LA ASCENSIÓN Y LO QUE OCURRE CON EL ALMA Y LA MUERTE

Por: José Agapito Ramírez Montes

Es bien interesante escribir un poco sobre lo que nos dicen los Maestros Ascendidos en cuanto a lo que significa el proceso de “ascensión” y sobre los procesos que involucran al “alma y la muerte”. Existe todo un enredo existencial desde tiempos muy antiguos y no damos pie con bolas de su verdadero significado y su razón de ser. Arrastramos desde muchos, muchos milenios falsos dogmas y falsas creencias, y eso en vez de ayudar al despertar y al proceso de elevación de conciencias, solo ha hecho que nuestro crecimiento espiritual se haya estancado y se haya retrotraído desde tiempos antiguos.

Cito en esta reflexión a los Mensajeros de Luz o a los Maestros Ascendidos, que nos han visitado desde que el tiempo es tiempo y quienes con su guía y sus sabios mensajes llenos de amor y sabiduría no dejaron de trasmitirnos esa cantera de conocimientos en el pasado, ni han dejado de hacerlo en el aquí y el ahora, ni dejarán de hacerlo mañana, hasta el siempre jamás…

Qué nos dicen estos Maestros Ascendidos sobre el proceso de “ASCENSIÓN”, y lo que le ocurre o le ha de ocurrir a todo ser humano… Y qué le ocurre al “ALMA” una vez que esta deja la envoltura por “MUERTE” física del cuerpo. ¿Cuánta verdad existe en aquello, cual dogma, que se nos ha trasmitido de generación en generación, en cuanto a dar como cierto que solo venimos a este mundo con la expresa misión de nacer, envejecer y morir?

En esta corta reflexión invoco la sabiduría de muchos Maestros Ascendidos, con la finalidad de que se aclare un poco las falsas atestaciones y los falsos mensajes, que con fines non sancto se nos ha hecho saber durante decenas de milenios. Y bajo ese tenor de incongruencias religiosas empiezo por hacerme la siguiente pregunta:

¿En qué consiste el proceso de “ASCENSIÓN”; qué se entiende por “ASCENSIÓN”?

La ASCENSIÓN es simplemente la manera de llevar la totalidad de tu ser a otra dimensión de tu conciencia aceptada. La muerte es ciertamente una manera de llegar ahí, pero eso significa permitir que la estructura del cuerpo envejezca, se desmorone, y deje de ser. Entonces ya no tienes tu cuerpo. La ascensión es llevarte el cuerpo contigo. Todos aquellos que han ascendido en este plano, tal como Jesús, conquistaron lo máximo, que es la muerte. Ellos aprendieron a elevar, mediante el poder de su pensamiento, la frecuencia vibratoria de las estructuras moleculares de su cuerpo, hasta el punto en que pudieron llevárselo con ellos hasta la existencia de la luz, pasando así por encima de la muerte para siempre.

¿Es la ASCENSIÓN una cosa difícil de alcanzar?

Al contrario, la Ascensión es muy fácil de alcanzar. En verdad, es mucho más simple que morir. Lo que es difícil de conseguir es superar el juicio en contra de tus propios pensamientos. Lo que es realmente difícil de conseguir es superar la ilusión del tiempo para permitirte a ti mismo la paciencia de hacerlo. Pero una vez lo consigues, la Ascensión es simplemente un pensamiento más. Entonces has conservado tu cuerpo para el resto de los tiempos, y puedes ser un viajero en cualquier plano y en cualquier momento que lo desees.

¿De qué forma nos capacita la ASCENSIÓN para volver a este plano?

Cuando llevas tu cuerpo contigo, puedes aumentar o disminuir su frecuencia a cualquier nivel que elijas. Así, si eliges volver a esta frecuencia, nunca más tienes que buscar otro cuerpo, con otro ego, para experimentar otra vida, con otra familia, en otro lugar. No es necesario nacer otra vez en este plano de pensamiento limitado, sólo para experimentar la programación de la conciencia social1 y tener que luchar por la expresión del Yo para recobrar tu saber interior. No necesitas aprender de nuevo que el cuerpo puede restablecer su forma de luz pura, aquella de la cual procede. No tienes que aprender otra vez que esto es simplemente una ilusión y un juego. Cuando domines la Ascensión, conservarás tu cuerpo para siempre, y podrás ir y venir cuando quieras con tu propio cuerpo. Entonces, en cualquier momento que desees ser parte de este plano otra vez, todo lo que tienes que hacer es bajar la vibración del cuerpo hasta que vibre en la misma frecuencia de este plano, y aquí estás. Todos los que están encarnados en este momento son capaces de Ascender, porque aquello que se esconde detrás de la ilusión de la carne es el creador de todos los universos; y tú, por decisión propia y a través del pensamiento ilimitado, puedes hacer que ocurra esta manifestación. Cuando aprendes a dominar el juicio en contra de tus propios pensamientos y te permites recibir todo el pensamiento, tienes el poder y la capacidad de convertirte en cualquier ideal que imagines.

1 Conciencia Social: Es la conciencia del segundo plano y de la banda de frecuencia del infrarrojo. También se la llama la imagen de la personalidad humana, la mente de los tres primeros chakras. La conciencia social se refiere a la conciencia colectiva de la sociedad humana. Es la colección de pensamientos, suposiciones, juicios, prejuicios, leyes, moralidad, valores, actitudes, ideales y emociones de la fraternidad de la raza humana.

¿Nunca se experimenta la MUERTE? ¡Nunca!

“La MUERTE no es una regla necesaria en este reino. Es mucho más fácil llevarte el cuerpo contigo, entonces no tienes que nacer de nuevo a través del canal del nacimiento en una conciencia que, lamentablemente, no acepta tu memoria”. (Ramtha)

La MUERTE es una gran ilusión… La MUERTE es una realidad aceptada en este plano, la cual todos piensan que debe existir, por eso, se ha convertido en una realidad. De modo, que la única realidad es la vida, todo lo demás es una ilusión. Las ilusiones son pensamientos, que a su vez son juegos que se convierten en realidades.

¿Tenemos, necesariamente, que nacer y morir? Nadie tiene que morir. Morimos sólo si crees que lo harás. Pero el cuerpo no necesita morir. Los dioses que lo diseñaron no lo hicieron para que durara sólo un breve instante en el tiempo. Diseñaron el cuerpo para que viviera de sus glándulas, no de sus órganos; y a través del flujo de hormonas de sus glándulas, el cuerpo fue diseñado para vivir cientos de miles de años y nunca envejecer. Así fue como se programó en sus estructuras celulares. Hasta hace poco tiempo en vuestra historia, las entidades vivían durante miles de años. La muerte es sólo el fin del cuerpo, no de la personalidad-yo. Pero es a través de las actitudes de la personalidad-yo que la fuerza vital del cuerpo se degrada, y el cuerpo provoca lo que se llama MUERTE.

El cuerpo es sólo un sirviente, un instrumento del pensamiento colectivo. Es una creación magnífica. Es el instrumento más refinado que existe. Pero no fue creado para tener una mente por sí mismo. Fue creado específicamente para ser un sirviente, y vivirá sólo el tiempo que tú le permitas vivir. Si tú aceptas los pensamientos de envejecimiento, esperando que el cuerpo se deteriore y muera, o te niegas a ti mismo amor, felicidad y alegría, tu cuerpo gradualmente descenderá hasta la corrupción de la MUERTE. En este preciso momento cualquiera puede parar el tiempo por completo y vivir en la eternidad de este ahora, si así lo elige. Porque, ¿no es el tiempo una ilusión? ¿Quién lo ha visto? Existe aquí una gran hipocresía, te niegas a creer en lo invisible, pero adoras totalmente al tiempo y estás esclavizado por él. Tú tienes el poder exactamente dentro de ti, exactamente donde estás, de retroceder la edad de tu cuerpo hasta la juventud y seguir viviendo más y más y más. ¿Cómo? Simplemente a través de tu actitud. Si no quieres que tu cuerpo envejezca y muera, cambia tu actitud.

Deja que tu actitud diga que el cuerpo vivirá para siempre y así será. Suprime todas las cosas en tu vida que han reconocido el final de ella, y así ésta nunca tendrá fin. Nunca incluyas la palabra «viejo» en tu entendimiento del vocabulario; incluye «para siempre» en tu entendimiento.

Cesa la celebración de tus cumpleaños, porque eso aún le da más credibilidad al proceso de envejecimiento. Si te complace reconocer tu nacimiento, hazlo, pero retrocede la cuenta de tus años y vuélvete más joven. Si no estás esperando tu muerte, nunca la conocerás. Vive siempre en el presente. Nunca aceptes otro futuro más que este ahora. Tu ahora será la eternidad si tú se lo permites ser. Nunca contemples cuánto tiempo vas a vivir, pues vivirás para siempre. Contempla la eternidad de tu cuerpo, y en eso se convertirá. Así de simple es.

El Yogui Ramacharaka nos grafica en palabras de sabiduría lo que es y significa la MUERTE… No hay muerte. Sólo hay vida con muchas fases y modalidades, una de las cuales llaman muerte los ignorantes. Nada muere realmente, aunque todo experimenta un cambio de forma y actividad. Pues, reza una ley química de conservación de la masa de Lomonósov-Lavoisier que, “la materia no se crea ni se destruye solo se transforma. Lo que llamamos MUERTE o destrucción, aún del más insignificante ser inanimado, no es más que un cambio de forma o condición de su energía y actividades. ¡Todo en este Universo es energía, y todo vibra sin parar en diferentes planos y realidades de existencia!!

Ni siquiera el cuerpo muere en el sentido estricto de la palabra, dice Ramacharaka… ¿Por qué no muere? El cuerpo no es una entidad sino un agregado de células que sirven de vehículo a ciertas modalidades de energía que las vitalizan. Cuando el alma deja el cuerpo, las células se disgregan en vez de agregarse como antes. La unificante fuerza (energía pránica o energía Ono Zone) que las mantenía agregadas retiro su poder y se manifiesta la actividad inversa. De modo que, no hay MUERTE, pues solo hay eterna, sempiterna vida.

¿Qué es o significa el ALMA?

El ALMA de todo ser humano, que está junto al corazón, gobierna la totalidad del cuerpo a través de su estructura emocional. El ALMA es lo que hace que las hormonas se repartan por todo el cuerpo para mantener la vida en él. El ALMA no hace esto por sí misma, sino bajo la dirección de tus actitudes y tus procesos de pensamiento. A causa de tus actitudes y a las que rigen en este plano, las hormonas dejan de crearse en el cuerpo después de la pubertad. ¿Quiere decir esto que cuando se llega a la pubertad y se tiene una edad de 14 0 15 años, a partir de ese momento comenzamos a morir?

Cuando estas hormonas dejan de ser creadas, la hormona de la muerte se activa en el cuerpo y éste, en su totalidad, comienza a descomponerse, a envejecer y a morir. La hormona de la muerte se activa en el cuerpo porque tú vives bajo el sentimiento de culpabilidad, por el juicio de ti mismo, y por el miedo a la muerte. Y para ti, la belleza se basa totalmente en la apariencia de la juventud, no en el carácter del ser de alguien. Anticipas tu muerte al pagar la póliza de seguros de tu propio entierro. Pagas otra póliza para proteger tus tesoros si enfermas. Estás haciendo todo lo posible para acelerar la enfermedad y la muerte de tu cuerpo porque la esperas totalmente.  

Cuando el cuerpo ya no funciona efectivamente, el espíritu de la entidad retira la energía, el ALMA. Todas las cosas tienen ALMA, incluso una piedra y los animales poseen un espíritu y un ALMA. Si no lo tuvieran, no poseerían la energía y creatividad necesarias para mantener sus vidas.

Una vez que el espíritu llama al ALMA y la separa de su cavidad, todo se vuelve tranquilo y lleno de paz. Hay un dicho que se asocia con vuestra religión: “He aquí que en el regazo de Dios no hay más dolor, ni más lágrimas, no hay más tristeza”. Esto es una gran verdad, porque cuando sales de este plano te liberas de los instintos y sensaciones del cuerpo. Eso quiere decir que nunca más experimentarás el miedo, los dolores y las penas del cuerpo, ni el hambre del cuerpo o la ilusión del tiempo que causa ansiedad. Todas las cosas asociadas con el cuerpo físico dejan de existir, y tú estás en lo que se llama una utopía, estás en el regazo de Dios. La muerte del cuerpo es como entrar en un sueño. Una vez que el espíritu llama al ALMA, ésta viaja a través de los centros de energía del cuerpo, llamados sellos o chakras. El ALMA, que es memoria, abandona la masa celular del cuerpo a través del último de los sellos, el séptimo, llamado glándula pituitaria, que se sitúa en el centro de la cabeza. Este pasaje se experimenta a menudo como el viaje a través de un túnel, acompañado por el sonido del viento.

La luz que se ve al final del túnel es la luz de tu ser, el espíritu de tu ser. Cuando el ALMA deja el cuerpo, éste expira, y la entidad se convierte en un alma-yo libre. Esto sucede en un momento, y no causa ningún dolor. En el momento de la muerte, las cosas empiezan a iluminarse y se vuelven increíblemente brillantes. Pues en el momento en que sales de este plano dejas la densidad de la materia y vuelves a una existencia de luz. Ahí eres solo mente poderosa y emoción, y tu cuerpo es un cuerpo de luz, cambiando en su forma eléctrica de acuerdo con los pensamientos que son aceptados por tu forma luminosa. De ahí, vas a uno de los siete cielos. El cielo al que irás, lo determinan las actitudes que expresaste emocionalmente sobre este plano.

El ALMA es memoria eterna. Ella recuerda todas las experiencias de todas las vidas. Cualquier cosa que se le diga al hombre lo suficiente —no importa lo alterado que sea un entendimiento— a la larga se convertirá en una firme realidad. Pues el hombre, el tímido buscador de la verdad, deseando tan desesperadamente ser aceptado, escuchará cualquier disparate. Así que si tú le dices al hombre tantas veces como sea necesario que Dios está fuera de él, y que él es miserable y malvado en su ALMA, estos pensamientos se convierten en entendimientos inquebrantables dentro de la memoria del ALMA del hombre, y serán muy difíciles de cambiar. Y eso es precisamente lo que ha estado ocurriendo durante miles de años sobre este plano. Estas entidades simples, regresando de una vida a la otra, cayeron continuamente bajo los auspicios de estas enseñanzas. Y llegaron a estar tan condicionados por el entendimiento de que ellos eran malvados y de que Dios estaba fuera de sus seres, que llegaron a aceptar, absolutamente, que ellos eran cualquier cosa menos divinos; y que la única manera de conocer a Dios, de volver a Dios, era por medio del gobierno de profetas y sacerdotes y organizaciones religiosas.

Tú y los tantos miles de millones de seres encarnados en este planeta gozan del poder máximo de todas las cosas— lo único que necesitan saber es que el Padre vive dentro de cada uno de esos seres. Pues la memoria de que eres Dios habita dentro del ALMA de tu ser. Está ahí, latente en tu ALMA, esperando ser reconocida, lista para convertirse en una realidad experimentada. Y se convertirá en ello cuando lo sepas. Cuando sepas que eres Dios, ese sentimiento de certidumbre creará las experiencias y el entendimiento que te enseñaran que lo que sabes en tu interior es verdad. Nadie puede darte ese saber interior. Sólo cada uno de los seres encarnados en este ahora pueden alcanzar ese entendimiento mediante los propios procesos de pensamiento y tu ser emocional.

El hombre está empezando a salir de la limitación porque hay muchos sobre este plano que se están cuestionando sus vidas y por qué son esclavos de la hipocresía del gobierno, del dogma, de la sociedad y adonde éstos te van a llevar. El hombre está empezando a amarse a sí mismo y a los demás, lo suficiente, como para ver más allá del velo de la conciencia limitada y elevarse por encima de ella. La humanidad está despertando al entendimiento de que hay una esencia que yace dentro de ellos —y dentro de toda la gente— que es gentil, amorosa y sabia.

Empiezan a darse cuenta de que todas las profecías, todos los cuentos, y todos los miedos y dogmas que han gobernado a la humanidad durante tanto tiempo no se han manifestado; los han sobrevivido todos y han superado la trampa de esos engaños. Ellos se están cuestionando así mismos quiénes son, y por qué, si quieren amar a Dios, deben sentirse aterrorizados por él.

La conciencia en este plano está cambiando. El entendimiento limitado que ha convertido al hombre en una criatura bestial generación tras generación, se está despejando para permitirle al hombre ser la sublime esencia de Dios que él ES. Ya es hora de que llegue una nueva enseñanza, aunque no es nueva en absoluto.

En lo más profundo de tu ALMA, sabrás cuál es la verdad, porque la verdad te permitirá ver más allá del estancamiento de las creencias dogmáticas hacia el firmamento del pensamiento y el entendimiento que siempre ha estado ahí. En el momento que se quite la soga de tu cuello, y los sentimientos de alegría salgan a la superficie y se vuelvan eminentes dentro de tu alma, empezarás a ser ese magnífico Dios que eres en un estado de ser.

Es el hombre, y no Dios, quien juzga al hombre. Y el hombre en su creatividad, ha inventado el equilibrio entre lo bueno y lo malo para robar a sus hermanos su libertad de expresión. El miedo al castigo por no estar a la par del dogma religioso o las leyes de los gobiernos, ha sido la espada de Damocles que ha dominado y controlado naciones durante años. Y si alguna vez hubo algo que en nuestros términos llamaríamos “perverso”, es aquello que le quita a una entidad la libertad de expresar el Dios dentro de sí. Y cada vez que esto se le hace a otra persona, también se le hace a uno mismo, y más profundamente, porque todo juicio o limitación que impongas a otro, se convierte en ley dentro de tu propia conciencia; y mediante esa ley, te juzgarás y te limitarás a ti mismo. En otras palabras, no juzgues para que no seas juzgado; no dañes para que no seas dañado; no dejar de mirar a nuestro alrededor y practicar lo de “perdonar, olvidar y aceptar” con toda la gente que interactúe con uno.

Las únicas leyes que existen son aquellas que has creado para que sean efectivas en tu vida. Si tú eliges creer que hay bondad y maldad, entonces, esa es tu verdad, y no estás equivocado en absoluto. Pero recuerda, esa es tu verdad, no la mía ni la de ningún otro. Y, si verdaderamente es tuya, colectivamente te pertenece porque se ha formado en tu opinión. Y mientras tengas esa opinión, será ciertamente real. Cuando dejes de creerla, entonces dejará de ser realidad. Es así de simple…

VibraCosmos

Soy un profesional de la ingeniería eléctrica con años de experiencia en la profesión, pero desde hace 23 años me dedico a escribir artículos sobre tópicos de índole espiritual, etérico, dimensional y cósmico. Mis artículos no están circunscritos a lo que está determinado en esta tercera dimensión (polaridad, dualidad, positivo-negativo, femenino-masculino, etc), sino que va más allá de lo que atañe a lo terrenal y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Me considero un investigador nato de lo desconocido; a lo que tenga que ver con el cosmos conocido y desconocido. Eso, sí, siempre apegado a la "verdad".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *