HERMANDAD ESENIA Y JESÚS, MARÍA, JOSÉ – Y MAESTROS DEL LEJANO ORIENTE

Por: José Agapito Ramírez Montes

El mensaje que a continuación les hago llegar conlleva en su propósito una serie de indagaciones sobre la hermandad esenia y el rol y protagonismo que jugaron en esa hermandad Jesús, María y José. Dado que lo que se ha escrito en los textos antiguos sobre las andanzas espirituales de estas santidades, desdicen mucho de las verdades eternas, porque existe mucha distorsión y soterrados intereses que a conveniencia han modificado la esencia y el verdadero sentido de lo que ocurrió en los tiempos en que Jesús, María y José, hicieron presencia terrenal en este plano. Además se incluyen unos cortos mensajes de los Maestros del Lejano Oriente/Grandes Maestros de Los Himalayas, quienes se encuentran haciendo vida espiritual  con austeridades bastante precarias, en muchos pueblitos que se encuentran diseminados a través de las Altas Cumbres Himalayas de Bután, China, Tíbet, Persia y de grandes porciones de la India.

Tales Maestros de los Himalayas aceptan que Buda representa el Camino a la Iluminación, aunque afirman claramente que Cristo ES Iluminación, o un estado de conciencia que todos nosotros estamos buscando “la Crística Luz de cada individuo; por tanto, la Luz de cada criatura que nace en el mundo”…

En este artículo, que considero sea de mucho interés para los buscadores de la verdad me propongo aclarar un poco lo que no se ha dicho y lo que se ha dejado de decir sobre el nacimiento de Jesús, y lo que María, dada su inmortalidad, tuvo que vivir con la concepción de su hijo primogénito, Jesús El Cristo. Para muchos cristianos no es conveniente que se sepa que María, un ser inmortal, engendró y tuvo a Jesús por vía interdimensional sin que hubiese tenido contacto físico con José; o sea, no nació de la fecundación de un óvulo por un esperma… Estas y otras interesantes verdades serán develadas en el desarrollo de este escrito, y es el caso de que de antemano sé la incomodidad y el escepticismo ante la luz de estas verdades, de muchos creyentes de la religión cristiana, que de buenas a primera, por miedo o por el arraigo de viejos dogmas, no les será fácil aceptar lo que escribo en este artículo; porque es mucho más fácil destruir un átomo que un preconcepto.   

Hay muchas verdades que en el tiempo transcurrido de más de dos milenios han permanecido veladas en el baúl de los recuerdos, y aún hoy los detractores de las verdades eternas buscan a toda costa y se oponen con rayana ferocidad, para que estas verdades no sean develadas y no se sepa a ciencia cierta la prístina verdad.

Dice un sabio axioma: “con la verdad no se teme ni se ofende”…  Podrán pasar miles y miles de años y por más que sea ocultada la verdad de lo acontecido en las distintas eras, siempre se abrirá un portal de luz que develará lo que se ocultó sibilinamente con fines exprofesos; “la mentira tiene patas cortas”

Hace 13.000 años ocurrió una perturbación en la Tierra provocada por nosotros, que ocasionó nuestra caída de conciencia hasta el nivel más remotamente profundo en el que nos encontramos ahora. Actualmente los humanos pensamos que somos lo más grande que haya habido jamás en la Tierra. Y esa falta de integridad se debe a nuestro ego, que nos hace ver una falsa realidad al pensar que somos superiores en el universo… En realidad, somos como chinches, pues nos encontramos en el nivel más bajo de conciencia en el que se pueda estar.     

A continuación, les dejo un mensaje que por su interesante relato tiene un alto agregado de las andanzas terrenales del Maestro Jesús y de sus progenitores María y José. Ya que es mucho lo que se ha dicho y escrito sobre la conciencia Crística, en Jesús el hombre, quien desde hace 2.000 años inundo con su luz y ejemplar aventura terrenal a todo el planeta; pero, ¿qué se ha dicho sobre la verdad de la inmaculada María y sobre el carpintero José?

El tema que voy desarrollar tiene muchas verdades que durante más de dos milenios fueron ocultadas o solapadas, y no fueron dadas a conocer por las muchas religiones que tienen su asiento teológico en los mensajes religiosos de Jesús, María y José. Es decir, en este artículo se van a tocar temas que despertarán dudas y escozor en muchas personas, y acierto en otras pocas; pero el caso es que ya llegó el momento de que se sepa toda la verdad de aquello que permaneció oculto por muchos milenios…

Bien, comencemos con lo que se va a desarrollar en el tema… La Iglesia en sus inicios y a través del tiempo cambió el Simbolismo Cristiano.Cuando se regresan y se estudian realmente algunos de los escritos antiguos, nos encontramos que hubo un gran cambio en la religión Cristiana, que ocurrió aproximadamente después de 200 años en que murió Cristo. De hecho, durante 200 años él no era muy conocido en ese tiempo en la Iglesia Griega Ortodoxa, que erala iglesia de mayor influencia en esos días. Y luego la religión cristiana hizo muchos cambios; ellos descartaron muchas creencias, agregaron otras y cambiaron cosas para satisfacer sus necesidades. Una de las cosas que cambiaron era un símbolo muy importante. Regresando al tiempo de Cristo, en todo lo que hemos sido capaces de leer, Cristo no fue conocido como el pez, sino como el delfín. Fue cambiado de delfín a pez durante la edición de los Griegos Ortodoxos. Hoy Jesús se conoce como el pez, incluso los cristianos modernos usan el pez para representar la Cristiandad. Adicionalmente, la Iglesia Griega Ortodoxa removió también de la Biblia todas las referencias sobre la reencarnación, que previamente eran completamente aceptadas como parte de la religión cristiana.

En medio del Kali Yuga, hace 2000 años, fue el tiempo de Jesús y en ese tiempo los humanos estaban profundamente dormidos y roncando. Las personas en el Kali Yuga que leen libros y otros estudios escritos anteriormente, en un periodo más despierto, tenían problemas para comprender plenamente sobre lo que estaba escrito. ¿Por qué? Porque estaban relativamente inconscientes; se encontraban en piloto automático. Esta es la razón por la que las culturas en todo el mundo, no solo en Egipto y Sumeria, se degeneraron hasta que cesaron. Justo ahora estamos a punto de despertar plenamente y de conocer la verdad de nuestros seres. Demás está decir que actualmente existe un consenso planetario para el despertar de conciencias, que se hace cada vez mayor.

Ya abolida la designación de reyes, como gobernantes de Egipto, y una vez que recayó sobre Akenatón su designación como el primer faraón egipcio, él en ejercicio del poder cambió todo inmediatamente; borró todo lo que tuviera que ver con la vieja forma y le hizo saber mediante decreto al pueblo egipcio quienes adoraban a todo tipo de dioses paganos que: “No necesitaban sacerdotes; pues Dios está dentro de ustedes. Solo existe un Dios y pueden acceder a Dios desde ustedes mismos.” Esta filosofía religiosa de que solo existe un solo Dios, promovida por Akenatón, le concito muchos enemigos y lo tildaron igual que a Jesús como “el criminal”. Lo llamaron el peor rey que hubiera vivido, debido a su enseñanza de que solo existía un solo Dios. “En esta nueva religión, promulgo Akenatón, no vamos a tener más mentiras, no más falsedades. Y vamos a cambiar nuestro arte para que refleje la verdad total”.

Akenatón abrió la Escuela de Misterios Egipcia de Akenatón, la Ley de Uno, y en esa escuela que empezó con 700 discípulos su lema de enseñanza consistía en alcanzar la inmortalidad, después de pasar 17 años de rigurosos estudios. A tal fin, lo que es importante destacar aquí es un hecho: Akenatón desarrolló la Escuela de Misterios Egipcia de Akenatón, la Ley de Uno, y como resultaron las cosas él tuvo solamente 17 años y medio para producir resultados. El formó estudiantes de la Escuela de Misterios del Ojo Izquierdo de Horus (el lado femenino), graduados que tenían cuando menos 45 años de edad. Esta información del ojo derecho nunca había sido enseñada antes en Egipto. Les enseñó durante doce (12) años, y después de los cuales solo disponía de cinco (5) años y medio para ver si podía llevarlos a la inmortalidad. ¡Y lo logro! Llevó cerca de 300 personas hacia la inmortalidad. Y se piensa que todos o casi todos, eran mujeres. Entre esas 300 mujeres que adquirieron la inmortalidad es importante señalar que una de ellas era María.  

Después de que Akenatón (primer faraón de Egipto) se fue, los 300 Egipcios Inmortales que salieron de la Escuela de Akenatón “Ley de Uno”, se unieron a la Hermandad Tat1 y esperaron aproximadamente desde 1350 A.C. hasta cerca del año 500 A.C; es decir debieron esperar como 850 años más o menos. Después emigraron hacia un lugar llamado Masada, Israel, y formaron la Hermandad Esenia. Incluso, hoy Masada es conocida como la capital de la Hermandad Esenia. Estas 300 personas se convirtieron en el círculo interno de la Hermandad Esenia y 92 personas mayormente ordinarias formaron el círculo externo, que se volvió muy grande. En el círculo interno es importante resaltar la presencia de María y en el círculo externo es dable señalar la presencia de José el carpintero; futuros padres de Jesús.  

1 Hermandad Tat: Estuvo compuesta por personas físicas que son los protectores y guardianes en los templos sagrados, y estuvo dirigida por Tat, hijo de Thoth. Escondidos detrás de la Hermandad Tat actual, están los maestros ascendidos.

María, la madre de Jesús, fue uno de los miembros del círculo interno de la Hermandad Esenia. Ella era inmortal incluso antes de que Jesús lo fuera. José provenía del círculo externo. Esto es de acuerdo con la información suministrada por Thoth El Atlante; no está escrito en los registros antiguos. Era parte del plan egipcio que el siguiente paso sería traer a alguien que demostrara exactamente cómo volverse inmortal, comenzando como un humano ordinario, poner la experiencia en los registros Akásicos y hacerlo real. Alguien tenía que hacerlo…

De acuerdo con Thoth, María y José se unieron interdimensionalmente (de lo que se hablara con más detalles en otro artículo) para crear el cuerpo de Jesús, lo que permitiría que entrara su conciencia desde un nivel muy alto. Cuando Jesús encarno aquí, comenzó su vida en la Tierra como humano, como cualquiera de nosotros. Él era totalmente humano. Y a través de su propio trabajo interno se transformó al estado inmortal a través de la Resurrección, no a través de la Ascensión, y puso dentro de los registros Akásicos la forma exacta para hacer esto. Esto es de acuerdo con la información suministrada por Thoth El Atlante, y fue planeado mucho tiempo antes de que ocurriera tal acontecimiento.

La finalidad de todo ese sagrado proceso de fecundación entre María y José por vía interdimensional, y el posterior nacimiento de una elevada conciencia como la de Jesús, había que hacerlo, para corregir el camino que nuestro ADN colectivo había codificado dentro de la Realidad de muchos milenios. Adicionalmente, se necesitaba poner dentro de los registros akásicos el recuerdo del propósito sagrado que sostenía la Conciencia Crística.

Es importante dejar en claro que cuando María decide tener a Jesús, por mandatos divinos, a pesar de que ella era una persona común como cualquier otro mortal, como ya se dijo, ella era además un ser inmortal, por haberse hecho acreedora de la inmortalidad, al haberla adquirido 1.350 años antes de que se decidiera el alumbramiento de Jesús; debido a las enseñanzas que le fueron impartidas en Egipto en la Escuela del faraón Akenatón “Ley de Uno”.  

En esta corta reflexión se le dará sentido, en términos sencillos y de fácil comprensión, a la concepción interdimensional de Jesús por María sin que hubiera entre María y José la fecundación de un óvulo por un esperma. Es decir, entre María y José no hubo contacto físico alguno y solo hubo la intervención de María, quien con su inmortalidad pudo hacer posible que por vía interdimensional se pudiera concebir y engendrar el nacimiento de Jesús. ¿Intervino José en la fecundación de esta concepción? Sí, intervino, pero lo hizo por vía interdimensional… Ante este acontecimiento que se ha ocultado por muchos siglos cabe preguntarse lo siguiente: ¿Cómo fue la concepción de Rama, Krishna, Buda y más reciente la de Sai Baba? Ellos fueron concebidos por madres que en lo espiritual eran muy evolucionadas, y lo que se dijo de un ángel que se apareció o de una luz que entro en su ser y fue a partir de ese momento que surgió la fecundación, ello no se niega o se descarta, porque a pesar de lo que afirmo en este mensaje y que puede ser visto con escepticismo o negativa por muchos de los que lo lean, este acontecimiento de fecundación por vía interdimensional tiene mucho de verdad y es lo que los adelantos de la ciencia, actualmente, y a pesar de no darle su debida publicidad, tratan de confirmarlo y de darle la veracidad que se merece…

“Cristo nació de esta manera. María, su madre, la Gran Madre, percibió el ideal (Concepto Inmaculado); ideal que mantuvo en la mente, y después lo concibió en el suelo del alma, manteniéndolo allí por un tiempo, exteriorizándolo después como el Perfecto Cristo Niño, Primer Nacido, el Único Bienamado, el Hijo de Dios. Él fue nutrido y protegido; y le fue dado lo mejor de su madre; fue cuidado y querido hasta que creció de la niñez a la edad adulta.

Es así como llega el Cristo a todos nosotros; primero plantado como un ideal en el suelo del alma -la parte central donde reside Dios-, sostenido en la mente como un perfecto ideal, y exteriorizado entonces, o nacido, como el perfecto Hijo, la Conciencia Crística.

Se ha creído imposible que el hombre obtenga su pan cotidiano directamente de lo Universal, que venza a la muerte y realice los mismos milagros que Jesús realizó sobre la tierra. Pero en boca de los Grandes Maestros del Lejano Oriente, dicen éstos y lo han demostrado, que todo esto forma parte de su vida diaria. Ellos obtienen toda cosa necesaria para sus necesidades diarias directamente de lo Universal, incluyendo alimentos, vestidos y dinero. Han triunfado de tal modo sobre la muerte que, muchos de ellos ahora vivos, tienen unos quinientos años de edad, tal como ha sido probado por sus documentos.

En palabras de un hindú quien es muy elevado en conciencia, tal como fue la de Jesús de Nazaret, y a quien llamaremos Emilio, me permito tomar el mensaje que le trasmitió a una expedición de buscadores de la verdad, ocurrida el año 1.894 en los Himalayas, y la cual fue dirigida por el norteamericano Baird T. Spalding, cuyo nombre llegó a ser legendario en los círculos metafísicos y de la verdad, en la primera mitad del siglo XX.

El fragmento que se refiere a lo que dijo el Maestro Emilio sobre Jesús El Cristo es un mensaje que, por su importancia y relevancia religiosa, es de gran significado y trascendencia espiritual. Este mensaje lo tome del libro “Vida y Enseñanzas de los Maestros del Lejano Oriente”, de Baird T. Spalding, cuya publicación se hizo el año 1.924.

He aquí el mensaje del Maestro Emilio, una persona humilde, sencilla y con una gran conocimiento y sabiduría de las cosas de Dios, al referirse a las celebraciones navideñas en Occidente del advenimiento de Jesús El Cristo…

… Para nosotros este día 24 de diciembre significa más; para nosotros este día no sólo significa el advenimiento al mundo de Jesús, el Cristo, sino que también tipifica el nacimiento del Cristo en cada conciencia humana. Este Día de Navidad significa el nacimiento del Gran Maestro e Instructor, el Gran Liberador de la humanidad, de las ataduras y limitaciones materiales.

Para nosotros, esta Gran Alma vino a la tierra para mostrar con mayor plenitud el camino hacia el verdadero Dios, el gran Omnipotente, Omnipresente, Omnisciente Uno; para mostrar que Dios es Bien, todo Sabiduría, todo Verdad, Todo en Todo.

Este Gran Maestro, que vino a este mundo en este día, fue enviado para mostrar con mayor plenitud que Dios no solamente existe fuera de nosotros, sino que reside en el interior. Él nunca está ni puede estar separado de nosotros o cualquiera de sus creaciones.

Siempre es un justo y amante Dios. Él es todas las cosas. Conoce todas las cosas. Conoce todo y es todo Verdad. Aunque tuviera Yo la comprensión de todos los hombres juntos, Jesús está más allá del poder de mis palabras expresadas, incluso en forma humilde, lo que este Sagrado Nacimiento significa para vosotros”.

“Estamos plenamente convencidos, y esperamos que también vosotros lo veréis, que este Gran Maestro e Instructor vino a nosotros para que pudiéramos tener una mayor comprensión de la vida sobre la tierra; para que entendamos que todas las limitaciones mortales son obras de los hombres, y no deberían interpretarse de otra manera.

Sabemos que el mayor de todos los instructores vino a mostrarnos más plenamente que el Cristo en Él -por medio de quién hizo sus poderosas obras-, es el mismo Cristo que vive en vosotros, en mí, y en toda la humanidad; y que podemos, aplicando sus enseñanzas, hacer las obras que Él hizo, y aún mayores. Nosotros creemos que Jesús vino a mostrarnos más plenamente que Dios es la gran y única Causa de todas las cosas, que Dios es Todo”.

En la continuación de sus palabras sobre el Maestro Jesús, continúa diciendo Emilio “Soy de la opinión de que lo que enseñó Jesús vino a Él como directa revelación de Dios, como no hay duda que llegó a otros grandes instructores. ¿No son acaso todas las cosas de Dios, y lo que un ser humano puede hacer, no puede ser hecho por todos?

Nosotros creemos que vosotros estaréis convencidos que Dios está siempre deseoso y listo para revelarse Él mismo a todos los hombres, de igual forma que se ha manifestado a Jesús y otros. El único requisito necesario es que cada uno desee que Dios se manifieste.

Creemos con toda sinceridad que todos fueron creados iguales; que todos los hombres son uno sólo; que las grandiosas obras hechas por Jesús pueden ser, y serán, hechas por todos. Vosotros podréis ver que no hay nada misterioso en estas obras. El misterio está solamente en los conceptos mortales del hombre sobre ellas”… (fin de la cita del Maestro Emilio).

Consultas: “Flor de la Vida, Volumen I”, Drunvalo Melchizedek. “Vida y Enseñanzas de Los Maestros del Lejano Oriente , I, II, II”, Baird Spalding

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, femenino-masculino, etc), sino que va más allá de lo que atañe a lo terrenal y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido; a lo que tenga que ver con el cosmos conocido y desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *