LA PRESENCIA SUTIL DE JESÚS EN LOS HIMALAYAS

Por: José Agapito Ramírez Montes

En esta entrega escribiré un poco sobre el “rol de luz” que el Maestro Jesús ha venido ejerciendo en su “cuerpo sutil” desde que dejó su cuerpo físico, por crucifixión, a la edad de 33 años, por allá en la convulsionada provincia romana de Judea entre los años 30 y 33 d. C. Esta faceta del cuerpo de luz de Jesús que no es narrada ni contada por los que detentan el poder eclesiástico, es el propósito de esta modesta y corta investigación. En ese sentido, tome como cierto, lo que narran muchos de los sabios maestros espirituales que viven actualmente en los remotos pueblos de la cumbres Himalayas, y en la que con mucha frecuencia es visitada por el cuerpo de luz del Maestro Jesús.

¿Qué nos dice el Maestro Jesús, en el ahora y siempre presente de su cuerpo etéreo o cuerpo de luz?

Son muchos los que consideran que mi vida acabó en la cruz, lo manifiesta Jesús, olvidando que la parte más extensa es la que ahora vivo; olvidando que el ser humano continúa vivo, incluso después de lo que parece una muerte violenta…

Actualmente en el planeta existen muchas entidades divinas, que, aunque no están en un cuerpo físico sí lo están en un cuerpo sutil, y por ello no dejan de hacer el trabajo de sanación espiritual y de ayuda al prójimo las 24 horas del día. Y lo hacen con amorosa dedicación sin esperar nada a cambio.

Sai Baba, el Avatar, y el Transformador Social y Espiritual de esta era, desencarno el año 2.011 a la edad de 85 años y desde ese tiempo hasta nuestros días, en su ahora cuerpo de luz, no ha dejado de ayudar a la humanidad y más que todo al pueblo hindú, y a tantos otros pueblos de la Tierra. En su nuevo rol como entidad etérea en un cuerpo sutil o cuerpo de luz, este trabajo en pro de ayuda a la humanidad lo hace a través de un canalizador hindú de nombre Madhusudan Naidu. De igual forma se puede hablar, o es un símil, lo que hace el Maestro Ascendido “Ramtha El Iluminado” desde su cuerpo de luz, en su “Escuela de Iluminación Ramtha” en los Estados Unidos de Norteamérica (desde 1.988), a través de una canalizadora norteamericana, la Sra. JZ Knight, fundadora de la Escuela de Iluminación de Ramtha. La Sra.  Knight nació en Roswell, Nuevo México, donde experimentó fenómenos psíquicos y paranormales desde una edad temprana. Una anciana “indígena yaqui” sostuvo a JZ en sus brazos cuando era una bebé y declaró que estaba destinada a “ver lo que nadie más ve“.

Bien, con estos dos ejemplos lo que pretendo hacer ver es que Sai Baba, en su cuerpo físico, estuvo compartiendo su avataridad por 85 años hasta fecha reciente, y el Maestro Jesús de Nazaret lo estuvo haciendo en un cuerpo físico por un tiempo de 33 años; y en su cuerpo de luz lo ha estado haciendo después de su resurrección, por un poco menos de dos milenios… Cuál es la lectura que se puede colegir al poner como ejemplo a estas dos elevadas santidades que, habiendo tenido un cuerpo físico tridimensional en sus respectivos tiempos de vida terrenal, al día de hoy, en sus cuerpos de luz, aún siguen haciendo su trabajo de servicio, sanación y de orientación espiritual al prójimo, sin medrar descanso y sin que hayan dejado de hacerlo… En el caso de Sai Baba y, durante 85 años, fueron muchos los hospitales, escuelas, universidades y centros de capacitación moral y espiritual que se hicieron realidad en India y en otros países; y como dato curioso es dable comentar que desde que Baba dejó su cuerpo físico en 2.011, y ahora en un cuerpo de luz, ha hecho en 11 años y hasta nuestros días el doble de lo que hizo en 85 años.

¿Qué se puede inferir y cual es la diferencia entre un cuerpo físico y un cuerpo sutil?    

De esta pregunta se infiere, que la elevación espiritual de Sai Baba como la de Jesús de Nazaret no se circunscribieron a lo meramente físico y a lo limitado y propio de una dimensión 3D, tal como la nuestra, sino que su verdadero servicio al prójimo lo siguieron haciendo de forma ilimitada desde sus cuerpos sutiles o cuerpos de luz. De todos es sabido que el cuerpo físico en un plano de 3ra dimensión está sujeto a la corrupción; valga decir, sujeto a la temporalidad de nacer, envejecer y morir. ¿Acaso, estas entidades divinas dejaron de seguir teniendo la santidad y un cuerpo espiritual, al dejar de tener una envoltura o un cuerpo físico en esta pesada dimensión tridimensional?

Ya muchos saben que lo único cierto, verdadero y eterno es la Chispa Divina o Espíritu de Dios, que en nuestros cuerpos es connatural en todo ser humano, porque el cuerpo físico sujeto al desgaste de esta dimensión 3D es la envoltura indispensable y necesaria que toda entidad humana necesita tener en este plano, y desafortunadamente sometido como ya se explicó al envejecimiento, a la corrupción y a la temporalidad de masa, tiempo y espacio.    

Después de esta corta introducción veamos ahora lo que nos dicen los Maestros Ascendidos del Lejano Oriente sobre el Maestro Jesús, y sobre la falsa creencia que se ha venido sosteniendo por algo más de dos milenios de que Jesús solo existió mientras él pudo estar entre nosotros como hombre en los pocos y cortos años de Su ministerio aquí en la tierra, en un cuerpo físico y durante 33 años, y que su vida finalizó con penas, dolor y sufrimientos y con la muerte en la cruz (¿?) ¿Qué hay de cierto en la victimización de Jesús en todo este drama de dolorosa narrativa?

Un Maestro de los Himalayas a quien nos referiremos como Emilio, esto dijo sobre el Maestro Jesús… cito:   

… “No hay un solo personaje en toda vuestra historia que sobresalga como Jesús. Incluso contáis el tiempo antes o después de su nacimiento. La mayoría de vuestra gente le idolatra, y ahí es donde se equivocan. En lugar del ídolo, deberían fijarse en el ideal; en lugar de convertirlo en una imagen tallada, debería ser real y estar vivo en vosotros, pues lo cierto es que en la actualidad sigue viviendo en el mismo cuerpo en el que fue crucificado. Vive y puede hablaros igual que lo hizo antes de ese suceso. El gran error que tantos cometen es considerar que su vida finalizó con penas y con la muerte en la cruz, olvidándose por completo que la mayor parte de su existencia se desarrolló tras la resurrección. Ahora puede enseñar y curar con más intensidad que nunca. De así desearlo, podríais estar en Su presencia en cualquier momento. Si le buscáis, le hallaréis. No es un rey al que se le interrumpa, sino un poderoso hermano que siempre está dispuesto a ayudaros a vosotros y al mundo. Cuando vivió en el plano mortal y terrenal sólo fue accesible para unos cuantos. Ahora puede acercarse a todos aquellos que le busquen.

… Cuando Jesús fue crucificado, entregó Su carne, la externa, la que percibimos como cuerpo, para demostrar que existe un cuerpo más profundo o espiritual; y ese cuerpo espiritual es el que manifestó cuando surgió de la tumba. Ese es el cuerpo del que hablaba cuando dijo; “Destruye este templo y lo levantaré en tres días”. Así lo hizo, para demostrarnos que contamos con el mismo cuerpo espiritual y que podemos llevar a cabo todas las obras que Él realizó. No hay duda de que si Jesús así lo hubiera deseado, podría haberse salvado. No hay duda de que se dio cuenta de que en Su cuerpo tenía lugar un gran cambio. Asimismo, vio que quienes le rodeaban no podían ver que también ellos podían manifestar el cuerpo espiritual, tal y como El trataba de demostrarles. Seguían percibiendo lo personal y El vio que, si manifestaba el cuerpo espiritual sin ningún cambio, la gente no podría discernir entre lo material y lo espiritual; así que adoptó el camino de la crucifixión para provocar el cambio. (fin de la cita de los Maestros del Lejano Oriente).

¿Qué opina JESÚS, desde su cuerpo etéreo, sobre la victimización y el drama y sufrimiento de la crucifixión ocurrida hace un poco menos de dos mil años?

… Son muchos los que consideran que mi vida acabó en la cruz, lo manifiesta Jesús, olvidando que la parte más extensa es la que ahora vivo; olvidando que el ser humano continúa vivo, incluso después de lo que parece una muerte violenta. La vida no puede destruirse. Continúa y continúa, y una vida bien vivida nunca degenera ni finaliza. Puede incluso inmortalizarse la carne, para que nunca cambie. El querido Pilatos, cuando se lavó las manos y dijo: “Lleváoslo y crucificadlo vosotros. Yo no hallo falta alguna en él”, desconocía la historia que ayudaba a crear y la profecía que cumplía. «¿Os sorprendéis de que hace ya mucho tiempo que perdoné a quienes me clavaron en la cruz? Perdoné por completo cuando dije: “Todo se ha acabado”. ¿Por qué no me veis tal y como soy, no clavado en la cruz, sino elevándome por encima de toda mortalidad?».

Luego Jesús continuó diciendo: «He elegido el camino de la cruz. No fue una elección de mi Padre, sino mía, para que todos pudiesen ver que aunque la vida y el cuerpo sean destruidos, también pueden reconstruirse y tornarse más triunfantes».

… La razón por la que hay tantos que no me ven, continúa hablando Jesús, es porque me han colocado en un santuario, convirtiéndome en inalcanzable. Me han rodeado de milagros y misterio, y me han alejado de la gente común, a quien tanto amo. Los amo con un amor indecible. No me he apartado de ellos. Ellos se han apartado de mí. Han levantado velos, muros, divisiones, mediadores e imágenes de mí mismo y de aquellos que me son queridos y cercanos. Nos han rodeado con un halo de mito y misterio hasta hacernos parecer que estamos lejos de aquellos a quienes amamos, tan lejos que no saben cómo acercarse. Rezan y suplican a mi querida madre y a quienes me rodean, manteniéndonos así en el pensamiento mortal. Cuando, en realidad, si nos conociesen tal y como somos, podrían estrecharnos las manos. Si abandonasen toda superstición y creencia y nos conociesen tal como somos, podrían hablar con nosotros como ahora hacéis muchos de los que habitan en estos remotos pueblos de las cumbres Himalayas. No somos distintos de cómo nos veis. Cómo nos gustaría que lo supiese todo el mundo. ¡Qué despertar tendría lugar, qué reunión, qué festín! (fin de la cita de Jesús…)

Otros comentarios de los Maestros del Lejano Oriente, sobre Jesús El Cristo:

… ¿No es ése el Cristo en el hombre, que el Gran Maestro, Jesús, al que todos amamos y veneramos, vino a manifestar? ¿No desarrolló su vida aquí, en la tierra, para mostramos el camino perfecto hacia Dios? ¿Qué otra cosa, aparte de amar este camino ideal perfecto, podemos hacer una vez que lo vemos, tanto si es plantando una semilla, haciendo pan o realizando el millón de tareas necesarias para la existencia humana? ¿No son esos actos meras lecciones que nos conducen a nuestro desarrollo? Algún día seremos conscientes de que somos auténticos Hijos de Dios, no sirvientes; que como Hijos podemos y contamos con todo lo que tiene el Padre, y que podemos utilizarlo con la misma libertad que nuestro Padre lo hace…

… Jesús fue un hombre igual que todos los hombres. Sufrió, fue tentado y probado, igual que todos. Sabemos que, durante Su estancia en la tierra, en el cuerpo visible, Jesús permaneció horas cada día a solas con Dios y que, en sus primeros años como adulto, tuvo que pasar por lo que nosotros pasamos y por lo que vosotros pasáis hoy. Sabemos que todos los seres humanos deben superar los deseos mortales y carnales, las dudas y los miedos, hasta que se alcanza la perfecta conciencia o reconocimiento de la Presencia que reside en el interior, este “Padre en mí”, al que Jesús atribuyó la autoría de todas sus potentes obras.

… Tuvo que aprender, al igual que nosotros tuvimos que aprender y que vosotros aprendéis hoy. Se vio obligado a intentarlo una y otra vez, al igual que vosotros. Se vio obligado a ayunar igual que vosotros os veis obligados a hacer lo mismo ahora, incluso con los puños y los dientes apretados, diciendo: “Lo conseguiré, sé que Cristo vive dentro de mí”. Reconocemos que fue el Cristo del interior el que convirtió a Jesús en lo que fue y todavía ES, y que todos pueden alcanzar ese mismo estado. Pero todo esto no le resta mérito a Jesús, pues Le amamos con un amor indecible. Sabemos que pasó por la crucifixión perfecta del yo para conducir a Su pueblo hacia Dios, el Yo Superior; que puede enseñar el camino para salir del pecado, la enfermedad y los problemas, para poder manifestar al Padre en nosotros; que puede enseñarnos a todos que el Padre vive en nosotros y nos ama a todos. Nadie que estudie la vida y la enseñanza de Jesús puede dejar de amarle. Es nuestro hermano mayor perfecto.

… Las leyes para el establecimiento del cielo aquí en la tierra, que Jesús enseñó y que habéis visto aplicarse en muy pequeña medida, son exactas y científicas. El ser humano, al ser el hijo a imagen y semejanza de Dios, contiene en sí mismo el verdadero espíritu de Dios, su Padre. Puede discernir y utilizar las leyes de su Padre creador y manifestarlas de un modo operativo, en su mundo, con sólo quererlo.

… Ellos todavía miraban a lo externo, lo personal, y Él vio que, si traía el cuerpo espiritual sin algún cambio notorio, la gente no sería capaz de discernir entre lo material y lo espiritual; de modo que adoptó el camino de la crucifixión para mostrar el cambio”.

Comentario Final…

Algún día comprenderemos que somos verdaderos Hijos de Dios, no sirvientes; que como Hijos podemos y haremos todo lo que el Padre tiene y que podemos usarlo tan libremente como lo hace nuestro Padre”. “Yo admito que esto necesita una fe poderosa al principio; una que normalmente deberá lograrse paso a paso, y que deberá ser practicada fielmente como la música o las matemáticas, hasta que lleguemos al punto del conocimiento. Entonces seremos grandes y bellamente libres.

Cuando apareció el primer ser humano, éste ya conocía perfectamente bien el origen del todo. Sentía la más profunda reverencia por ese origen, y esa reverencia es la que ahora conocéis como Cristo. Pero, al descender por los oscuros corredores del tiempo, encontramos al ser humano dividido en innumerables sectas, credos y dogmas, en una red enmarañada de incredulidad y superstición. ¿Quién los dividió? —pregunto— ¿Dios o el ser humano? ¿Quién es responsable de la vorágine de pecado y discordia que esa división ha causado? ¿Podéis pararos un instante y pensar profundamente para luego preguntaros a vosotros mismos si Dios es el responsable? Luego pensad, ¿está Dios sentado en algún lugar del cielo mirando hacia abajo, observando esta gran maraña, alterando una situación aquí o un problema allí, interfiriendo por aquí o suavizando la vida por allá, alabando o condenando por otra parte, sosteniendo las manos de unos mientras pisotea a otros? Pues no. Si existe un verdadero dador de vida, debe ser Omnipotente, Omnipresente y Omnisciente; muy por encima de todo, derramando su vida a todo, a través de todo y por encima de todo, o no sería un verdadero otorgador de toda vida. Podéis diferenciar esta idea en las innumerables variedades de la forma, pero cuando alcancéis la última descubriréis que también habréis llegado a la primera; y ambas se convertirán en un ciclo sin principio ni fin. Si no fuese así, no podría existir base, ni hipótesis, ni verdad»

El mundo Occidental ve lo externo, tocando, por lo tanto, la bastilla de la prenda. El oriental se pone el hábito, pero no como una prenda que puede ser dejada de lado. El Occidente pule el recipiente de la lámpara. El Oriente aviva la flama para que pueda producir una luz más intensa. El Occidente ve lo externo con ojos anhelantes, atrás de lo cual está el resplandor de la visión espiritual, la búsqueda del verdadero conocimiento. El Oriente sabe que la carne debe ser iluminada por la luz de la llama que primero es encendida desde dentro, y luego le es permitido brillar hacia lo de afuera como el resplandor total del sol de mediodía.

El Occidente se llama a sí mismo material. El Oriente vive verdaderamente en el espíritu, que lo es todo y lo abarca todo. Ellos miran a todos y cada uno viviendo al compeler, impeler, y sostener el espíritu, –no importa en donde estén ubicados, ya sea en las grandes nieves del Alto Himalaya, la atareada ciudad moderna, o el monasterio más aislado. Aquello lo cual parece ser milagroso e increíble para el mundo occidental es, para el equilibrado pensamiento hindú, el resultado natural de la aceptación y la manifestación del Espíritu, aquello lo cual es expuesto como Dios en la forma manifiesta.

Como recordatorio final de este mensaje de Semana Santa quiero invocar las sagradas palabras del Maestro Jesús, una Alma Inmaculada y de tanta Pureza Espiritual, como no ha habido muchas en este plano…

“Amarás a Dios, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”.

“Por mí mismo yo no puedo hacer nada —dijo Jesús—. El Padre que mora en mí realiza todo el trabajo”. Tened fe en Dios. Tened fe y no dudéis. Tened fe y no temáis. Recordad que el poder de Dios es ilimitado. “Todo es posible”.

Llenad las aparentes zonas negras que os rodean con el pensamiento de Dios, del Bien Infinito. A continuación, recordad que la palabra Dios es una semilla. Que debe crecer.

Él dice: “Pruébame y comprueba si no abro las ventanas del cielo y vierto una bendición tal que no haya espacio suficiente para recibirla”.

Cuando dije: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” no pretendía dar la impresión de que yo, Yo mismo, era la única luz verdadera. “Todos aquellos que son guiados por el Espíritu de Dios son Hijos de Dios”, Cuando dije: “Soy el Hijo perfecto, el Hijo unigénito de Dios con el que el Padre se regocija”, quise transmitir a toda la humanidad el pensamiento de que uno de los hijos de Dios había visto, comprendido y proclamado su Divinidad; que había visto que vivía, se movía y tenía su ser en Dios, en el gran principio Padre Madre de todas las cosas.

Consultas: “Vida y Enseñanzas de los Maestros del Lejano Oriente”, Baird T. Spalding (Vol. I, II, III, IV)

VibraCosmos

Los artículos que se publican en Vibracosmos no están circunscritos a lo que está determinado y a lo que rige con mucha fuerza en esta tercera dimensión. Una dimensión en la que priva con mucha fuerza y dominio la polaridad, la dualidad, el sentido de separación y el egocentrismo a ultranza. En otras palabras, estos mensajes y las publicaciones que se difunden van más allá de lo que atañe a lo terrenal y trasciende en mucho lo que tenga que ver con la 4ta, 5ta, 6ta y 7ma dimensión. La verdad de lo que no se publica en las redes y medios impresos de gran poder mediático mundial, aquí en este blog tienen la relevancia, difusión y la caja de resonancia que se merecen. El saber y todo lo que tenga que ver con el Universo conocido y desconocido, es el interés que tiene Vibracosmos para que ese conocimiento y la verdad de lo que se nos oculta, llegue equilibradamente y por igual hasta todos los rincones del planeta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.