EL HOMBRE ES CADA VEZ MÁS TERCO Y SOBERBIO

Por: José Agapito Ramírez Montes

Han sido infructuosas las advertencias que se le han hecho a los líderes mundiales de las potencias más desarrolladas, por seres cósmicos de otros planetas y de otras dimensiones más evolucionadas y más elevadas que la terrena. La soberbia y terquedad se ha entronizado de tal forma en la psique de los líderes de las naciones más desarrolladas, que no hay peor sordo que el que no quiere oír ni peor ciego que el que no quiere ver. En vista de esta delicada situación, que no solo compete a los que hacen vida en el planeta Tierra sino que compete y perjudica al resto de los mundos que hacen vida en esta galaxia, esos líderes, ya fueron alertados en su momento, por esos seres intergalácticos que se han dado a la tarea de ayudar al planeta y a la humanidad, a fin de que el mal mayor que se avecina no sea tan desbastador como se dice que lo será. En tal sentido, pongamos atención al diagnóstico que se hace sobre la caótica situación terrenal.

La información que se relata en este mensaje fue producto de lo que seres de mundos más elevados le trasmitieron a José Trigueirinho Netto, y el cual quedó muy bien reseñado en el libro “ERKS, Mundo Interno”. El amado y reconocido instructor José Trigueirinho Netto falleció el 15 de septiembre de 2018, a los 87 años de edad, en la comunidad de Carmo da Cachoeira, en Minas Gerais, Brasil, fundó la Comunidad-luz Figueira, donde vivió los últimos 30 años de su vida.

En esa comunidad, años más tarde, la comunidad le dio un espacio para la manifestación del Centro Mariano de Figueira, donde la Madre Divina se presentó como Nuestra Señora de Figueira.  

Bien, empecemos por analizar lo que nos dice José Trigueirinho, explorador incansable de lo desconocido, quien en vida no dejo de preguntarse sobre la matriz original de los seres que habitan este planeta, el origen del universo y el cosmos, y sobre los diferentes mundos y realidades que existen en otros planetas y en diferentes dimensiones…

Aunque la mente del hombre alcanzó niveles superiores, sin duda, él permanece todavía morbosamente ligado a la fase instintiva de su propia naturaleza. Por tanto, necesita motivación superior para avanzar. En lugar de valerse de las técnicas superiores a las cuales ya puede tener acceso para elevarse en la escala de la evolución, el hombre se pone en contacto con ejercicios que trabajan con instintos primarios y técnicas arcaicas que no tienen más valor o vigencia. El instinto del Bien fue desvirtuado, y en eso está la causa principal de la inseguridad planetaria.

Las criaturas de este tercer plano se dejaron llevar por una predisposición atávica a vivir según los sentidos inferiores, reaccionando ante el mundo externo a través del placer y del dolor, y sometiéndose a esa dualidad. Así prepararon sus propios patrones de conducta. Más, no ocurrió lo mismo con los autoconvocados porque ellos hicieron otro trabajo, y en su trayectoria evolutiva están desarrollando las propias fuerzas. La armonía es necesaria, y el bienestar nos conduce a ella. Pero eso puede confundirse con placer. El placer produce una insatisfacción crónica, una ansiedad eterna y una sed insaciable. Están los que creen que la única batalla es aquella contra el dolor, y que lo demás no cuenta. Empero, no saben lo que representa la batalla contra el sentido del placer.

La situación de la tierra, a decir de esos elevados seres, está de tal forma que al hombre no le importa quién sucumba, ni los medios usados para concretar los fines que anhela. De ese modo, es automáticamente perseguido por otros hombres, en el afán de conseguir medios propicios para lograr el propio placer. Así vienen las enfermedades incurables, el dolor, la tristeza y la muerte que se observa alrededor; ¿es el covid-19 un subproducto de la arrogancia humana? Cuando están sumergidos en el placer, el dolor los consume e ilusoriamente tratan de no verlo. Para tranquilizarse, sueñan con la inmortalidad y con la panacea curativa.

A través de la vehemencia con la cual consiguen ciertas formas de comodidad y bienestar puramente sensorial, lo cual ya constituye una tendencia intrínseca en la naturaleza de la especie humana, seccionan la esfera energética del planeta, repartiéndola en pedazos. Ciegamente, intentan apoderarse de la energía cósmica de la vida, sin conseguirlo. Para institucionalizar el bienestar material establecen principios rígidos a la propiedad privada solo para el goce y disfrute de unos pocos.

Así, los recursos naturales, expresiones de la energía del tercer plano, sabiamente manifestadas en función de la armonía esencial del universo para servir de sustentación y complementación de las metas de la evolución, se convirtieron en propiedades de algunos. Les sirven para adquirir y mantener el propio estado de bienestar egoísta. Eso fue lo que, al principio tímidamente, con el tiempo evolucionó hacia formas cada vez más alienantes, regularizadas por el ejercicio de nuevos métodos, creados por el hombre.

Los recursos naturales, otorgados por la Gracia del Creador, son incluso hoy vendidos a quienes pueden pagar por ellos, o sea, a quienes puedan dar a cambio de ellos papeles sellados, cuya cantidad varía según un “precio” estipulado. Esos “precios” son determinados por caprichos humanos, o por la triste y conocida “ley de la oferta y la demanda” : Así, los billetes o el dinero se convirtieron en el medio de intercambio entre los terrestres.

Esa práctica absurda comienza a forjarse al mismo tiempo que los hombres dedican buena parte de sus años a acumular dinero, a través del dominio de los demás, de los ardides y de la explotación de los recursos naturales, olvidando totalmente el desarrollo de los propios “sentidos superiores”. Al permanecer éstos inactivos, no pueden indicar al hombre otras realidades, salvo la de las sensaciones. Mediante sus “fortunas”, algunos seres humanos mantuvieron un número creciente de semejantes a su servicio, lo que reprodujo hasta el infinito la relación de trueque de esfuerzos humanos por dinero. Así, desligados de otras concepciones, se lanzaron insaciablemente a satisfacer sus instintos alienados. Por no desarrollar sus facultades superiores, permanecieron prisioneros de las inferiores. Esa situación diferencia hoy a los hombres, induciéndolos a luchar en condiciones de desigualdad.

Desde el punto de vista cósmico, del Todo, esta situación mundial actual es considerada caótica. El hombre es cada vez menos auténtico, menos ligado a lo que es esencial. Con la transformación propuesta por los procesos que se están presentando, el hombre experimentará una nueva manera de sentir y de comportarse. Sabrá hasta dónde lo conduce esa preparación, que coincidirá con el despertar del consciente derecho. El despertar, en todos sus aspectos, lo induce a vivir en un Ideal Cósmico, por sentirse integrado a Él. El método consiste en modelar la actividad humana usando los procesos naturales de estimulación, introduciendo el sagrado principio de la “libre determinación”. Lo que está exponiéndose implica la elección de la Ley del Libre Albedrío, que, aunque se la use una sola vez, de hecho, debe ser usada.

“Hay más cosas en el cielo y en la tierra de lo que tu filosofía supone.” (Shakespeare)

Consultas: “ERKS, Mundo Interno”, José Trigueirinho. “Un mundo Interno”

Sic… José Agapito Ramírez Montes

VibraCosmos

Los artículos que se publican en Vibracosmos no están circunscritos a lo que está determinado y a lo que rige con mucha fuerza en esta tercera dimensión. Una dimensión en la que priva con mucha fuerza y dominio la polaridad, la dualidad, el sentido de separación y el egocentrismo a ultranza. En otras palabras, estos mensajes y las publicaciones que se difunden van más allá de lo que atañe a lo terrenal y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la 4ta, 5ta, 6ta y 7ma dimensión. La verdad de lo que no se publica en las redes y medios impresos de gran poder mediático mundial, aquí en este blog tienen la relevancia, difusión y la caja de resonancia que se merecen. El saber y todo lo que tenga que ver con el Universo conocido y desconocido, es el interés que tiene Vibracosmos para que ese conocimiento y la verdad de lo que se nos oculta, llegue equilibradamente y por igual hasta todos los rincones del planeta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.