El inventor y el sabio: la amistad de Vivekananda y Nikola Tesla

Por: José Agapito Ramírez Montes

A raíz de un cortito mensaje WhatsApp que recibí de una venezolana trujillana (María Magdalena Roa) sobre la amistad de Swami Vivekananda y Nikola Tesla, me vi en la necesidad de investigar en Google la verdadera procedencia del artículo, y lo que encontré dio lugar para que el mismo se publicara y se supiera el origen de la amistad entre el sabio y el científico. En la publicación que a continuación se desarrollará, he incorporado algunos comentarios de interés con el fin de aclarar ciertas elucidaciones de carácter científico y su afinidad con lo espiritual. ¿Realmente se pueden conciliar ciencia y espiritualidad? ¿Es la ciencia y la espiritualidad una integración cuántica?

Durante cuatro siglos, ciencia y espiritualidad se han dado mutuamente la espalda. Esta brecha se está resquebrajando rápidamente, y lo que parecía una insalvable unión entre ambas, hoy a la luz de los nuevos tiempos, son más las similitudes y las coincidencias de lo que fueron en otros tiempos.  

Con la publicación del libro “Ciencia y espiritualidad: una integración cuántica”, de Amit Goswami y Maggie Goswami, se desvela la largamente sospechada unidad metafísica de la ciencia y la espiritualidad, lo mismo que su unidad cosmológica y metodológica. Es dable admitir que para que esta integración haya podido darse han sido esenciales las últimas ideas de la física cuántica, que encarnan una nueva ciencia basada en la primacía de la conciencia, justamente tal como se expresa en tradiciones místicas y gnósticas de los Upanishads.

Comentario: La visión atea de la ciencia no es nueva, pues esa visión ateísta es de vieja data. Ha sido cosechada de forma inconsciente en diferentes culturas, tanto en Oriente como en Occidente. En Occidente, un gran número de eminentes científicos han reconocidos ser ateos o agnósticos. Otros muchos, como Copérnico o Newton, profundamente religiosos en su vida y creencias, no sintieron, obviamente, la necesidad de introducir el concepto de Dios en sus trabajos científicos. Acercándonos un poco a nuestros días vemos que Einstein, en ese orden, concibió a Dios como armonía, sostenida por sentimientos de castigo y recompensa, amor y anhelo, y unidad cósmica.

El artículo original de lo que se va a publicar fue escrito por Monica Kucharski para wisdompills.com, y dada la importancia de lo que hoy es posible entre la ciencia y espiritualidad, pienso que es un artículo interesante y de mucha relevancia histórica que a mi entender vale la pena leerlo y asimilarlo, para nutrirnos de lo que es posible entre un sabio con firmes creencias espirituales y un físico inventor de firmes creencias científicas. Dicho artículo está publicado en el interesante blog https://yoganidra.com.mx/.   

Bien, entremos en materia y veamos las similitudes que sí existen y se dan como un hecho, entre lo que es la ciencia y la espiritualidad, y lo que por homologación o hechos causales también se observó entre dos reconocidos personajes: el sabio hindú Swami Vivekananda (Narendra Nath Dutta) y el físico inventor norteamericano de origen serbocroata, Nikola Tesla…  

… Si tu conocimiento de la ciencia no se extiende mucho más allá de lo que se puede extraer de manera divertida de “La teoría del Big Bang”, y tu familiaridad con el yoga se limita a las diversas posturas dominadas en una clase de yoga, entonces solo puedes poseer un conocimiento superficial (o tal vez ninguno) de Swami Vivekananda y Nikola Tesla.

Swami Vivekananda fue un líder espiritual del siglo XIX en las filosofías de Vedanta y Yoga, y su contemporáneo, Nikola Tesla, fue un científico e inventor. Ambos hombres fueron, y siguen siendo, extraordinariamente influyentes en sus respectivos campos: Tesla en física, Vivekananda en hinduismo.

Swami Vivekananda y Nikola Tesla

La idea de que la pareja se hizo amiga e intentó encontrar puntos en común en sus búsquedas aparentemente opuestas al polo, parece improbable.

Sin embargo, su amistad está bien documentada, al igual que su intento de elaborar una prueba matemática de las ideas centrales de sus respectivas ideologías: cómo funciona el universo y que la materia y la energía son de hecho una.

Sus ideas y su unidad de pensamiento son notables en más de un nivel: no solo demuestran la concordancia entre la ciencia y la espiritualidad, sino que también ponen de manifiesto el hecho de que las ideas científicas aceptadas como vanguardistas en la actualidad se adivinaron hace miles de años.

¿Quién fue Swami Vivekananda?

Swami Vivekananda nació en Calcuta, India en 1863, en una familia acomodada de abogados, y fue nombrado Narendra Nath Dutta al nacer. Estaba muy bien educado tanto en el pensamiento oriental como en el occidental, y desarrolló un devoto interés por el hinduismo desde el principio.

Más adelante en la vida, se convirtió en discípulo del místico y yogui indio Ramakrishna Paramahansa y del Vedanta; el Vedanta una de las seis escuelas ortodoxas de la filosofía hindú.

El mentor espiritual de Vivekananda, Ramakrishna Paramahansa, fue considerado por muchos en ese momento como la encarnación viviente de Dios. Asombró a las multitudes que acudieron a él al deslizarse en un estado de transporte que describió como “conciencia de Dios”, que no existía sin dormir ni comer durante días seguidos. Vivekananda era su discípulo más cercano e influyente, y Ramakrishna lo encargó de llevar el mensaje de Vedanta al mundo.

Comentario: El santo hindú Ramakrishna Paramahansa dio pie para que se escribiera sobre él un interesante evangelio sobre su vida, que por nombre se tituló “El Evangelio de Sri Ramakrishna”, y cuya versión original se le atribuye al erudito bengalí Mahendra Nath Gupta. La filiación espiritual de Ramakrishna con su discípulo Vivekananda (Narendra Nath Dutta) se resume en que ellos compartieron en los planos superiores sublimes experiencias en las esferas del Absoluto (el reino de lo indivisible). Unos días antes de morir el Maestro Ramakrishna llamó a Narendra (Vivekananda) a solas. Mirándole, entro en éxtasis. Narendra sintió como si algo estuviera entrando en él. Un poco después vio a Ramakrishna llorando. El Maestro le dijo: “Hoy, te lo he dado todo y me he quedado como un pobre faquir. Tú realizarás la obra de la Madre”. Con estas palabras el Maestro dejaba, a su discípulo Swami Vivekananda, encargado de continuar su obra evangelizadora   

Una breve introducción sobre la filosofía Vedanta…

Las enseñanzas del Vedanta están arraigadas en los Vedas, escrituras antiguas que se cree que datan de al menos 5.000 años. Los textos védicos de los Upanishad consagran una creencia fundamental de que Dios está tanto dentro como fuera, que lo divino está en todas partes.

Los textos son una colección de escritos tales como himnos, oraciones, mitos, relatos históricos, así como disertaciones sobre ciencia y la naturaleza de la realidad.

La naturaleza de la materia, la antimateria y la estructura atómica se describen en los Vedas. El idioma de los Vedas es el sánscrito.

Según Carl Jackson, en su libro de 1994, “Los Fundadores, Vedanta para Occidente: el movimiento Ramakrishna en los Estados Unidos”, resume a Vivekananda y su afiliación con el Vedanta de la siguiente manera:

“Cada alma es potencialmente divina. El objetivo es manifestar esta Divinidad interna controlando la naturaleza, externa e interna. Haga esto mediante el trabajo, la adoración, la disciplina mental o la filosofía, por uno, más o todos, y sea libre. Esta es toda la religión. Las doctrinas, los dogmas, los rituales, los libros, los templos o las formas, son detalles secundarios “.

Dentro de la visión y cosmología védica, existe una forma indiferenciada de energía material llamada “Prana”, que es la fuente de todas las otras formas de energía que impregnan el Universo en todos los niveles. “Prana” –generalmente traducido como “fuerza vital”– es el motor principal de toda actividad y es la energía que crea, protege y destruye.

Otro término relacionado dentro de la filosofía es Akasha, que significa “éter”, o el elemento original y el primer (quinto), actuando como el espacio que contiene todo, tanto los elementos materiales como los no materiales que componen nuestra existencia.

Comentario: En términos coloquiales se entiende por “Prana” como la energía esencial del cosmos que por igual se encuentra presente en los mundos visibles e invisibles. Hablar o dar a conocer el “Prana” o energía pránica es lo mismo que hablar o dar a conocer la energía “Ono-Zone”, pues, en su esencia son equivalentes. Solo que a la energía “Ono-Zone” en el contexto Cósmico del Universo se le denomina así en lengua cósmica Irdin, y al “Prana” se le da ese nombre porque así se le denomina en lengua védica; o sea, en ambos casos y en esencia, es lo mismo. “Ono Zone” está en la propia ley evolutiva, como en todas las otras leyes, pero los apegos terrenos y el ego la desviaron de la cosmogonía universal y se perdió ese conocimiento. “Ono-Zone” (energía Pránica) está en todos los planos de la manifestación creativa, en todas las vibraciones, colores, rayos, tonos y pulsos. De ella se desprenden millones de manifestaciones distintas de Luz-Color-Sonido, Prana, Chi, Rayos, Brill; que entre otras cosas son algunas de las partes manifestadas.

¿Quién era Nikola Tesla?

Nacido en 1856, en lo que hoy es SerbiaTesla fue un estudiante brillante que mostró un talento para la invención muy temprano en su vida. Después de leer las obras del físico y espiritualista Sir William Crookes, se embarcó en una carrera en electrónica. Antes de emigrar a los Estados Unidos en 1884, Tesla ya había adquirido mucha experiencia en el campo de la transmisión electrónica de voz y datos y la ingeniería eléctrica.

Nikola Tesla

Para el año 1891, a la edad de 35 años, Tesla ya había inventado una serie de dispositivos útiles:

  • Un sistema de iluminación de arco (1886);
  • El motor de corriente alterna, los sistemas de generación y transmisión de energía (1888);
  • Sistemas de conversión y distribución eléctrica por descargas oscilatorias (1889);
  • Un generador de corrientes de alta frecuencia (1890)

En 1891, no obstante, Tesla patentó uno de sus inventos más famosos. Es la base para la transmisión inalámbrica de energía eléctrica y se conoce como Transformador de bobina Tesla.

Aunque no tan famoso como su contemporáneo, Thomas Edison, para quien había trabajado cuando llegó por primera vez a Estados Unidos (y con quien tuvo una relación complicada, para decirlo a la ligera), Tesla le dio al mundo algunos de sus desarrollos científicos más importantes y tecnología: la comunicación inalámbrica, el motor de corriente alterna, las luces fluorescentes y el sistema de distribución eléctrica de CA (Corriente Alterna) que todavía se utilizan en todo el mundo.

Ya en 1891, Tesla describió el universo como un sistema cinético lleno de energía que podría aprovecharse en cualquier lugar, y trató de probar y explicar este concepto.

Comentario: Tesla, fue un precursor del WhatsApp, también fue un mago en utilizar a los medios. Ya célebre, los periodistas se peleaban por arrancarle una entrevista, siempre generosa en titulares. El presente es vuestro –decía–, pero el futuro es mío. Tesla marcó incluso el camino hacia el SMS y el email; se adelantó más de medio siglo antes de que estos inventos se dieran a conocer. Tesla hizo acopio de su elevado nivel de conciencia, su brillante inteligencia y de su postura y alcance espiritual, como ningún otro inventor supo hacerlo en aquellos tiempos. Desde su prodigiosa mente visualizaba los inventos, los llevaba a la práctica, y los materializaba. Jugaba con lo intangible o con lo inmaterial, y luego los visualizaba, y como por arte de magia los transformaba en tangible, en materia… En la jerga espiritual, a estos juegos o invenciones que se generan de los pensamientos y luego pasan a hacerse realidad en la palabra y los hechos, es lo que se le suele dar el nombre de trasmutación.

El sabio y el inventor se encuentran…

En 1893, Vivekananda viajó a América para dar conferencias sobre la filosofía Vedanta. Fue el primer sabio hindú conocido que llegó a Occidente para presentar el pensamiento oriental en el Parlamento Mundial de Religiones y, según todos los informes, fue un éxito. El Swami impresionó a todos los que lo vieron y escucharon, y se convirtió en un invitado muy solicitado en las reuniones sociales.

Swami Vivekananda And Tesla: The Connection Between Them
Vivekananda y Nikola Tesla en el Parlamento Mundial de Religiones, Chicago 1893

Como personalidades eminentes de la época, Swami Vivekananda y Nikola Tesla frecuentaban los mismos círculos sociales. Según un artículo de Toby Grotz, presidente de la International Tesla Society que organizó y presidió dos simposios de Tesla en la década de 1980, los dos hombres se conocieron en una de las veladas ofrecidas por una famosa actriz, Sarah Bernhardt.

Fue en una fiesta ofrecida por Sarah Bernhardt donde probablemente Nikola Tesla conoció a Swami Vivekananda. Sarah Bernhardt estaba interpretando el papel de “Iziel” en una obra del mismo nombre. Era una versión francesa sobre la vida de Bhudda. La actriz al ver a Swami Vivekananda entre el público, organizó una reunión a la que también asistió Nikola Tesla. En una carta a un amigo, fechada el 13 de febrero de 1896, Swami Vivekananda señaló lo siguiente:

Tesla estaba encantado de escuchar sobre el prana vedántico y el Akasha y los Kalpas, que según él son las únicas teorías que la ciencia moderna puede sostener. . .

Swami Vivekananda tenía la esperanza de que Tesla pudiera demostrar que lo que llamamos materia es simplemente energía potencial porque reconciliaría las enseñanzas de los Vedas con la ciencia moderna.

La búsqueda empírica Tesla-Vivekananda

En 1895, Vivekananda escribió en una carta a un amigo:

Señor… Tesla cree que puede demostrar matemáticamente que la fuerza y ​​la materia se pueden reducir a energía potencial. Voy a ir a verlo la semana que viene para obtener esta nueva demostración matemática. En ese caso, la cosmología vedántica se colocará sobre los cimientos más seguros. Estoy trabajando mucho ahora en la cosmología y escatología del Vedanta. Veo claramente su unión perfecta con la ciencia moderna, y la elucidación de una será seguida por la de la otra. – (Obras completas, Vol. V, Quinta edición, 1347, p. 77)

Evidentemente, tanto Tesla como Vivekananda reconocieron que habían estado reflexionando sobre la misma tesis sobre la energía, en diferentes idiomas, a través de diferentes disciplinas y en diferentes continentes.

Tesla quedó impresionado con la filosofía Vedanta, entendió la terminología sánscrita y creyó que era un buen medio para describir los mecanismos físicos del universo tal como él lo percibía, mientras que Vivekananda estaba profundamente interesado en una prueba científica que respaldara el Vedanta.

Sin embargo, su colaboración no resultó muy fructífera. Según Grotz: Tesla aparentemente falló en su esfuerzo por mostrar la identidad de masa y energía. Aparentemente entendió que cuando aumenta la velocidad, la masa debe disminuir. Parece haber pensado que la masa podría “convertirse” en energía y viceversa, en lugar de que fueran idénticas de alguna manera, como se señala en las ecuaciones de Einstein.

Un año después, Vivekananda dijo:

Existe la unidad de fuerza, prana; existe la unidad de la materia, llamada Akasha (éter). ¿Hay alguna unidad que pueda encontrarse entre ellos de nuevo? ¿Pueden fusionarse en uno? Nuestra ciencia moderna es muda aquí; todavía no ha encontrado la salida.

La prueba matemática del principio no llegó hasta unos diez años después, cuando Albert Einstein publicó su artículo sobre la relatividad.

El legado de la amistad

Después de conocer al Swami y después de un estudio continuo de la visión oriental de los mecanismos que impulsan el mundo material, Tesla comenzó a usar las palabras sánscritas Akasha, Prana y el concepto de un éter luminífero para describir la fuente, existencia y construcción de la materia.

Toda materia perceptible proviene de una sustancia primaria, o tenuidad más allá de la concepción, llenando todo el espacio, el Akasha o éter luminífero, sobre el cual actúa el Prana o fuerza creativa que da vida, llamando a la existencia, en ciclos interminables, todas las cosas y fenómenos. – Nikola Tesla, El mayor logro del hombre, 1907

El uso de la terminología védica de Tesla proporciona una clave para comprender su visión del electromagnetismo y la naturaleza del universo. Hoy en día, la idea de que todo en el universo está hecho de energía es ampliamente aceptada por la comunidad científica. Los físicos reconocen que los átomos físicos están formados por vórtices de energía que giran y vibran constantemente, y que, en su nivel observable más pequeño, la materia es energía. Tesla era muy consciente de esto hace casi medio siglo, y su estudio del Vedanta y su amistad con Vivekananda lo ayudaron a llevarlo a ello.

VibraCosmos

Los artículos que se publican en Vibracosmos no están circunscritos a lo que está determinado y a lo que rige con mucha fuerza en esta tercera dimensión. Una dimensión en la que priva con mucha fuerza y dominio la polaridad, la dualidad, el sentido de separación y el egocentrismo a ultranza. En otras palabras, estos mensajes y las publicaciones que se difunden van más allá de lo que atañe a lo terrenal y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la 4ta, 5ta, 6ta y 7ma dimensión. La verdad de lo que no se publica en las redes y medios impresos de gran poder mediático mundial, aquí en este blog tienen la relevancia, difusión y la caja de resonancia que se merecen. El saber y todo lo que tenga que ver con el Universo conocido y desconocido, es el interés que tiene Vibracosmos para que ese conocimiento y la verdad de lo que se nos oculta, llegue equilibradamente y por igual hasta todos los rincones del planeta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.