MÍTICA FIGURA DE JESÚS EL CRISTO

Por: José Agapito Ramírez Montes

En estos días en Venezuela y en más de la mitad de los países que hacen vida en este planeta, se celebra con júbilo y contento el advenimiento de una encarnación Divina que ha dado de que hablar en algo más de dos mil años; me refiero a Jesús, el hombre, quien con férrea voluntad, tesón y disciplina espiritual pudo alcanzar con apenas 25 años de edad, la iluminación. Transformándose así en su corto reinado terrenal, en la conciencia Crística que habría de iluminar con su luz y ejemplo espiritual a las involucionadas conciencias del mundo de hace dos milenios; y aún más, esa conciencia Crística desde Su cuerpo de luz ha seguido derramando sobre la Tierra y a través del tiempo, el legado de sabiduría que le fue propia, y sigue siendo hoy objeto de estudio de aquel que se hizo llamar JESUCRISTO, por muchas de las religiones.

¿Murió Jesús en la cruz tal como se nos ha hecho ver a través de los textos sagrados del cristianismo? ¿Fue Jesús, antes de alcanzar la iluminación, un ser humano común y corriente tal como lo somos todos en este planeta? ¿Se puede alcanzar la iluminación sin necesidad de practicar tantos rituales y tantas fórmulas religiosas? ¿Hubo alguna diferencia entre el Jesús hombre y el poder del hombre devenida en conciencia Crística?    

Jesús El Cristo, es un gran dios al igual que lo somos todos. Y él no es el único hijo de Dios, es uno de los hijos de Dios. Él fue un hombre que se convirtió en Dios, así como como todos nosotros nos convertiremos en Dios. Es decir, él proclamó abiertamente que cada uno es también un hijo de Dios. Él no enseñó otra cosa más que eso. Cada uno es Dios expresando su perfección como hombre.

Jesús es nuestro hermano, no nuestro salvador… Él fue un hombre que llevaba a Dios dentro de su ser, igual que nosotros lo llevamos dentro de nuestro ser. En ese sentido, es bueno que se entienda lo siguiente: Jesús vivió en este plano en un tiempo en donde el hombre no amaba al hombre, sino que lo esclavizaba, y el amor no se consideraba cosa de gran estima. Pero Jesús fue un ejemplo de amor para todo el mundo. Fue ese mismo amor lo que fomentó que lo aclamaran “salvador del mundo”, porque él trajo amor a este plano donde muy pocos lo expresaban, y lo dio abiertamente a cada uno. Él trajo también la enseñanza de que el Padre no es un Dios de enjuiciamiento y castigo, sino un Dios de misericordia, gracia y compasión, y amante de todas las cosas. Desafortunadamente, ese entendimiento ha sido enormemente alterado a lo largo de la historia, por medio de las escrituras de aquellos que menos entendieron las enseñanzas sencillas de esta alma inmaculada.

Jesús amó. Ese fue su grandioso y magnífico regalo a la humanidad. Él proclamó abiertamente que la fuente de ese amor era el Padre que vivía dentro de él, el mismo Padre que vivía dentro de toda la gente. Lo que le dio a Jesús la libertad y el poder de abrazar a toda la humanidad fue saber que el Padre y él eran uno y el mismo. Él apartó todas las ilusiones del ego alterado que le hacían vivir en la hipocresía, y al hacerlo, expresó completamente al Padre que vivía dentro de él. Así, Jesús se convirtió en un Cristo: el hombre expresándose totalmente como Dios; Dios expresándose completamente en el hombre. Eso es lo que el término “Cristo” quiere decir: Dios-hombre, hombre Dios. Un Cristo es todo aquel que se da cuenta de que es Dios, y entonces vive esa verdad.

JESUS SANANDA - UNA AUTOBIOGRAFÍA - PDF Descargar libre
JESÚS (Sananda)

Veamos un poco la opinión de personajes místicos tal como la de Edgar Cayce: —tal vez el más grande de los psíquicos norteamericanos, conocido como “El profeta Durmiente”— quien acerca del significado de las palabras Jesús y Cristo nos dijo:

“Jesús es el hombre: la actividad, la mente, las relaciones que estableció con otros…” “Ustedes son fortalecidos de cuerpo, mente, alma y propósito por ese mismo poder en el Cristo (por ser Dios Encarnado). El PODER, entonces está en el Cristo (Dios). El PATRÓN está en Jesús (el hombre).

¿Qué quiso decir Edgar Cayce con estas alusivas palabras sobre el Maestro Jesús?

Cayce refiere que en la mítica figura del Maestro Jesús El Cristo, están bien diferenciadas dos etapas evolutivas que en Jesús lo identifican en primer término, con el hombre humano y su afinidad con la mente, con lo terreno, con lo dual, con el ego; y en la otra etapa, una vez trascendidas las banalidades propias del mundo terrenal, es el Cristo, el hombre espiritual con luz propia y con una elevada evolución de consciencia; consciencia Crística, quien (per se) se identifica y se define como la Supraconciencia misma (Dios Encarnado).

Otra cita espiritual de importancia histórica sobre el maestro Jesús, nos la refiere Teilhard de Chardin, quien llama el proceso de Jesús engendrando a Cristo, como CRISTOGÉNESIS… El hombre se transforma en lo que realmente es; pierde aquello que no es y se convierte en lo que ES: el hombre se vuelve “Cristo”.

En palabras de Friedrich Nietzsche, desde su libro el Anticristo, veamos qué significa la buena nueva. ¿Qué significa la buena nueva? Significa que se ha hallado la verdadera vida, la vida eterna, no en una promesa, sino que ya existe, está en nosotros; como un vivir en el amor, en el amor sin detracción o exclusión, sin distancia. Cada uno de nosotros es hijo de Dios…; Jesús no pretende absolutamente nada por sí solo; cada uno de nosotros es igual a otro como hijo de Dios… Con una cierta tolerancia en la expresión, podríamos decir de Jesús que era un espíritu libre, rechazaba todo lo dogmático: la letra mata. Todo lo que es dogmático mata. El concepto, la experiencia, la vida, como sólo él la conoce, se opone para él a toda especie de palabra, de fórmula, de ley, de fe, de dogma. Sólo habla de lo más entrañable: vida, o verdad, o luz son las palabras de que se sirve para indicar las cosas más íntimas; todo lo demás, toda la realidad, toda la naturaleza, la lengua misma, sólo tiene para él el valor de un signo, de un símbolo. (fin de la cita de Nietzsche)

YO SOY LA LLAMA VIOLETA - 6º Rayo: El Maestro Jesús. El Maestro más  conocido por todos nosotros es nuestro amado y querido Jesús y sin duda la  religión cristiana es una
Ideas de Jesús

Existe en el común de la gente una inquietante pregunta que nos martilla en el subconsciente y que debe ser respondida por la sabiduría de los duchos Maestros Ascendidos… ¿Fue ascender lo que hizo Jesús cuando resucitó su cuerpo y luego reapareció?

¿Qué nos dice Ramtha El Iluminado sobre el particular? Así es, en verdad, como lo hizo Jesús (Yeshua Ben Joseph). Eso es lo que yo también hice. Es lo que hizo Buda. Es lo que Osiris, Omeka, Yukad y Rackabia hicieron. Y ha habido muchos miles más de los que vosotros ni siquiera has oído hablar. La inmortalidad se alcanza sólo cuando uno acaba con el concepto de la mortalidad. Esta parodia llamada muerte podría ser eliminada por la totalidad de la humanidad si ellos vivieran no en el pasado o en el futuro, sino en la continuidad de este ahora (siempre presente) y si la actitud de vivir fuera más grande que la perspectiva de morir. Esto será eliminado en los años venideros, pues el tiempo dejará de existir y este entendimiento se habrá convertido en una realidad viva dentro de cada uno sobre vuestro plano. Entonces la muerte se habrá convertido en algo sin sentido.

Otra reseña bien importante de Edgar Cayce, es la que nos refiere que Jesús era un hombre del campo, profundamente espiritual y físicamente muy fuerte, ya que, con sólo trece años no tenía ni barba, sacó a los mercaderes del templo solo, un hombre tiene que infundir miedo a hacerlo, y por lo tanto los rabinos que eran los sacerdotes y los jueces, eran o fueron también, los encargados de ejecutarlo. Para salvar a Jesús, a sus familiares y amigos, lo pusieron en una caravana, que sin duda debía ir al centro comercial de la época, que era Egipto. Entonces Jesús se sintió atraído por el centro espiritual de la humanidad, la India.

Dice Cayce que con la ayuda de investigadores de la historio-grafía moderna, estos admiten viajes de Jesús a Oriente. Acerca de esto, desde finales del siglo XIX se publicaron muchos libros. Levi H. Dowling, capellán del Ejército fue un versado en la medicina y la literatura sobre el tema en su libro, ” El Evangelio Acuario de Jesús el Cristo”, publicado en 1908. La periodista rusa Nikolaos Notovich y Dowling tienen exactamente la misma ruta para el camino de Jesús hacia el Este. Sólo este último describe los eventos en más detalle.

“La Vida Desconocida de Jesucristo” de la periodista rusa Nikolaos Notovich, intrigo al mundo científico en 1894. Notovich fue una exploradora rusa que, en el siglo pasado llevó a un grupo de investigadores a los territorios del norte de la India, incluyendo Cachemira y Ladak, una región también conocida como Pequeño Tíbet.

Con trece años de edad, Issa (Jesús), de Jerusalén, se une a los comerciantes y llega a la India para aprender las enseñanzas de los grandes Budas y realzar la palabra divina. Durante seis años enseñó las doctrinas sagradas en diversos lugares del país. Escapar de un intento de asesinato planeado por los sacerdotes brahmanes de la India, que se rebelaron contra él, huye a Nepal y el Himalaya (Tíbet), donde permaneció seis años en los sermones religiosos. A su regreso hizo una estancia en Persia, donde los sacerdotes no lo aceptaron. A los 29 Issa vuelve a Judea. (fin de la cita de Edgar Cayce)

En opinión del Maestro Ascendido Ramtha éste nos dice que Jesús procedía de una casa real, y su trabajo fue la transmutación de ser el hijo del hombre a ser el hijo de Dios. Ese fue su trabajo, pero él tenía pasión por ello. En ese sentido, cabe preguntarse ¿cuál es la mística de Cristo? Cristo significa el Cristo, saber. Lo que eso significa es que él sabía algo. Lo sabía y lo vivió.

Muchas personas pueden saber cosas filosóficamente, teóricamente, pero no las viven. Por algún motivo, se separan de su propio saber. Viven en una especie de psicosis, en un área de su mente en la cual saben, pero nunca viven su saber pues, por alguna razón, el vivir está separado de su saber. Escucharás a personas que dicen – y yo te he escuchado a tí decirlo-: “Dentro de mí lo sé muy bien. Sé cuál es la verdad, pero no la vivo.” ¿Por qué? ¿Hay acaso algún elemento en tí que diga que la verdad ya es una verdad si se acepta y entonces eso no te deja vivir aquello que sabes? Qué concepto tan interesante. ¿Por qué sabes tanto y lo vives tan poco?

Entonces, ¡es la parte de tu vida que conlleva acción la que es interesante! Yo te lo diré, arguye Ramtha: tu imagen y tu cuerpo son lo que es interesante para tí, y de alguna manera, aquí en esta pequeña caja tienes el gran saber que al parecer adoras, pero en el que nunca te has tenido que convertir. La razón por lo que amas a Cristo es porque Cristo se jugó el todo por el todo. Fue un hombre que lo arriesgó todo y estuvo dispuesto a vivir su verdad de tal manera que la idea de ser el hijo del hombre se volvió espantosa para él, pues se dio cuenta de que los hijos y las hijas de los hombres y las mujeres viven la vida, pero los hijos y las hijas de Dios se abstienen de hacerlo.

Lo amamos porque fue un hombre valiente. Lo idolatramos porque él hizo lo que nosotros no pudimos hacer, lo que hubiéramos deseado poder hacer, pero que la mayoría de la gente nunca hizo, porque su mayor temor es la muerte. El mayor temor es la muerte, y eso puede ser la muerte de una imagen, la muerte de una relación, la muerte de una familia, la pérdida de un apoyo económico. La muerte es una cosa temible: la pérdida de la juventud, la pérdida de la belleza, la pérdida de las extremidades. Y si tú tomas todo eso y buscas cuál es el común denominador, encontrarás que es la pérdida, es la muerte.

Conciencia Crística

Entonces, ¿cuánto más grandioso que tú pudo haber sido Cristo? Él fue una entidad que lo arriesgó todo, todo. Porque cuando alguien, como Poncio Pilatos, te dice: “te perdonaré la vida si te retractas”, tú recapacitas y piensas… “Lo único que tengo que hacer es decir lo siento, lo único que tengo que hacer es declararme ignorante, y si lo hago, entonces salvaré mi vida.” Pero una gran mente como la de un Cristo sabe que una vez que prostituimos la verdad por las sutilezas de la vida, ya estamos muertos.

De todas las citas mencionadas se infiere que todos somos Dios, y que el Cristo es tu oportunidad, pero tú haces surgir de la nada una especie de terror espantoso. Podría tratarse simplemente de dominar esta parte tan importante de tu vida, tu imagen, tu cuerpo; un Cristo podría ser simplemente incorporar esa hermosa verdad en una luz viviente. Podría ser así de fácil. ¿qué tan fácil es eso? Bueno, podría ser tan fácil como decir: “¿Qué tengo que perder? Tal vez lo gane todo. ¿Qué puedo perder al cambiar? ¿Qué puedo perder si renuncio a la ilusión de este mundo? ¡Qué puedo perder si renuncio a mi ignorancia superficial! Tal vez lo que gane sea conocimiento y libertad.” Pero luego tu mente se pone a trabajar y dices “Sí, pero si renuncias a eso, atente a las consecuencias.” Ahora sabemos por qué los Cristos fueron tan escasos, porque renunciaron a todo. Cuando estás dispuesto a morir por lo que sabes, es el momento en que verdaderamente estás más vivo.

El objeto de la enseñanza fue decir que nadie necesita adorar una idea o un sueño mental nunca más. El Cristo no es un ídolo al que adorar, sino un ideal al cual amar y admirar y en el cual inspirarse. Es, a decir de Swami Vivekananda, el “ideal elegido” que nos hará ver la verdadera realidad.

¿Cuál es la diferencia entre Jesús y nosotros? La diferencia entre nosotros y Jesús es que Jesús sabía que él había nacido para ser Dios, así que su vida estuvo dedicada a ser el hijo de Dios, aunque nació de un hombre. Y cuando fue débil reconoció: “Es mi humanidad, no es el Padre que está dentro de mí. El Padre que está dentro de mí es la inteligencia que todo lo sabe y todo lo conoce”.

Felices Pascuas… Feliz Navidad!

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, femenino-masculino, etc), sino que va más allá de lo que atañe a lo terrenal y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido; a lo que tenga que ver con el cosmos conocido y desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *