¿Se pasa por un túnel de luz al morir? ¿Qué es el Cuerpo Astral?

En un artículo reciente en donde se trato, ¿qué ocurre después de la muerte?, hice mención del mundo Astral, y que en opinión del Yogui Ramacharaka el mundo Astral es una forma de materia mucho más sutil que la materia física. Ahora, veamos lo que opina la psiquiatra e investigadora Annie Kübler Ross y la diferencia que existe de vivir una experiencia en el umbral de la muerte y la muerte definitiva.

Cuando alguien tiene una experiencia del umbral de la muerte, puede mirar esta luz sólo muy brevemente. Es necesario que vuelva rápidamente a la tierra, pero cuando uno muere, quiero decir morir definitivamente, este contacto entre el capullo de seda y la mariposa podría compararse al cordón umbilical («cordón de plata») que se rompe.

Después de este rompimiento ya no es posible volver al cuerpo terrestre, pero de cualquier manera, cuando se ha visto la luz, ya no se quiere volver. Frente a esta luz, os dais cuenta por primera vez de lo que el hombre hubiera podido ser.

Vivís la comprensión sin juicio, vivís un amor incondicional, indescriptible. Y en esta presencia, que muchos llaman Cristo o Dios, Amor o Luz, os dais cuenta de que toda vuestra vida aquí abajo no es más que una escuela en la que debéis aprender ciertas cosas y pasar ciertos exámenes. Cuando habéis terminado el programa y lo habéis aprobado, entonces podéis entrar en esos planos de luz.

Actualmente estamos ya en un nuevo tiempo de valores espirituales (en oposición a los valores materiales), aunque no hay que identificar la expresión valores espirituales con religiosidad. Se trata más bien de una toma de conciencia, de la comprensión de que existe algo mucho más grande que nosotros que ha creado el universo y la vida, y que en esta creación representamos una parte importante y bien determinada que puede contribuir al desarrollo del todo.

En el momento del nacimiento cada uno de nosotros ha recibido la chispa divina que procede de la fuente divina. Esto quiere decir que llevamos una parte de este origen, y gracias a ello nos sabemos inmortales.  Mucha gente empieza a comprender que el cuerpo físico no es más que una casa, un templo, como nosotros solemos llamarle, el «capullo de seda» en el que vivimos durante un cierto tiempo hasta la transición que llamamos muerte. Cuando llega la muerte abandonamos el capullo de seda y somos libres como una mariposa.

¿Existe lo que muchos que han estado en el umbral de la muerte, un túnel de luz? ¿Una vez desencarnados somos, en verdad recibidos en la fuente de luz, por cercanos familiares? ¿Podemos también ser recibidos por Jesús, María u otros seres de luz? Sobre el particular dice, Annie Kübler, que los desencarnados pasan por una transición visual muy bella, digamos una especie de túnel, nos acercamos a una fuente luminosa que muchos de nuestros enfermos han descrito y que a mí me fue dado a conocer. En presencia de esta luz, que la mayoría de los iniciados de nuestra cultura occidental llaman Cristo, Dios, Amor o simplemente Luz, estamos envueltos en un amor total e incondicional de comprensión y de compasión.

En esta luz que muchos llaman Cristo o Dios es también imposible ser condenado puesto que Él es amor absoluto e incondicional. En presencia de esta luz, rodeados de compasión, de amor y de comprensión, debemos revisar toda nuestra vida para evaluarla. Todos llevamos el sello divino. Recibimos ese don hace siete millones de años y, además del libre albedrío, también recibimos la capacidad de abandonar el cuerpo y no sólo en el momento de la muerte, sino también en momentos de crisis durante un agotamiento, en circunstancias extraordinarias, así como en diferentes fases del sueño.

El mundo Astral (plano astral) para algunos autores, nos refiere el Yogui Ramacharaka, se denomina a toda la serie de planos que desde el mundo físico se suceden hasta el plano espiritual, exclusive. Cuya naturaleza es un arcano para la mente del hombre vulgar. También se define por otros tratadistas como los planos inferiores del mundo astral que están más cercanos del mundo físico. Y los autores antiguos definían el mundo Astral, al conjunto de planos que desde el físico se suceden hasta el plano espiritual, ambos extremos excluidos. En tal sentido, el mundo astral consta así de numerosos planos y subplanos que se extienden en serie ascendente desde el más cercano al mundo físico hasta el más cercano al mundo espiritual. Entre estos dos extremos se puede observar innumerable variedad de fenómenos y fases de existencia. Resultado de imagen

En los subplanos inferiores del mundo astral se manifiestan las actividades psíquicas llamadas clarividencia, clariaudiencia, telepatía, psicometría, etc. También se manifiestan en estos subplanos inferiores ciertas formas de ectoplasmas, espectros y otras apariciones de almas desencarnadas que a veces perciben el hombre y algunos animales.

Así mismo actúan  y se mueven  en estos subplanos los seres humanos vivientes en el mundo físico que se desprenden temporalmente de sus cuerpo físico durante el sueño o el éxtasis, o deliberadamente. En otros subplanos se manifiestan los fenómenos psíquicos, las formas de pensamiento, las ondas y nubes mentales que influyen en la mente y el ánimo de quienes tienen su misma tónica psíquica.

¿Cuáles son los peligros que acechan a las almas desencarnadas en los subplanos inferiores del mundo Astral? En el próximo artículo trataremos el peligro que representan algunos subplanos inferiores del mundo o plano Astral, en la que se encuentran entidades repulsivas y desagradables para el desencarnado u  hombre inexperto.

Consultas: La muerte un amanecer, Elisabeth Kübler Ross. La vida después de la muerte, Yogui Ramacharaka.

Jose Agapito Ramírez Montes

Imagen Google: neoclubpress.com;  vignette1.wikia.nocookie.net

VibraCosmos

Los artículos que se publican en Vibracosmos no están circunscritos a lo que está determinado y a lo que rige con mucha fuerza en esta tercera dimensión. Una dimensión en la que priva con mucha fuerza y dominio la polaridad, la dualidad, el sentido de separación y el egocentrismo a ultranza. En otras palabras, estos mensajes y las publicaciones que se difunden van más allá de lo que atañe a lo terrenal y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la 4ta, 5ta, 6ta y 7ma dimensión. La verdad de lo que no se publica en las redes y medios impresos de gran poder mediático mundial, aquí en este blog tienen la relevancia, difusión y la caja de resonancia que se merecen. El saber y todo lo que tenga que ver con el Universo conocido y desconocido, es el interés que tiene Vibracosmos para que ese conocimiento y la verdad de lo que se nos oculta, llegue equilibradamente y por igual hasta todos los rincones del planeta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.