se desplazan por igual, infinidad de entidades, en el mundo material de esta dimensión tridimensional como en la inmaterial de las dimensiones etéreas. Y son ellos, en proporción a la escala de divinidad y ascensión planetaria, el peldaño más excelso de concienciación posible. 

En el DD de SB, 19/11/1987, éste nos dice… Los maestros han venido de tiempo en tiempo cuando el dharma del mundo se ha desviado en la dirección equivocada. Ellos no vienen a construir hospitales. Ellos no vienen a construir universidades o fundar religiones, o a reunir devotos. Eso es secundario a su principal propósito. Ellos vienen a vibrar en esta dimensión, a poner la escena mundial nuevamente en el camino correcto, a re-energizar el planeta. (Fin de la cita…)

¿QUÉ HE SIDO, QUÉ SOY, QUÉ SERÉ?

Es un poco controversial lo que voy a referir sobre mis andanzas, apegos y las trampas de lo que este mundo es capaz de tentarnos, engañarnos y envolvernos… Yo hice de todo en este mundo y no me arrepiento de nada de lo que hice. No me considero un santo o un instruido maestro, ni nada que se parezca, porque en ningún momento lo fui ni pretendí serlo…

Soy Un Ser De Luz | Gran Hermandad Blanca
SOY UN SER DE LUZ

Solo sé, en el aquí y el ahora, que soy una entidad de luz viviendo una experiencia terrenal en un cuerpo físico.

He sido Dios desde que nací y lo seguiré siendo hasta el siempre jamás. Nací de la luz y a ella me debo por naturaleza divina. No soy menos de lo que en esencia soy, porque no serlo es ir en contra de lo que mi esencia ES. Partí de la luz hace billones de años y desde que fui nacido tuve por nacimiento los mismos atributos divinos que el Creador, mi Padre. No debo apoyarme en nadie para llegar a Ser, porque ya lo Soy. No tengo necesidad de recurrir a mantras, oraciones, plegarias, yoga, meditaciones, o cualquier otro artificio espiritual, ni tampoco apoyarme en la muleta de ningún Ser, que se diga ser más de lo que soy YO. Respeto y agradezco profundamente la ayuda que me han prestado todas aquellas entidades que tienen un nivel de evolución, en conciencia, más crecida que la que tengo yo. 

Mi naturaleza hasta la infinitud del infinito es Divina y nunca dejara de serlo. Debo creer en mi propio criterio espiritual y en el entendimiento que me hace sentir respeto por lo que en VERDAD Soy.

PODER INTERIOR - Activa la energía del universo
Poder Interior (Activa la energía del Universo)

Si no asumo la majestad de lo que Soy y no me respeto a mí mismo, creo que el Padre no estará satisfecho con el hijo que de él surgió. Yo asumí en este nacimiento, ahora que estoy DESPIERTO y en plenas facultades de mi naturaleza divina, que debo RECOBRAR el poder del YO.

RECOBRAR el poder del YO significa reconocer en mí lo que en esencia Soy: ¡DIOS! En ese sentido, no debo buscar ningún atajo o falsos caminos que me haga ver lo contrario, de lo que en realidad Soy. Nada de lo que se me ha hecho ver en muchos nacimientos es la VERDAD, ni es la pureza de lo que ella significa y en esencia ES. Soy Dios aquí en este cuerpo y lo soy allá en los confines de los Universos conocidos y por conocer; y también lo Soy en mi cuerpo de luz y en todos los espacios y vacíos del infinito desconocido.

Al RECOBRAR el poder del YO recobraré la majestad de mi conciencia cósmica, y el conocimiento y la sabiduría me darán el poder de mi naturaleza celestial. Estoy consciente, en este ahora, lo que Soy, lo que he sido y lo que siempre seré. No abrigo en mí ninguna duda que me haga flaquear ni me haga dudar del potencial que hay en mí. Un Dios es un Dios, aquí y más allá de lo que él ES, y siempre será el mismo en el infinito conocido y desconocido.             

¡Dios no existe, Dios ES! ¡Dios existe si tú deseas que exista! A todos los seres o entidades divinas que conocemos quien les da vida eres tú, yo y todos los que creemos en lo que ellos nos venden como su Verdad. ¿Y cuál es tu VERDAD? ¿Estás consciente de que tu VERDAD pesa más que la de cualquiera de aquellos que dicen ser seres divinizados? ¿Y qué eres tú? ¿Acaso no eres también un ser divinizado? ¿Acaso no eres un ser de luz con todos los atributos divinos de lo que ellos son? La diferencia que existe entre ellos y lo que somos tú o yo, es que ellos pudieron remontar la cuesta y pudieron vencer sus miedos; elevaron conciencia y al universo no le quedó otra que abrirse a ellos en toda su majestad y esplendor. RECOBRARON el poder de lo que por mucho tiempo permaneció velado. ¿Por culpa de quién? ¡Por culpa de nosotros mismos!

Bien amadas entidades, tenemos ante nosotros un camino que está sujeto a lo que tú quieras que sea. Tienes ante ti la inmensidad de lo que el Universo le tiene reservado no solo a unos pocos en particular, sino a todos los hermanos encarnados en este plano… Pero no hay que olvidar que… “son muchos los llamados, pero pocos los elegidos”

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, etc), sino que va más allá de lo tridimensional y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *