Extractos del llamado divino a Rani Maa (N° 3/4)

Por: José Agapito Ramírez Montes

Rani Maa es una devota Sai que desde los años 50′ decidió seguir a su Gurú (Sai Baba) con fe, convicción, abnegada devoción y, sobre todo, profunda “Obediencia al Gurú”. Ella, en este nacimiento, solo necesito que el Maestro le diera el toque necesario para alcanzar lo que pocos logran alcanzar: devoción y liberación (bhakti y mukti). Actualmente Rani Maa, con sus 85 años, vive en Puttaparthi en el Ashram de Sai Baba.

Un buen día Rani Maa y su hermana Kamala, después de haber pasado muchos años, Baba llamó a mi hermana y a mí a entrevista. Él dijo: “Miren, ¡ustedes han hecho muchísimo sadhana (práctica espiritual)! Y por todo el sadhana que han hecho, ¡deberían haber alcanzado un estado muy elevado! Sus días estaban llenos de actividades espirituales, rezos, cantos devocionales y lecturas. Pero, a pesar de todo esto, no han alcanzado el estado que deberían haber alcanzado. ¿Por qué? ¿Lo saben? Le dijimos: “No, Swami. Pensamos que el sadhana nos llevaría hasta allí”.

Baba nos dijo: El sadhana por sí mismo no puede llevarte allí. Debe ser una combinación de autoanálisis y sadhana, las prácticas espirituales deben ser combinadas con autoanálisis; porque sólo el autoanálisis te dirá, como ser humano, qué es lo que estás haciendo mal.

Baba dijo: “El autoanálisis les ayudará a descubrir sus errores y les dirá en donde han fallado espiritualmente”. A menos que hagan autoanálisis, no serán capaces de progresar. Ahora deben recortar su sadhana a ¼; ¡su auto-análisis debe ser ¾! Entonces, ¡su progreso será muy rápido! Cómo hablan, qué es lo que escuchan, qué hacen, qué comen, deben analizar todo ¡cada aspecto de la vida! ¿Estoy haciendo lo correcto? ¿Es espiritualmente correcto? ¿Estoy pensando de la forma correcta? ¿Estoy hablando correctamente? ¿Estoy haciendo lo correcto?

Incluso acerca de las posesiones, Él nos dijo a mi hermana y a mí: ¡La simplicidad es una necesidad en este camino! Hagan su viaje confortable con equipaje liviano. Demasiadas posesiones no son necesarias; redúzcanlas al mínimo. No agreguen más y más a sus vidas, porque es como un obstáculo en su camino espiritual. Manténganlas al mínimo para que no tengan que mantener sus mentes en varias cosas.

Así que, después de eso, comenzamos a hacer más autoanálisis porque anteriormente solíamos hacer muchas sentadas y no hacíamos tiempo para hacer japa, meditación, bhajans, etc.

Las divinas prescripciones personales que suele dar el Gurú y que no son tomadas en cuenta por sus devotos, Sai Baba dice sobre eso, lo siguiente:

Aquellos que obedecen Mis instrucciones, Yo los bendigo, pero aquellos que no lo hacen y se olvidan de hacerlo Swami le dijo a Rani: Ustedes deben darles la prioridad a Mis instrucciones y no a lo que quieren hacer, ya que a menos que alimenten al atma (espíritu), no se despertará.

En una ocasión tal, yo acababa de llegar al Ashram. Mi hermana menor ya estaba allí. ¡Swami solía llamarla Lilly! Swami vino a mi hermana y le dijo, Hey, ¡Lilly! Ve a ayudar a Savitri Amma, ella está cocinando para alimentar a los pobres, ve y asístela. Yo también estaba parada allí, al lado de mi hermana. Luego mi hermana miró a Swami y le preguntó, Swami…, ¿qué hay de ella? ¿Puede venir a ayudarme? Él dijo, No, Rani Maa se quedará aquí. Mi hermana preguntó, ¡Swami! ¿Por qué siempre me envías a trabajar a mí, pero no envías a Rani Maa? Por favor, déjala venir Swami. A esto Swami respondió diciendo, No, ¡no la estoy mandando! Desconcertada por la respuesta de Swami, mi hermana preguntó, ¿Por qué? Swami respondió, “Tú eres una brahmacharini (célibe); tú necesitas trabajar. Rani Maa es una gruhasta (ama de casa), ¡ella ya ha hecho mucho trabajo en su casa! Ha estado cuidando a su esposo e hijos y todo eso. Ella viene aquí para su sadhana spiritual; ya que no puede hacer mucho allí. Ella quiere meditar aquí y evolucionar espiritualmente. Está buscando eso de Puttaparthi y de Mí. Así que Rani Maa se quedará en el cuarto y meditará. Swami tomó la decisión por mí y le dijo: No la enviaré allí.

Ahora, lo que quiero transmitir aquí es que ¡Swami es un Gurú muy individual! Él no dice, ¡Adórenme (ritualmente) todo el tiempo!, empero lo que sea que estés haciendo en la casa, hazlo como si estuvieras sirviendo a Dios. Para una ama de casa, esto es lo que Él dice, “Mira a tu esposo como a Dios; no le grites a los niños; no te disgustes, habla amablemente; lo que sea que digan, tómalo con la conciencia de que son Dioses.” Ese es el sadhana en el que Él nos pone.

La obediencia al Gurú queda demostrado por Rani en el siguiente episodio que se suscitó entre ella y su esposo… Así que, una vez, cuando mi esposo Subramanian me estaba dejando en la estación de trenes para venir a Puttaparthi, él me preguntó: ¿Cuándo vas a regresar? Yo dije, No lo sé. Él dijo, ¿Qué quieres decir con ‘no sé? ¿Quién sabrá? ¡Tú debes saber tu propio programa! Yo le respondí, lamento decirte que no hacemos ningún plan de cuándo marcharnos de Puttaparthi porque es Swami quien decidirá eso. Él dijo, ¡No entiendo por qué tienes que ser así! Yo le dije, ¡Swami es nuestro Gurú! ¡Tengo que obedecerle!

A todas estas, una vez que Rani Maa llega al Ashram de Prashanti en Puttaparthi, Sai Baba envió por ella y lo que paso luego fue una prueba más de Su omnipresencia. Él dijo, “Subramanian dijo así en el automóvil… y tú respondiste así…” ¡y Él repitió los diálogos exactos que tuvimos! Luego él me dijo, Mira, ¡Tú estás demasiado callada! ¡Ya es hora de que empieces a decirle a Subramanian ciertas cosas acerca de la vida espiritual y qué es Dharma (rectitud) y qué no es Dharma también! ¡Debes hablar! ¿Por qué te quedas callada?

Yo dije, Swami, no quiero ninguna disputa, no me gustan las peleas. Él dijo, ¡No! ¡Tú tienes que hacer dharma yuddha (guerra de rectitud)! No estás peleando por ninguna causa egoísta. Esto es para tu Gurú, Obediencia a tu Gurú. Tienes que decirle y educarlo, porque él no sabe, porque él no tiene un Gurú. Así que no te quedes callada. Cuando involucres al Dharma, por favor, habla. Al quedarte callada, de cierta forma, estás siendo egoísta, porque no quieres comenzar una pelea; ¡tú quieres paz a cualquier precio! Eso es incorrecto dijo Baba. ¿Por qué fue el Gita predicado? ¡Para Dharma yuddha! Tú no le estás predicando a él, pero cuando él te acusa, ¡tienes que decirle qué es el Dharma!  No tienes que darle clases, pero debes educarlo cuando él te ataca.

Después de este encuentro con Baba y de recibir la explicación sobre el Dharma yuddha (guerra de rectitud), Rani empezó a explicarle a su esposo sobre el concepto de Guro-discípulo y a tomar en cuenta aquello que Swami le aconsejo, ¡Tienes que educarlo, ese es tu deber! No estás haciendo nada malo, estás haciendo lo correcto. Si haces lo incorrecto, entonces seguro que debes quedarte callada.

Fragmentos tomados de: Cautivadores momentos con el Divino Maestro. Entrevista con la Sra. Rani Subramanian (Rani Maa).

Sic… José Agapito Ramírez Montes (05/02/2021)

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, femenino-masculino, etc), sino que va más allá de lo que atañe a lo terrenal y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido; a lo que tenga que ver con el cosmos conocido y desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *